Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Cine

A Jeremy Irons le encanta que su vida esté llena de cambios

  • El actor se ha desplazado a Madrid para apoyar la promoción de 'Tren de noche a Lisboa'

El actor Jeremy Irons, este miércoles en Madrid

A Jeremy Irons le encanta que su vida esté llena de cambios

El actor Jeremy Irons, este miércoles en Madrid

efe
0
Actualizada 09/04/2014 a las 15:39
Etiquetas
  • efe. madrid
Jeremy Irons se alegra de no ser político, aunque conversar con él siempre lleva a preguntas esenciales de convivencia: su rechazo al despilfarro y a las desigualdades o su miedo al caos, y su profundo amor por una profesión que le permite llenar su vida de variedad.

"Mi vida está constantemente llena de cambios; el contraste es uno de los placeres del mundo, ya sea en la comida, en el trabajo, en compañías personales distintas (...). Con el contraste se valora la diferencia. Y eso me gusta mucho", dice Irons en una entrevista este miércoles en Madrid.

Irons se ha desplazado desde Londres, donde vive con su esposa, Sinead Cusak -con la que tiene dos hijos-, para apoyar la promoción de 'Tren de noche a Lisboa', una cinta dirigida por Bille August que recrea el "best seller" del mismo título, o casi -"Tren nocturno a Lisboa"-, de Pascal Mercier, pseudónimo del filósofo suizo Peter Bieri.

Apoyándose en la vida de un personaje inventado, el profesor Raimund Gregorius (Jeremy Irons), Mercier relata oscuros episodios de la fase final de la dictadura de Antonio de Oliveira Salazar, unos años de la vida de Portugal que han interesado poco al cine, o la literatura, aun cuando fue la dictadura más larga de Europa (1926-1974).

"Esta película es un pequeño poema", explica Irons mientras lía su cuarto pitillo diminuto, sentado en la terraza de un céntrico hotel de la capital española.

Cuenta que, partiendo de una "excelente novela", August ha hecho "una película sobre ideas filosóficas, y eso para las películas es difícil. Confío en que tenga su hueco", apunta, y destaca que en su interior "hay una idea que dice que podemos cambiar nuestras vidas, nuestras conductas, dando pasos pequeños".

"Yo añadiría que si tenemos que sobrevivir como países, como sociedades, vamos a tener que cambiar dando esos pequeños pasos, y debería ser emocionante saber que debemos hacer esto, y hacerlo", reflexiona.

El británico, amor secreto de varias generaciones de fans (tiene 65 años), es, además, uno de los escasísimos actores que pueden presumir de la llamada "triple corona de la interpretación": tiene un Oscar -'El misterio Von Bulow' (1990)-, un Tony -'The Real Thing' (1984)- y un Emmy -'Elizabeth I' (2005)-, lo que le convirtió en el mejor en cine, teatro y televisión, y tiene además otra treintena de premios.

Famoso por cintas como 'Inseparables' (1988), 'Lolita' (1997), o 'La misión' (1986), ha rodado más de cuarenta largometrajes y ha participado en otras tantas series de televisión, trabajos que ha compaginado siempre con el teatro.

Irons, cuando no está preparando un personaje nuevo, aclara, disfruta mucho de su vida.

"Soy un hombre feliz, ahora cuido de mi mujer, que está representando una obra de teatro en Londres; paseo a mi perro, monto a caballo... ayer fui a un restaurante magnífico, aquí en Madrid, cené productos españoles fantásticos con un vino de Rioja increíble, fue un placer; este tipo de vida también me encanta. Pero tengo mis pequeñas infelicidades", aclara, siempre ligadas "a las relaciones".

"Llevo cuarenta y tantos años casado y te puedo decir que hay altibajos; lo mismo me pasa con las películas, las hay que no me gustan, que no me gusta el grupo, las localizaciones... claro que hay 'cosas' que me hacen infeliz, pero entiendo que lo contrario me convertiría en un ser aburrido".

Y añade: "En parte me parezco a Gregorius: yo también cojo ese tren que me lleva a una vida nueva, cada vez que empiezo un trabajo nuevo, me subo a ese tren, y me encanta".

Altísimo, delgado y de maneras extremadamente educadas, sencillamente vestido con pantalón gris y camisa blanca (sin corbata) y chaleco de ante a juego, el protagonista de cintas como 'Herida' (1992), de Louis Malle, o 'Belleza robada' (1996), de Bernardo Bertolucci, cambia radicalmente cuando habla de política.

"Me molestan muchísimo las enormes diferencias entre los muy ricos y los muy pobres, estoy convencido de que esto nos llevará a problemas gordos, si no lo arreglamos".

Irons continúa su discurso con ideas propias sobre cómo compartir, reutilizar y reestructurar las actuales formas de vida llevaría a la humanidad a un futuro más amable.

Y, amablemente, nos invita a disfrutar de su 'Tren de noche a Lisboa', que se estrena el próximo miércoles 16 de abril, y se enciende su penúltimo cigarro.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual