Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Cine

"El médico: cine épico europeo para navidades

  • La película, situada en ell año 1020, narra la historia de Rob Cole, que puede anunciar la muerte de las personas

El actor Tom Payne posa en el photocall de

El actor Tom Payne posa en el photocall de "El Médico".

El actor Tom Payne posa en el photocall de "El Médico"

EFE
0
20/12/2013 a las 06:01
Etiquetas
  • EFE. MADRID
Casi treinta años después de que la novela histórica "El médico" se convirtiera en el mayor éxito literario del escritor Noah Gordon, un director alemán, Philipp Stolzl, y una productora alemana, UFA Cinema, han conseguido llevarla al cine con actores europeos. Una cinta épica que se estrena el día de Navidad.

Condensar una novela de cerca de 900 páginas en una película, aunque ésta dure dos horas y media, no parecía tarea fácil, y, en estos años, el autor tampoco tenía muchas ganas de verla en el cine. Hasta ahora.

"Como director y guionista no tiene sentido dejarse llevar por el miedo, simplemente lo haces lo mejor posible", explica Stolzl en una entrevista con Efe, realizada este jueves en Madrid.

"Obviamente, esperas tomar las decisiones oportunas sobre lo que hay que descartar y cuales son los personajes y los temas que tienes que elegir".

"El médico" sitúa la acción en la Inglaterra del año 1020, cuando el pequeño Rob Cole, que tiene un extraño don que le anuncia la muerte de las personas, queda huérfano y decide convertirse en médico para ayudar a las personas, ya que no pudo salvar a su madre.

Esa decisión le lleva a cruzar el mundo para conocer al más prestigioso doctor de Oriente, que le toma como alumno.

"La película es muy larga, y al igual que la novela, tiene capítulos, historias diferentes: con el barbero, con la chica, con el maestro, con el sha, la revolución religiosa. Es un desafío que los espectadores mantengan la atención y para ello necesitaba un clímax rítmico; quizá ese sea el único 'feeling' hollywoodiano que me he permitido, acabar con un golpe que empuja al público", dice.

El protagonista absoluto es el inglés Tom Payne, que asumió la responsabilidad con miedo, dice a Efe, porque "no sabía que era un personaje tan conocido".

"Yo no había leído el libro, pero en cuanto vi el guion me di cuenta de lo grande que era esta película (...) No quieres fallar, y solo pensaba si yo no hago lo mío y la peli no funciona....era mucha presión".

"Pues yo no sentí eso, porque para mi siempre es mejor un libro que una película, no se puede comparar", asevera el francés Olivier Martínez, esposo de la también actriz Halle Berry y reconocido "sex symbol" francés, que interpreta al tirano Ala ad-Daula, el sha, al que no tiembla la mano cuando hay que cortar cabezas.

"Cualquier actor sueña con desaparecer detrás de un personaje, y así ha sido para mi: las barbas, el pelo negro, el maquillaje en los ojos, el caballo, los trajes... me gusta mucho hacer algo diferente -dice en perfecto castellano-, porque me cuesta mucho escapar de los clichés".

"Me gustan sus contradicciones y el contrapunto que le da a Ibn Sina (Ben Kingsley), la enseñanza contra el fanatismo. Pero mi personaje no es malo. Creo que depende de qué cabeza se corte es un crimen o no", añade, retador, lanzando la misma mirada del "sha".

Junto a él, Stellan Skarsgard, padre de los actores Alexander y Gustaf (y de otros seis hijos más, el último de apenas un año) que es "Barber" en la cinta, un charlatán temeroso y divertido y primer maestro de Cole.

"La vida ha cambiado mucho, hemos ampliado nuestros conocimientos y no estamos tan oprimidos por la religión", opina el sueco, quien disfruta con las "discusiones que siguen en el tiempo".

En "El médico", dice, "no veo un solo mensaje, es una gran película épica pero a la vez plantea discusiones sobre el fanatismo religioso, la religión contra la ciencia, y sobre la tolerancia; es bueno que no sea solo una historia de aventuras".

"Esta película abre temas, no da respuestas, no busca un público pasivo -abunda Martínez-, es más complicado, sobre todo para Norteamérica porque les gusta que el mensaje esté muy claro".

El francés bromea con el largo historial de cine americano de Skargaard ("Piratas del Caribe", "Los vengadores", "Thor", "Nymphomaniac"), y le responsabiliza de la parte más "americana" de la cinta, aunque, más serio, precisa: "es muy importante que Europa no quiera hacer películas de estilo americano, porque nos ganan. Nosotros tenemos tradición, cultura y saber para hacerlo mejor".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual