Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Club de Lectura DN

El irresistible atractivo de la vida común

  • La directora de cine y exministra de Cultura Ángeles González-Sinde presentó ayer, en el Club de Lectura de Diario de Navarra, su primera novela de adultos: 'El buen hijo'
  • Se trata del relato de un hombre corriente que consiguió ser finalista del Premio Planeta 2013

Ángeles González-Sinde en el Club de Lectura de Diario de Navarra

Entrevista a la escritora y cineasta Ángeles González-Sinde el 25 de febrero en Pamplona, en el Club de lectura del Diario de Navarra. Su última novela, 'El buen hijo', fue finalista del Premio Planeta 2013.

ALBA ÚRIZ MALÓN. PAMPLONA
Ángeles González-Sinde

Ángeles González-Sinde

Ángeles González-Sinde

JAVIER SESMA
0
Actualizada 13/03/2015 a las 18:04
Etiquetas
  • DN. PAMPLONA
ÁNGELES González-Sinde encandiló a los lectores de Diario de Navarra, en su mayoría mujeres, que asistieron a la presentación de su primera novela para adultos en el Club de Lectura. Escuchándola en directo, sencilla y natural, pero a la vez con esa amenidad que sólo algunas personas tienen para contar una historia vulgar, es fácil entender por qué su novela, El buen hijo, protagonizada por Vicente, un joven de 37 años que todavía vive con su madre y trabaja en una papelería familiar, logró ser finalista del Premio Planeta 2013.
"Tenía ese personaje en la cabeza cuatro años antes de entrar en política", confesó Gonzaléz-Sinde al auditorio. Había confeccionado notas para reflejarlo e, incluso, había intentado llevarlo al cine sin que lograra cuajar, pero cuando empezó a escribirlo, se dio cuenta de que su perfil se adaptaba perfectamente al tempo de la literatura. "Si eres guionista de cine, muchas personas transforman tu trabajo: director, actores... Sin embargo, cuando eres escritor, no hay intermediarios entre el lector y tú. La novela te permite expresarte en primera persona y decir solo lo que tú quieres decir", subrayó la ganadora de dos Premios Goya, uno como guionista de La buena estrella (1997), dirigida por Ricardo Franco, y otro en su debut como directora de La suerte dormida (2003), interpretada por Mariana Ozores.
Gonzalez-Sinde insistió en que quería escribir algo "cotidiano, muy pequeño", sin caer en la tentación de que al protagonista le sucediera algo extraordinario. "Mi única ambición era reflejar la vida de una persona normal, pero en forma de cuento muy bien contado, que arrastrase al lector y le obligase a pasar irremediablemente de un capítulo a otro", remarcó. "Y más concretamente me interesaba mostrar -añadió- cómo una persona que respeta habitualmente las reglas llega por fin a cambiarlas, sin decepcionar y sin ofender a los demás".
La que fuera ministra de Cultura entre abril de 2009 y septiembre de 2011, en el segundo Gobierno de Rodríguez Zapatero, proviene de una familia muy vinculada profesionalmente al mundo del cine (de hecho, su padre, José María González-Sinde, fue cineasta y primer presidente de la Academia Española de Cine), así que no le costó reconocer que "cuando se vive de la cultura, los libros o las películas tienen que hacerse para que lleguen a muchísima gente" y esa fue la razón de presentarse al Planeta.
"Parece que tengo la suerte del novato", aclaró. Además de los Goya a su primer guión cinematográfico y a su primera dirección de película, también su primera novela para niños, Rosanda y el arte de birli birloque, logró el premio Edebé de Literatura Infantil en 2006 y, como colofón, su primera novela para adultos, El buen hijo, llegó en 2013 a finalista del Planeta. "Está claro que para seguir ganando premios tendré que cambiar continuamente de actividad cultural...", rió en complicidad con el público.
González-Sinde admitió que no le gusta leer críticas, "ni malas, ni buenas", porque quedan fijadas en su mente y le condicionan, así como también que el motivo de que su última novela no esté dedicada es por "el pudor que le provoca el exhibicionismo". "No entiendo la necesidad de hablar de la vida privada en público", declaró en referencia a la tendencia que se está imponiendo en los Goya de homenajear "a toda la familia".
Política y literatura
En el coloquio, que fue conducido por el director del Club de Lectura y director de comunicación del grupo La Información, Jose Ignacio Roldán, abundaron también las preguntas de los lectores.
Sobre la necesidad de hacer autobiografía, terapia o duelo con su obra El buen hijo tras su controvertido paso por la política y su polémica Ley de Propiedad Intelectual, la exministra aseguró que todo el mundo escribe para que le quieran, para ser aceptado, pero también para los demás: "Hay cosas que quieres que toquen a otros, que les modifiquen o que cambien su modo de ver la realidad" y "la autobiografía tiene muchas veces más que ver con los valores que se transmiten, con el modo de sentir, que con detalles de la historia como los personajes o las tramas", matizó.
Sobre la oportunidad para el retiro que le brindó la escritura de su novela, González-Sinde reveló que aunque su paso por la política fue azaroso, no fue nada en comparación con el suceso más devastador de su vida: la muerte de su hermano pequeño, seis meses antes, en un accidente de moto y que le marcó incluso más que el fallecimiento de su padre. La que fuera también presidenta de la Academia del Cine reconoció irónicamente que hubiera encajado mejor en el ministerio de Defensa, debido a su amor por el orden, pero que, afortunadamente, "ya estaba curtida en hablar en público, recibir críticas o representar a una institución".
"Por supuesto que la política te transforma como persona", afirmó. "Es una experiencia extrema, que te obliga a ser contenida, razonable, y a entender que hay muchas versiones de los hechos. Me permitió conocer a mi país como no habría conseguido de otro modo y, como declaró el intelectual y también exministro de Cultura Jorge Semprún, uno de mis referentes: 'La política es irresistible para un escritor". González- Sinde prometió no volver a la política, porque no es lo que más le gusta, pero convino en "la importancia que todos los profesionales y ciudadanos se impliquen en ella".
 



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual