Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Literatura

El fenómeno milenario de la suegra

  • La periodista Flor Enjuto publica su libro de humor 'Suegra no hay más que una... ¡gracias a Dios!'

Portada del libro.

El fenómeno milenario de la suegra

Portada del libro.

www.amazon.es
0
04/04/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • EFE. Málaga
Un fenómeno milenario como el de la relación con la suegra es analizado, siempre en tono de humor, en el libro 'Suegra no hay más que una... ¡gracias a Dios!', de la periodista Flor Enjuto, que relata casos reales, muestra distintos modelos de suegra y ofrece consejos para llevar la relación lo mejor posible.

Autora desde 2012 del blog Hija no hay más que una (gracias a Dios), en el que demuestra que "la maternidad es tan maravillosa como agotadora", Enjuto, madre de dos niños pequeños, ya incluía una sección dedicada a las suegras, que ahora ha sido el germen de este volumen editado por La esfera de los libros.

Considera que el libro tiene "mucho que ver con la maternidad, porque a una suegra no se le conoce hasta que no se le hace abuela" y "a una suegra mala se le cierra la puerta de la casa y a volar", pero, "cuando se tienen niños, ya no es solo la suegra, sino la abuela de tu hijo, y la cosa se complica".

En sus páginas habla de los tipos de suegra y de los momentos clave como "el primer encuentro, la comida con la familia, el duelo de titanes entre las consuegras o el papel del suegro, generalmente un actor secundario".

Precisamente, entre los suegros distingue "el mediador, que intenta calmar las aguas; el suegro secuaz, que dice 'lo que diga mi mujer'; o el suegro padre, que es protector".

Pero las mayores tiranteces se dan en la relación suegra-nuera, quizás por "un duelo de poder por el hijo", según la periodista malagueña, que lo achaca a la protección de la madre sobre su hijo y al malestar por el hecho de que, "ahora que el niño está crecidito, venga una de la calle a reorganizártelo".

"Llega otra y la madre ya no es la mujer de su vida", añade la autora del libro, que habla también de "las buenas suegras disfrazadas de malas suegras, como la suegra sargento, que trata de poner orden en tu vida, pero lo hace con su mejor intención".

Otros tipos son "la suegra entrometida, que se mete en tu casa y te ordena el cajón de los tangas"; o "la buena suegra, que está cuando tiene que estar, ni antes ni después".

Flor Enjuto incluye en cada capítulo del libro relatos basados en historias reales que "parecen mentira o sacadas de una película de Berlanga" y recomienda "intentar llevarse lo mejor posible y hacer de tripas corazón".

Cita un primer encuentro en el que la chica acudió "vestida de amarillo, con una caja de bombones y una botella de vino" y no acertó, porque la suegra "era muy supersticiosa y se santiguó al verla, tenía diabetes y su marido era alcohólico".

También puede pasar que se haga "un alegato contra la tauromaquia y después se vea una foto de la suegra con El Juli", o criticar al Ejército para descubrir a continuación "que el suegro luce un tatuaje de la Legión".

Pese a todo, recomienda en esos primeros encuentros "no dejar de ser uno mismo", como "esa chica un poco 'underground' que se vistió de señorita catequista y se encontró a la suegra con una camiseta de Barricada".

El libro concluye con el capítulo dedicado a la "buena suegra" y pretende actuar como "un bálsamo", ya que si se le quiere regalar a la propia suegra, "la mujer se viene arriba al leerlo", apuntó la autora.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual