Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
entrevista

Alexander Payne: "Hacer una película es un acto inconsciente"

  • El nuevo trabajo del cineasta, "Nebraska", es una mezcla de comedia y drama familiar
  • La cinta, una "road movie" que recorre 1.100 kilómetros, narra la relación entre un padre y un hijo

0
07/02/2014 a las 06:01
Etiquetas
  • efe. madrid
"Hacer un filme es un acto inconsciente" y es difícil explicar todos los significados que puede contener. Así de escurridizo se muestra el realizador estadounidense Alexander Payne a la hora de hablar de su nuevo trabajo, "Nebraska", una mezcla de comedia y drama familiar con mucho trasfondo social.

"Es divertido" y, a la vez, "muy duro", especialmente cuando te hacen preguntas o reflexiones que ni siquiera te has planteado", explica Payne a un reducido grupo de periodistas, entre ellos Efe, en una entrevista tras la presentación de su filme en el Festival de Cannes.

Una preciosa película que narra la relación entre un padre y un hijo, una "road movie" que tiene como excusa el cobro de un inexistente premio de un millón de dólares. Y para cobrarlo tienen que recorrer casi 1.100 kilómetros desde Montana a Nebraska.

Nominada a seis Oscar -entre ellos el de mejor película y director- este sencillo filme pero muy complejo en el fondo llega mañana a los cines españoles en una nueva muestra del tipo de cine que le gusta a hacer a Payne, centrado en las relaciones humanas y en el paso de la vida.

Y con esa filosofía, el realizador considera que hacer un filme es una experiencia de la que no se puede salir indemne.

Por eso, afirma, "habría que rodar proyectos en función de la experiencia vital que pueden suponer y de cómo esa película, de alguna manera, te va a alimentar".

Una película, resalta, no es un trabajo de una o dos semanas. "Son básicamente dos años y luego tienes que hablar de ella, así que hay que elegir cuidadosamente".

"Parte de mí quiere hacer tres películas al año como (Steven) Soderbergh, la otra solo quiere hablar cuando tengo algo que decir, que contar y que aprender de la experiencia de rodar, no solo sobre la vida sino sobre lo que es una película".

Una mentalidad que le ha llevado a hacer tan solo media docena de películas en 14 años -entre ellas "Los Descendientes" ("The Descendants") o "Entre copas" ("Sideways")-, porque además busca tener todo el control sobre cada uno de sus proyectos.

"No me quejo sobre mi carrera porque he tenido hasta ahora la suerte de poder mantener mis presupuestos bajos y una total libertad. He hecho lo que he querido porque mis presupuestos son pequeños y he ganado dinero. No necesito un gran éxito, solo quiero que mis películas ganen un dólar, de esa forma puedo continuar haciendo cine", explica convencido.

Un cine que se centra en las relaciones humanas y familiares, pese a que no es algo que busque de forma consciente.

"Mi película anterior era una película sobre Hawái, esta es sobre Nebraska. En las entrevistas me preguntan sobre la familia, pero es algo en lo que no había pensado, solo quiero hacer cosas diferentes", asegura.

Pero, reflexiona, "creo que en el fondo todas las películas son sobre la familia, 'El Padrino' lo es, 'Lo que el viento se llevó', también".

En cualquier caso, más allá del tema que trate, cada película es fruto del momento en que se hace, y en el caso de "Nebraska" es obvio que la crisis económica es algo que subyace.

"El hecho de que esté hecha en una ciudad pequeña -que se está quedando vacía por la migración hacia las grandes urbes- hace que se conviertea en un personaje, y sería un error ignorarlo. No quería hacer de ello un elemento principal, pero lo ves en los detalles".

Algo que se domina cuando se conocen las pautas culturales.

Aunque asegura que se siente cómodo haciendo películas en cualquier sitio, reconoce que "lo ideal es hacer películas donde sabes que puedes conseguir los pequeños detalles de forma adecuada", dijo Payne, que puso como ejemplo el caso de Fellini, que nunca dejó Roma.

Y otro elemento importante son los actores.

En este caso, el veterano Bruce Dern, de 76 años, lleva todo el peso de la historia junto a Will Forte.

Una elección muy estudiada por Payne, a quien le encanta trabajar con actores de los setenta, como Jack Nicholson, con quien hizo "A propósito de Schmidt", con Robert Forster en "Los descendientes" o Stacey Keach y Dern en "Nebraska", papel por el que recibió el premio de interpretación de Cannes y por el que ha conseguido su segunda nominación al Oscar.

"Son geniales y verdaderos profesionales, no solo saben cómo actuar, saben lo que es una película, están constantemente estudiando al director para saber qué película estás haciendo, cuál es el sentido de la película".

"Aprendo de ellos como personas y también sobre cómo ser un actor, de gente como Nicholson o Bruce", indica el realizador, que también habla con veneración de la sabiduría de Akira Kurosawa.

Le vio cuando tenía 75 años y viajó a Los Ángeles para presentar "Ran". "Yo estaba en la escuela de cine y él dijo: estoy al final de mi vida y aún no sé lo que es una película", rememora.

Yo "solo acabo de empezar", afirma riendo Payne, a punto de cumplir 53 años, y considera que le queda mucho para saber lo que es una película.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual