Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
entrevista

Carmen Amoraga: "Hay que aprender a perder para aprender a vivir"

  • "La vida era eso" es la nueva novela de la escritora, una historia de supervivientes
  • La ganadora del Nadal 2014 califica la obra como "una fotografía" de las personas que nos encontramos por la calle

0
05/02/2014 a las 06:01
Etiquetas
  • efe. madrid
"Has jugado y perdiste: eso es la vida". Este verso de Lucía Sánchez de Saornil se "clava en el alma" de uno de los personajes de "La vida era eso", la nueva novela de Carmen Amoraga, una historia de supervivientes que entienden que "hay que aprender a perder para aprender a vivir".

"La vida es una larga carrera en la que te caes y te levantas", comenta Amoraga (Picanya, Valencia, 1969) a Efe en una entrevista con motivo del lanzamiento de su obra, ganadora del Premio Nadal 2014 y que ella califica como "una fotografía" de la realidad, de las personas que nos encontramos por la calle, con dificultades y problemas, pero que "no se quedan en el suelo".

Editada por Destino, "La vida era eso" está basada en la historia de un personaje real: una mujer a la que Amoraga conoció a través de su hija y que, después de que su marido muriera a causa de una enfermedad, encontró en la red social Facebook una forma de amortiguar su dolor.

"Empezó a sentir que comunicarse con los demás y compartir las cosas hacía que lo que estaba pasando fuera un poco más llevadero", explica la autora, haciendo hincapié en el "uso terapéutico de la comunicación" y señalando que las coincidencias de esta mujer con la protagonista de la novela se acaban ahí.

La realidad da paso a la ficción para presentarnos a Giuliana, quien cuenta con una personalidad y un pasado totalmente diferentes a los de su homóloga en la vida real. Así, la protagonista se convierte en una persona "introvertida" y "tímida", incapaz de expresarse libremente fuera del mundo virtual "por temor a que la lastimen".

A través de los capítulos, que coinciden con las fases del duelo -negación, ira, negociación, depresión y aceptación-, acompañamos a Giuliana en su lucha tras la muerte de su marido mediante un proceso que para Amoraga ha resultado "muy gratificante", ya que, aunque tenga momentos de "tristeza descomunal", su evolución va "hacia arriba durante toda la novela".

Pero Giuliana no es la única que se enfrenta al sufrimiento; el libro es un abanico de personajes rotos que "se reconstruyen", mientras se mueven en un mundo de oportunidades perdidas, idealizaciones de aquello que no fue y el miedo y la expectación por lo que pueda pasar.

Cada uno con su manera particular de "responder al dolor". Porque, como indica Amoraga, la psicología hace ver que "cualquier cosa que te pase (durante el duelo) entra dentro de 'lo normal'".

Algo que no siempre llegamos a entender, ya que, según la escritora, estamos inmersos en una sociedad en la que "no tenemos una cultura de la muerte". "No sabemos cómo comportarnos ante la muerte, ni sabemos cómo reaccionar con los demás", afirma Amoraga.

Además, cree que también escasea la "cultura del silencio". Esto hace que, al enfrentarnos ante alguien que ha sufrido el fallecimiento de un ser querido, lo que sale de nuestros labios son "frases hechas" y palabras "huecas". A lo mejor, "no es lo que la persona necesita oír", una idea en la que ahonda a través de cómo reaccionan los personajes con su Giuliana.

Una protagonista que, como dicen las líneas de la obra, no vive, "sobrevive". Y es que Amoraga es de la opinión de que ambos conceptos "no son lo mismo, pero una cosa tiene que llevar a la otra". Porque, como advierte la autora, aunque "andar no es lo mismo que correr", "para correr tienes que andar".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual