Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
música

John Adams: "Me considero un compositor clásico"

  • El director y compositor se considera un creador de emociones "nada cerebral"

John Adams, autor de 'Nixon in China', 'Harmonielehre' o 'Doctor Atomic'

John Adams: ''Me considero un compositor clásico''

John Adams, autor de 'Nixon in China', 'Harmonielehre' o 'Doctor Atomic'

efe
0
Actualizada 19/02/2014 a las 17:34
  • efe. madrid
Pasó "una agonía" con la música tonal hasta que descubrió el minimalismo, que le abrió las puertas a una forma de crear "completamente original", pero el director y compositor John Adams, uno de los más importantes de Estados Unidos, se considera un "clásico", un creador de emociones "nada cerebral".

El autor de 'Nixon in China', 'Harmonielehre' o 'Doctor Atomic' acaba de cumplir 67 años y ha viajado por primera vez a España para participar en las once actividades que ha organizado la Orquesta y Coro Nacionales de España (OCNE) con motivo de la "Carta Blanca" que le ha concedido.

Está, dice en una entrevista con Efe, "feliz" con el "honor" de esta "Carta Blanca", la número diez de las que otorga la OCNE, que designa cada temporada a un compositor para que este elija las obras de su trayectoria artística que quiere que la formación interprete durante varios días.

En esta ocasión el acto central son los tres conciertos que Adams dirigirá en el Auditorio Nacional, con el Cuarteto Attacca, en el que se interpretarán, los próximos viernes, sábado y domingo, la obertura de "Fidelio", de Beethoven, y sus obras "Absolute Jest" y "Harmonielehre", aunque la primera cita será esta noche mismo en la Fundación Juan March con un recital de piano.

El programa del Auditorio es, asegura, "muy difícil" porque compuso "Harmonielehre" hace casi 30 años y presenta "muchos problemas" por su juego "con Shonenberg y su sistema atonal"

"Para mí la tonalidad/atonalidad ha sido lo más importante en la música; pasé muchos años de agonía con ella y cuando descubrí el minimalismo encontré un modo de componer nuevo y completamente original", en la senda, dice, de sus "popes", es decir Steve Reich y Philip Glass.

La mayor parte de la música contemporánea en Europa, abunda, está influida por Arnold Shoenberg y Pierre Boulez, mientras que la suya lo está por la tradición estadounidense: "yo me considero un compositor clásico", precisa.

Siempre ha luchado por lograr una forma de música "mucho más dramática" y por eso comenzó a componer óperas. La primera fue "Nixon in China" (1987) y entonces, revela, "no sabía nada sobre las técnicas de voz y dramaturgia".

"Por razones que aún no entiendo -se ríe de nuevo-, fue un gran éxito".

Admite, modesto, que hasta hoy su música "no ha sido muy conocida" en España, pero al público, apuesta, le gustará porque "es muy emocional, nada cerebral", como él mismo se describe.

Tiene un español más que aceptable, que empezó a aprender en 2000, cuando preparaba con su inseparable Peter Sellars el oratorio "El Niño": "quería que estuviera en el idioma original y por eso necesitaba saber español".

A pesar de ello, jamás había pisado España, ya que todos sus "esfuerzos" profesionales se habían concentrado en el norte de Europa, algo que esta "Carta Blanca", promete, "cambiará para siempre".

Lee cada día por internet los periódicos españoles y le "encantan" Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez, y, además, "afortunadamente" en California -vive en Los Ángeles- mucha gente lo habla aunque no sean, precisamente, sus colegas: "lo practico con mi jardinero", se ríe de nuevo.

Dirige durante 12 semanas al año, porque considera que ser director es muy importante, "por la interactuación" con los músicos, pero lo más importante para él es componer.

Sus óperas han tenido "mitos" de la actualidad como motivo, y especialmente una de ellas, "Doctor Atomic" (2005), es "esencial" para él porque, detalla, la bomba atómica representa "el poder de los humanos para destruir su propio mundo".

Cree que tiene ya el asunto de su próxima ópera pero no está "listo para decirlo", aunque adelanta que los "black panther" (panteras negras) y su movimiento contra el racismo y lo que representa el presidente Barack Obama le atrae "mucho".

"Todo el mundo estaba muy emocionado cuando fue elegido pero desde el primer día sufrió el horroroso racismo que hay en mi país, especialmente en el sur. Adoro a Obama, pero el hombre tiene muchos problemas con la prensa y la extrema derecha", lamenta.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual