Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Literatura

Cuentos africanos, el legado más tierno de Nelson Mandela

  • "Mis cuentos africanos" reúne pequeñas muestras de la esencia del continente africano

Ilustración de la obra de Mandela

Ilustración de la obra de Mandela "Mis cuentos africanos".

Ilustración de la obra de Mandela "Mis cuentos africanos"

EFE
0
Actualizada 19/12/2013 a las 16:37
Etiquetas
  • EFE. MADRID
La figura más representativa del mundo africano, Nelson Mandela, fallecido el pasado 5 de diciembre en Johannesburgo (Sudáfrica), deja como legado para los más pequeños una recopilación de los cuentos más bellos y antiguos de África.

"Mis cuentos africanos" (Siruela) es una antología de entrañables relatos, pequeñas muestras de la esencia del continente africano en los que se da fe de valores universales a través del mundo animal, del retrato de personajes y de algunos seres fantásticos.

Ilustrados por dieciséis artistas africanos, los cuentos recopilados por Nelson Mandela (Mvezo, 1918-Johannesburgo, 2013) versan sobre seres vivos como la liebre, "una pilluela muy ingeniosa", según el Premio Nobel de la Paz, conocido como Madiba.

Además, el prólogo de Mandela también alude a otros animales característicos de la sabana africana como la hiena, "la perdedora de todas las historias"; el león, "el jefe de los animales"; o la serpiente, "que inspira miedo a la vez que es símbolo del poder sanador".

"En realidad, no pretendemos decir que lo que vamos a contar sea cierto, no, en realidad no lo pretendemos". Esta es la cita de Madiba con la que comienza el prólogo de 'Mis cuentos africanos', en el que el expresidente de la República de Sudáfrica recuerda que la mayoría de los cuentos han experimentado una metamorfosis en el transcurso de los siglos.

La antología pretende devolver estos cuentos tradicionales "a través de nuevas voces a los niños de África", después de que los mismos hayan realizado "largos viajes de muchos siglos por lugares remotos".

Además, estos relatos hablan también de hechizos "que pueden acarrear la desgracia o conceder la libertad, de personas y animales "que se metamorfosean" o de "siniestros caníbales que aterrorizan a grandes y pequeños".

"El ave mágica que hechizaba con su canto" es el primer relato del libro, en el que se explica que procede de África oriental, que versa sobre la inocencia y el poder de los niños, el cual fue recogido a comienzos del siglo XX en Tanganica, hoy Tanzania, por el pastor Julius Oelke de la iglesia misionera de Berlín. Lo ilustra Piet Grobler.

Oídos de labios de abuelas, de niñeras, padres o narradores de cuentos en torno a fogatas nocturnas, la obra avanza con distintas versiones de conocidos relatos rescatados por Madiba para los niños africanos, acompañados por unas coloridas ilustraciones de artistas como Baba Afrika, Neels Britz, Jonathan Comerford, entre otros muchos.

Junto con los cuentos antiguos, la colección, una parte de cuyas ganancias se entregará a la Nelson Mandela Children's Fund, incluye también algunos relatos de distintas regiones de Sudáfrica y del continente con los que se ha querido complementarla.

Por este motivo, el álbum, que va ya por la quinta edición, incluye un mapa del continente africano en el que se trata de indicar la procedencia de cada cuento, aunque advierte de que "es imposible señalar con precisión dónde se originó un relato", por lo que se opta por indicar, con unas banderitas rojas sobre el mapa, los nombres de los países y regiones incluidos en el índice.

De esa forma, se permite al lector hacerse una idea de la difusión geográfica de los relatos, procedentes, entre otros muchos lugares, de Kenia, Lesoto, Nigeria, Zambia, Suzilandia, Marruecos, Zimbabue, Malaui, Uganda o Botsuana.

También se ha incluido, al final del libro, un glosario en el que se explican algunas palabras de difícil comprensión que en los cuentos aparecen en letra cursiva, como "ledimo", monstruo devorahombres, o "lobola", precio que paga por la novia el hombre africano a los padres de su futura esposa.

"Es mi deseo que la voz del narrador de cuentos nunca muera en África, que todos los niños puedan maravillarse con los libros y que nunca pierdan la capacidad de ampliar sus horizontes del mundo con la magia de los relatos", concluye Mandela, quien dedica la antología "a los niños de África, con todo el afecto de Madiba".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual