Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Arte

'Art déco', belleza extrema despreciada por su nombre

  • La Fundación Juan March presenta la primera muestra que se dedica en España a este movimiento

'Art déco', belleza extrema despreciada por su nombre

'Art déco', belleza extrema despreciada por su nombre

La Casa y Museo Lys de Salamanca, un ejemplo de Art Decó

Archivo
0
27/03/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
Su apellido ensombrece y niega su nombre. 'Déco' es el apócope del la voz francesa 'decoratif', y esta denominación se volvió contra la fascinante explosión creativa de los felices veinte, origen de un arte de extrema belleza y oscura leyenda que emergió con las vanguardias. Al extremo de degradarlo injustamente a la categoría de arte menor, de despreciarlo por decorativo o artesanal, y negarle su espacio en la historia del arte, en los grandes museos, y minusvalorar su apreciación crítica.

La Fundación Juan March reivindica ahora la crucial importancia de aquella efervescencia creativa que iluminó la modernidad, que marcó su construcción durante todo el siglo XX, y que se arrincona como el kitsch contemporáneo. Y lo hace con una exposición más que atractiva concebida para reparar una injusticia.

Reúne 350 obras de más de un centenar de artistas, conocidísimos o anónimos, que muestran el esplendor de un arte con entidad propia eclipsado por las vanguardias y el puñado de potentes ismos con los que convivió, tildado de superficial y de producto de consumo.

"El 'art déco', difícilmente definible, es como un perfume con muchas notas. Bebe del cubismo, de África, Egipto y Oriente, del Neoclasicismo, del 'art nouveau' o la 'Sezession' vienesa, y quiere ser alternativa a la vanguardia" apunta Manuel Fontán, director de exposiciones de la March y comisario junto al gran especialista Tim Benton de la primera muestra que se dedica en España al 'déco', llamado "el último estilo total" o "cubismo domesticado". Es la primera que se celebra fuera de un museo generalista o de artes decorativas y en una institución como la Fundación March, centrada en el arte moderno "que el 'déco' anticipa".

Un mítico automóvil de carreras como el Amílcar de 1926, el eterno frasco de perfume de Chanel nº 5, los suntuosos muebles de Herbst, Ruhlmann o Subes para los magnates de la era Gatsby, los atrevidos vestidos las 'flappers', la fascinación por la velocidad, los viajes y las máquinas, los grandes trasatlánticos como el Normandie o por edificios joya como el Chrysler de Nueva York o la arquitectura de Metrópolis de Frizt Lang, conviven en un espacio en el que se respira el burbujeante y seductor espíritu 'déco'.

"Proponía, contra la vanguardia, una modernidad más pragmática y ornamental que utópica y funcionalista, y acabó convirtiéndose en el gran estilo del deseo y el gusto modernos" apunta el comisario. "Característico de las sociedades occidentales y del capitalismo de las primeras décadas del siglo XX, abarca todas las artes y quiere romper jerarquías" agrega.

Miscelánea

'El gusto moderno. Art déco en París, 1910-1935' se organiza en ocho secciones cronológicas y temáticas. En estos espacios se muestra la evolución de un fenómeno "tan fascinante como poco conocido" que desde un arranque un tanto cursi acaba anticipando y modelando la modernidad.

Con más de 350 piezas entre pintura, escultura, mobiliario, moda, joyería, perfumería, cine, arquitectura, vidrio, cerámica, laca y orfebrería, además de tejidos, encuadernaciones, fotografías, dibujos, planos, maquetas, carteles publicitarios y revistas, la exposición combina reconstrucciones y recreaciones que testimonian "el gusto moderno y el aire de un tiempo tan difícil de captar como presente en nuestra cultura contemporánea" apunta Fontán.

Buena parte de las obras son piezas muy valiosas y poco conocidas, pero de autores célebres, de vasijas y joyas de Lalique o Cartier a fotos de Man Ray. Proceden de más de cincuenta colecciones públicas y privadas de Europa y Estados Unidos. Las hay igualmente valiosas, pero de autores desconocidos para el gran público.

Con su seductor acumulo de belleza extrema, la exposición critica la expulsión del 'art déco' de la historia del arte moderno, el desinterés crítico y el olvido de conservadores de museos y comisarios de exposiciones. A partir del 'revival déco' que se produjo en los años setenta, reivindica no solo su obvia belleza, sino "el interés y la complejidad cultural y artística de su carácter moderno".

En total son 122 creadores, artistas-decoradores, diseñadores, modistos, interioristas, arquitectos, artesanos, joyeros, cineastas, fotógrafos o escenógrafos a través de cuyas obras se articula un relato expositivo que indaga en los orígenes del art déco en el París de la primera década del siglo XX.

Revisa el cubismo como una de sus fuentes, con piezas estelares de Braque, Picasso o Gris junto a otras de Léger, Delaunay o Lipchitz y ofrece una panorámica del lujo y la funcionalidad de los interiores franceses de los años veinte.

Con la Exposición Internacional de Artes Decorativas e Industriales de París en 1925 el 'déco' se universaliza. Se ve en la selección de seductores objetos concebidos para el consumo más selecto y la creación de nuevos hábitos sentimentales, estéticos e intelectuales. Una selección que permite calibrar el efecto del 'art déco' sobre la moda, la perfumería, los complementos y los objetos decorativos durante los años veinte y treinta.

Explora la muestra la presencia de lo exótico en el 'art déco' -centrada en la Exposición Colonial de 1931 en París- y llega hasta mediados de los años treinta, cuando su riqueza se mezcla con aquellas nuevas formas -las de Charlotte Perriand, Le Corbusier o Eileen Grey- identificadas con la modernidad, y "de cuya historia, curiosa e injustamente, el 'art decó' parece casi no haber formado parte" segun Fontán.

El proyecto ha contado con la decisiva colaboración del profesor Tim Benton, comisario invitado, y con la colaboración de Ghislaine Wood como asesora especial, responsables ambos de la exposición 'Art Déco, 1910-1939', celebrada en el Victoria and Albert Museum en 2003.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual