Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
MÚSICA

Parejas imposibles para melodías sin complejos

  • Es el caso de Lady Gaga y Tony Bennet o de Montserrat Caballé y Freddie Mercury

Caballé y Mercury cantan 'Barcelona'

Montserrat Caballé y Freddie Mercury, en 1988.

Lady Gaga y Tony Bennet

Lady Gaga y Tony Bennet

@ladygaga
0
Actualizada 22/08/2014 a las 18:28
Etiquetas
  • EFE. MADRID
Tony Bennet (88 años) y Lady Gaga (28) han decidido que la edad no debe impedir una relación musical y esta semana han anunciado un disco conjunto, "Cheek To Cheek", de versiones de jazz para el mes de septiembre.

La combinación de mítico crooner y estrella del pop puede parecer extravagante pero es una socorrida fórmula de la industria musical para ganar público y, por supuesto, dinero. Eso sí, en la mayoría de los casos, cada artista mantiene su personalidad y el cóctel puede quedar soso o demasiado alcohólico.

En este club de "juntos pero no revueltos" hay auténticos especialistas. El camaleónico David Bowie no dudó en los lejanos setenta interpretar el villancico "El Tamborilero"(Little Drummer Boy) junto al mítico Bing Crosby en un programa de televisión. La canción quedó redonda y, gracias a la red, hoy día, disfrutamos de este entrañable y empalagoso tesoro.

Otras parejas de "hecho" del Duque Blanco han sido Mick Jagger con quien pegó botes haciendo una versión macarra de "Dancing in the Street" de Martha and The Vandelas, de la que también hay constancia en internet, o un popurrí junto a Cher en otro programa televisivo no apto para sibaritas de la nueva coctelería.

En este campo de intercambios, no hay que ir muy lejos. El propio Bennet ya ha publicado tres discos de duetos, uno de ellos con artistas latinos.

O Lady Gaga que ha cantado con Beyonce, Marilyn Manson o con el mismísimo Bruce Springsteen. Con este último hay que decir que fue en una gala benéfica contra el cambio climático organizada por Sting. Por lo tanto, el Boss puede apelar al mandamiento (no escrito) de que un artista está absuelto del pecado de colaboración con el enemigo cuando participa en un festival solidario.

En territorio hispano hay estrellas "todo terreno" dispuestas a compartir apartamento, cocina y hasta cepillo de dientes. Sara Montiel, Raphael, Camilo Sesto, Mago de Oz, Los Panchos, Julieta Venegas, entre otros, tienen un punto en común: Alaska.

Con todos ellos, la hispanomexicana ha interpretado alguna tonadilla popular tanto en un plató televisivo, en un vídeoclip o en una fiesta patronal.

No importa el escenario, el amor no distingue de alturas. Por debilidad personal nos quedamos con "Quiero un camión", una canción feliz de una pareja atípica formada por Alaska y Loquillo.

Esta combinación "chica espabilada-chico malote" es también un buen truco de la industria para vender caramelos musicales.

Slash, el mítico guitarrista heavy de Guns N'Roses -el del gorrito, las gafas de sol y los rizos para más señas-, ha prestado su supuesta mala imagen para compartir canciones con Marta Sánchez o Paulina Rubio. Sobra decir que el asunto no funcionó.

Villanos y machos Alfa como Iggy Pop u Ozzy Osborne han participado en este circo de hombres rudos domados en la pista por rubias sensibles como Lita Ford o Deborah Harris. Todo muy "disney".

Más picante es el tipo de pareja sonora relacionada con el mito de la mujer madura. Y en este caso sí hay ejemplos de éxito.

Nadie en el planeta Tierra que lo haya visto puede olvidar a Montserrat Caballé junto a Freddie Mercury cantando, dándolo todo, "Barcelona", una canción de promoción de los Juegos Olímpicos de 1992 que todavía entonan algunos turistas en las noches de las Ramblas.

También Lichis, de la Cabra Mecánica, supo aprovechar la guasa y el "sex appeal" de la incombustible María Jiménez para alcanzar el número uno con la rumba gamberra "La Lista de la compra".

Está claro que el amor no tiene fronteras de edad y para la industria del espectáculo la muerte no va a estropear el negocio. Solo hay que ver el número de discos de duetos de artistas que, una vez fallecidos, resucitan para compartir con otro cantante una alegre tonadilla y, de paso, pagar las deudas que dejó a sus herederos.

Michael Jackson ha protagonizado este año el último mensaje de ultratumba. La brillante canción "Love Never Felt So Good" que canta a la par con Justin Timberlake, nos ha acompañado durante este verano y ha recordado el respeto que se debe a los muertos.

El mundo del espectáculo está lleno de ejemplos de parejas imposibles o de discos en plan de "mejilla con mejilla", en los que el agua y el aceite combinan y se mezclan gracias a la tecnología digital, la pericia del ingeniero de sonido y la astucia del promotor discográfico.

Según los expertos del sector, todo es cuestión de química. Como en cualquier otra pareja -dúo, duetos, colaboración...-, todos podemos pensar que la relación no va a funcionar (el clásico "no pegan ni con cola"), pero en el amor y, sobre todo, en los negocios, la vida hace extraños compañeros de cama.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra