Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Literatura

Hércules Poirot, el detective de Agatha Christie, resucita

  • El personaje de la gran dama británica del crimen revivirá gracias a la pluma de Sophie Hannah

Portada de 'Los crímenes del monograma'

Portada de 'Los crímenes del monograma'

CEDIDA
0
03/09/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Como los viejos roqueros, los grandes detectives de ficción nunca mueren. Son eternos y sobreviven a sus autores con cada nuevo lector. Muerto su creador, otro escritor puede además asumir el desafío, como el reciente Príncipe de Asturias John Banville hizo con el Philip Marlowe de Chandler. Quien ahora resucita es Hércules Poirot. Lo hace en la pluma de Sophie Hannah (Manchester, 1971), maga de la intriga con ventas millonarias, que insufla vida por encargo al bigotudo y puntilloso detective belga creado hace 94 años por Agatha Christie, la gran dama británica del crimen.

Sus albaceas dieron el histórico sí hace ahora un año. Los encantados editores hicieron números y los lectores reciben con alborozo 'Los crímenes del monograma' (Espasa), trigésima cuarta novela de Poirot que se pone a la venta el 9 de septiembre de forma simultánea en medio centenar de países y en una treintena de idiomas.

Poirot había protagonizado antes 33 novelas y 54 relatos cortos. La última firmada por Agatha Christie, 'Telón', se publicó en 1975 e incluía la muerte por infarto del detective. Su óbito mereció una esquela en el diario The New York Times el 6 de agosto de aquel año.

En la secuela autorizada Hannah evita resucitar al detective. Prefiere recuperar a un Poirot retirado pero aún en plenas facultades, tan elegante, metódico, vanidoso y solemne como siempre, con su olfato de sabueso tan intacto como su agudeza para ver lo que otros no ven.

La trama arranca en restaurante londinense en el que Poirot disfruta en solitario de una cena truncada por la enloquecida aparición de una mujer aterrorizada porque alguien, dice, está a punto de matarla. En pocas páginas sabremos que Poirot debe esclarecer tres asesinatos perpetrados en sendas habitaciones del elegante hotel Bloxham. En la boca de cada cadáver, un gemelo de oro con una inicial. Será la pista que dispare el privilegiado magín del detective belga, que armará el rompecabezas y dará una inesperada solución al misterio.

"Es un puzle que confunde y frustra al incomparable Poirot durante un buen número de capítulos, como en las novela originales" adelantó Hannah, que sitúa a su redivivo Poirot en 1929, en lo que denomina su "edad de oro", el periodo entre las dos guerras mundiales.

El elegante detective belga que Christie alumbró en 1920 para 'El misterioso caso de Styles' husmea en solitario. Su secuela prescinde de sus inseparables socios, el capitán Hastings y el inspector Japp. Como contrapunto, Hannah recurre a un narrador inexistente en las historias de Christie, el joven detective de Scotland Yard Edward Catchpool, con quien Poirot entabla amistad.

NÚMEROS

Los ufanos editores se frotan las manos. Saben que insuflando nueva vida al impecable detective del sombrero hongo y el bigotín engominado y puntiagudo abren veta en un negocio que no acabó, ni mucho menos, con la muerte de Agatha Christie en 1976. La indiscutible y venerable 'emperatriz' del crimen ha vendido más de 1.000 millones de libros en inglés y otros tantos millones en otros idiomas. Cifras de vértigo a las que solo hacen sombra la Biblia y Shakespeare.

El regreso de un personaje de éxito en la pluma y el magín distintos a los de su creador tampoco es algo nuevo. Sherlock Holmes ha sido reescrito y reformulado por infinitud de narradores y cineastas. Más cercanos son los antecedentes de James Bond y Philip Marlowe. El espía creado por Ian Fleming va por su tercer resucitador, el escritor William Boyd, último autor 'invitado' por los herederos del creador de 007 para mantener vivo al agente con licencia para matar.

El Laureado narrador irlandés John Banville publica bajo el seudónimo de Benjamin Black novelas negras ambientadas en el Dublín de los años 50. Pero aceptó la invitación de los herederos de Raymond Chandler para resucitar en 'La rubia de ojos negros' al duro y enigmático Philip Marlowe.

A sus 43 años Hannah es una triunfadora en el género de la intriga policial y psicológica, con exitazos como 'Matar de amor', 'La cuna vacía' o 'No es mi hija' publicados en 25 países. Pero su novela de Poirot será, a buen seguro, el libro más vendido de la ganadora del británico National Book Award en la categoría de crimen y suspense en 2013 por 'The Carrier'

La resurrección de Poirot se adelanta al 125 aniversario del nacimiento de Christie, que se cumple en 2015, y coincide con los 75 años de la publicación de 'Diez negritos', la novela de misterio más vendida de la historia.

ANZUELO

Fue el agente de Hannah quien sugirió a la editorial Harper Collins que le lanzaran el anzuelo de una nueva novela de Christie. Picó a la primera y confesó que llevaba años maquinando algo así y que tenía un borrador. Fue como si le hubieran leído la mente. No tuvo dudas ni remilgos morales para aceptar un encargo feliz y nada comprometido. "Tan pronto como el editor dijo 'novela de Agatha Christie' supe que funcionaría a la perfección mi historia situada en los años 20", decía encantada hace un año la devota admiradora de Agatha Christie y de uno de sus personajes de más éxito, al que puso cara en el cine el actor David Suchet.

Un encuentro con los herederos de Christie allanó el camino, inclinó la balanza hacia Poirot y dejó en su limbo editorial a Miss Marple, la otra posibilidad planteada por los editores. "Las de Poirot fueron las primeras novelas que leí. He leído todas, como he visto todas las películas y series, de modo que la trama que imaginé se adecúa perfectamente a Poirot", se felicitó en la BBC Hannah, que desde los 13 años devora las obras de Christie, decisiva en su inclinación profesional.

"La idea era tan convincente y su pasión por el trabajo de mi abuela tan intenso que sentimos que era el momento adecuado para escribir una nueva novela de Christie" confirmó Mathew Prichard, nieto de la famosa novelista y presidente de Agatha Christie Limited, responsable del legado y los derechos de la reina del crimen, cedidos por primera vez para algo así.

Hannah no quiere estirar el chicle y explotar el filón más allá de la novela. Esto es, que de cine y televisión ni se habla, por ahora. Forofa de las series de Poirot y Miss Marple, no se le pasa por la cabeza traducir a imágenes su "secuela". "Estoy segura de que Agatha Christie podría considerarlo, más teniendo en cuenta que todos sus Poirot han terminado siendo filmados. Pero también de que no se implicaría en absoluto".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra