Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Literatura

Safier deja la comedia para contar el horror del gueto de Varsovia

  • El escritor alemán es un narrador experimentado en el registro cómico, en el que ha triunfado con títulos como 'Maldito karma'

Safier deja la comedia para contar el horror del gueto de Varsovia

David Safier.

Efe
0
02/12/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • Colpisa. Madrid
El escritor alemán David Safier ha optado por el realismo más crudo y dramático para contar la historia del gueto de Varsovia. Narrador experimentado en el registro cómico, en el que ha triunfado con títulos como 'Maldito karma', Safier se ha decantado en esta ocasión por el tono serio y la apelación a las emociones para relatar el levantamiento de los judíos contra las SS en 1943.

La sexta novela de Safier, '28 días' (Seix Barral), se sale del patrón habitual en él de humor más fantasía. Hay quien puede narrar la tragedia en tono de chanza, pero no es el caso de Safier, a quien por antecedentes familiares le es difícil hacer chistes sobre el Holocausto. Su padre sufrió la pesadilla nacional-socialista, su abuelo perdió la vida en Buchenwald y a su abuela le ocurrió otro tanto en el gueto de Lodz.

Cuando se tuvo conocimiento de que de los 450.000 judíos del gueto de Varsovia, 400.000 ya habían sido deportados, la mecha de la insurrección prendió y los judíos empuñaron las armas. Se creyeron capaces de resistir un día, pero al final plantaron cara a los nazis durante 28 jornadas. La novela no solo es la historia de esa gesta, sino también el relato de un amor adolescente. Mira, de 16 años, no sabe si atender al cariño de Daniel, un chico que cuida de huérfanos, o a los reclamos de Amos, un miembro de la Resistencia cuyo mayor afán es liquidar al mayor número posible de nazis. El escritor llevaba madurando el deseo de escribir una novela sobre el gueto de Varsovia desde hace 20 años, cuando en 1992 le pidieron que pronunciara en la catedral de Bremen un discurso sobre el motín. Cuando Safier anunció a sus editores su empeño, se asustaron. El Holocausto es un tema recurrente de la literatura germana, hasta hacerse manido, aunque el autor de best sellers echaba en falta que alguien rememorara el acontecimiento a través de experiencias emotivas. Ha salido airoso de la empresa, pues la novela se encaramó pronto a lista de libros más vendidos.

Safier encuentra épico que unos 1.200 judíos de 13 a 29 años, entre los que había bastantes mujeres, tuvieran el coraje de tomar las armas y sobrevivir durante casi un mes al asedio alemán. "En situaciones extremas el hombre es capaz de lo mejor y lo peor. Hubo personas que ayudaron a los demás, con peligro para sus vidas, y otras que para sobrevivir no dudaron en abocar a otros a los campos de concentración".

Los judíos tardaron mucho en sublevarse porque los nazis fueron muy hábiles en alimentar la esperanza. Infundieron la ilusión de que siempre habría excepciones a la erradicación sistemática de judíos. ¿Por qué iban a deshacerse los nazis de mano de obra extremadamente barata, que producía piezas de aviones y abrigos para el Ejército?

Pese a la locura imperante, hubo momentos para la compasión. "Un pedagogo que estaba al cuidado de niños sacrificó su vida para salvar a los escolares", dice el autor de '28 días'. También hubo ejemplos ominosos. "La policía judía trabajaba para los alemanes, siempre con la esperanza de salvar así su propio pellejo. Cuando estaban llevando a cabo las deportaciones, los alemanes advirtieron a los policías de que cada uno de ellos debía llevar cinco judíos a los trenes. Se dio el caso de gente que llevó a sus propios padres con el argumento de que ya habían vivido lo suficiente".

Safier ha prescindido de su fe, pero siempre advierte a sus hijos, educados en las creencias cristianas, de que los nazis no hicieron distingos y asesinaron a muchos judíos que carecían de convicciones religiosas. "Les suelo decir: 'Tened un poco de cuidado'". No en balde, el antisemitismo se sigue refugiando en la escuela alemana, hasta el punto de un 30% abriga reservas hacia los judíos".

Aunque muchos personajes de la novela son de ficción, los hechos que se recrean son reales. El tema de la novela, al margen de que la acción transcurra en el Tercer Reich y el gueto de Varsovia, sigue siendo vigente. "Se trata de una pregunta universal: ¿qué clase de persona quieres ser, cómo te comportarías en una situación así? ¿Matarías, salvarías vidas, arriesgarías la vida por otros".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra