Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CIENCIA

Una nueva vía para luchar contra el cáncer de mama

0
15/05/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA.
Eliminando la proteína R-Ras2 (también llamada TC21), que todos los humanos tienen en su cuerpo, se puede frenar el crecimiento de los tumores de mama y, además, bloquear el desarrollo de metástasis en el pulmón. Este estudio, llevado a cabo por investigadores españoles, supone un gran avance ya que se consiguen eliminar así las células cancerígenas más resistentes a las terapias actuales, según explicó el doctor Xosé R. Bustelo, profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), durante la presentación del informe en la sede de la Asociación Española Contra el Cáncer.

Además, el trabajo también demuestra que la eliminación de esta proteína afecta al desarrollo metastásico de los dos subtipos más frecuentes de cáncer de mama, Her2 positivos y los triple negativos. Estos últimos son actualmente los más difíciles de tratar a nivel clínico por su alta malignidad.

La metástasis del cáncer de mama suele ser más frecuente en el pulmón, los huesos y el cerebro. Así, este trabajo demuestra por ahora la ayuda que supone la inhibición de esta proteína para el bloqueo de la propagación del cáncer hacia el pulmón, pero aún hay que investigar qué ocurre en los otros dos casos. Y es que, aunque según el profesor de Investigación del CSIC en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid, Balbino Alarcón, esta proteína ya había sido descubierta hace 20 años, había sido "olvidada" por los científicos. "Este trabajo es la primera evidencia real de que esta proteína está implicada en el cáncer", señaló el investigador.

Sin embargo, tras este estudio, los científicos han podido demostrar su relación con la metástasis del cáncer de mama hacia el pulmón y, según Alarcón, "a partir de aquí investigaremos si está implicada también en otros tipos de cáncer, pero eso lleva su tiempo, por lo menos un par de años". Además, un trabajo realizado por ellos hace unos años demostró que la eliminación de esta proteína en ratones sanos no inducía ningún efecto colateral, "lo que supone que las futuras terapias basada en la inactivación de la ruta de R-Ras2 no dará lugar a efectos secundarios perjudiciales para los pacientes". Además, el estudio permitió descubrir que la inactivación crónica de esta proteína puede dar lugar a la aparición de fenómenos de resistencia en tumores de mama a muy largo plazo. Este es un problema habitual que da lugar a la generación de tumores resistentes a las terapias aplicadas, según explicó Alarcón. Como el estudio ha identificado los mecanismos moleculares por los que se produce esa resistencia, los datos obtenidos permitirán el desarrollo de estrategias terapéuticas para prevenirla.

MEJOR ESPERANZA DE VIDA

Sin embargo, como el cáncer es una enfermedad con múltiples alteraciones genéticas, hay que bloquear varios caminos, por lo que "solo se conseguirá el éxito si se combinan varios tratamientos", señaló Bustelo. El investigador reconoció que hasta dentro de unos 15 años no se podrá utilizar esta terapia de forma generalizada para todos los pacientes. Por su parte, Alarcón, advirtió de que este hallazgo no es la "diana mágica" contra el cáncer, aunque "puede ayudar a contribuir a mejorar la esperanza de vida de los enfermos".

Unas 22.000 personas son diagnosticadas con cáncer de mama al año y es uno de los tumores más frecuentes entre las mujeres españolas, con una tasa del 30%. El número de casos ha ido aumentando en los últimos años debido al envejecimiento de la población y, pese a la mejora en el tratamiento, este tumor sigue siendo aún la principal causa de muerte por cáncer en las mujeres españolas. En muchos casos es debido al desarrollo de resistencias a los tratamientos y, sobre todo, al desarrollo de metástasis que dificultan altamente el tratamiento efectivo de los pacientes. Por tanto, el poder identificar nuevas claves terapéuticas que permitan abordar estos problemas es básico para frenar esta enfermedad que en solo un año fue la causa de la muerte de 6.300 mujeres.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual