Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Literatura infantil

R.L. Stine asusta a los más pequeños sin traumatizarlos

  • Los 350 millones de libros del autor de la saga 'Pesadillas' han sido traducidos a 32 idiomas

Uno de los libros de R. L. Stine

Uno de los libros de R. L. Stine

rlstine.com
0
Actualizada 23/11/2014 a las 17:47
Etiquetas
  • EFE. Nueva York
Conocido como el Stephen King para niños, R.L. Stine ha vuelto a las librerías de España con la reedición de su saga superventas de los años noventa 'Pesadillas', en la que el autor ejerce con pericia la delicada tarea de asustar sin traumatizar a su pequeño público.

"Los niños no son tan inocentes como la gente cree", aseguró en una entrevista este hombre que, quizá porque empezó a escribir a los nueve años, no ha tenido que hacer el ejercicio de pensar o, peor aún, simplificar cuáles son los mecanismos sensibles del público infantil.

"Era tímido y miedoso y pasaba la mayor parte de mi tiempo en mi habitación mecanografiando historias. ¿Puedes creer que he estado escribiendo desde entonces?", dijo. En concreto, aseguró que su ritmo medio es de veinte páginas al día.

Stine defiende la necesidad de exponerse al miedo desde bien pequeños. "Creo que muchos de mis lectores aprenden a superar algunos miedos experimentando y sobreviviendo a las aventuras inquietantes en mis libros", dijo Stine, y sus 350 millones de libros en 32 idiomas le dan la razón.

Sus 'Pesadillas' (Editorial Hidra) están habitadas por monstruos como Slappy que hace ya veinte años se convirtieron en el fenómeno literario infantil más importante de la historia hasta que lo desbancó Harry Potter.

También, eso sí, sazona lo más terrorífico con altas dosis de humor. "El humor y el horror son parientes cercanos. Cuando te acercas a una montaña rusa en un parque de atracciones, puedes escuchar gente riendo y chillando a la vez", ejemplificó el autor.

Ahora, con una película protagonizada por Jack Black con estreno pendiente para agosto de 2015, Stine (Ohio, Estados Unidos, 1943) busca enganchar a las nuevas generaciones.

Reconoce que "los niños se han hecho más sofisticados debido a los medios", algo que ya le afectaba respecto a su juventud espartana en los años cincuenta y que se ha acentuado más en el siglo XXI.

Aun así, dijo que su máxima para no llegar a alarmar a sus lectores es clara: "Mi regla es que mis jóvenes lectores sepan que están leyendo fantasía, que lo que pasa en el libro no es real. También pongo mucho humor en mis libros, para que las escenas de miedo no sean demasiado intensas".

La peculiaridad del fenómeno de Stine, que llegó a tener también una serie de televisión basada en sus relatos y su propia atracción en Disney World, fue que se produjo un curioso boca a boca de niño en niño que hizo que esas 'Pesadillas' alcanzaran cifras millonarias.

"Me siento muy afortunado de que los niños hayan descubierto mis libros por sí mismos. No había publicidad ni promoción. Se hicieron populares porque los niños avisaron a otros niños. Es una suerte", dijo, y es por eso que no encuentra ninguna pega a su popularidad.

"Estoy muy orgulloso de mi éxito, especialmente porque vengo de la pobreza auténtica. Todo lo que he conseguido, lo he conseguido por méritos propios (...) No me asusta la fama, todo lo contrario. Disfruto siendo famoso, me encanta encontrarme con mis lectores... ha sido verdaderamente emocionante para mí", aseveró.

También el mundo adulto ha caído rendido a sus pies: fue elegido como una de las 25 personas más fascinantes de 1995, según la revista 'People', y fue seleccionado para acompañar a la primera dama estadounidense Laura Bush a Rusia para promover la lectura entre los niños moscovitas en 2003.

Stine siempre ha respetado mucho la madurez de los niños, aunque no se plantea demasiado la inmadurez de los adultos ("supongo que soy demasiado inmaduro para pensar en eso", explicó con humor) y la realidad no acaba de interesarle.

"Me inspiro principalmente con los libros que he leído o las películas que he visto, así como en gente a la que admiro. La mayor parte de mis ideas vienen de la imaginación, no del mundo real", aseguró, y se reconoció con deportividad un admirador más de 'Harry Potter'.

Sin embargo, si tiene una espina clavada es la de no haber conseguido enrolar en esa masa millonaria de lectores a su propio hijo.

"Mi hijo presume de que nunca ha leído un libro de 'Pesadillas'. Aunque lo hace para fastidiarme. Espero que mi nuevo nieto lea más libros míos que mi hijo", concluyó.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra