Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Cine

"La resistencia en momentos de crisis se llama pensar"

  • Maria de Medeiros, intelectual portuguesa, cree que la crisis ha provocado hambre intelectual

La actriz y cineasta María de Medeiros

La actriz y cineasta María de Medeiros.

La actriz y cineasta María de Medeiros

ARCHIVO
0
25/11/2013 a las 06:01
  • EFE. MADRID
La actriz y directora de cine Maria de Medeiros, intelectual comprometida, cantante y Artista por la Paz de la UNESCO desde 2008, afirma que la actual crisis económica está provocando, además del hambre físico en muchos casos, un hambre intelectual ante el que solo cabe un tipo de resistencia: "Pensar".

En una entrevista realizada en Madrid, donde la artista presentó en el Festival de Cine Brasileño Novocine su último trabajo como documentalista, "Los ojos de Bacurí", Maria de Medeiros ha asegurado que es en los momentos de crisis, como el actual, cuando "el arte es esencial".

"Tenemos una crisis también de identidad de pensamiento, la actividad creativa es justamente la que podría ayudarnos a salir de esta depresión no solo económica, sino psicológica que atravesamos, pero eso tampoco nos lo permiten".

Se refiere Medeiros a los Gobiernos del primer mundo a los que acusa de obstaculizar las soluciones.

"Me pregunto qué tienen en la cabeza los actuales dirigentes, cuál es su propósito", azuza la estrella, poniendo el dedo en la llaga: "¿Dónde están los intelectuales que los detengan?".

La polifacética artista portuguesa, ganadora de un Globo de Oro como directora de cine por su debut, "Capitanes de Abril", cantante y actriz en más de cien películas, algunas tan conocidas como "Pulp Fiction" o "Henry y June" donde fue Anaïs Nin, añade:

"Recuerdo que en la generación de mis padres había un montón de ideólogos, había miles de propuestas, algunas muy raras -se ríe-, pero ahora no hay nada; encuentro ese déficit muy grande, y hasta me culpo a mí misma por hacer sólo canciones y películas".

Desde su punto de vista, "las soluciones tendrían que ser tan globales como los problemas, pero en este caso -dice, rotunda-, la resistencia se llama pensar".

Por ello, quizá, afirma que "cuanto más tiempo pasa, más bonita me parece la 'Revolución de los claveles', el modo en que llegó la democracia a mi país", cómo se hizo de forma totalmente ejemplar: "Cada año que pasa vez siento más orgullo y más cariño por ese suceso".

Y más ahora, añade, "cuando cada vez que alguien dice que va a implantar una democracia solo causa caos y violencia, y muerte, y represión, miseria total. Y los portugueses lograron ese milagro de una revolución hecha por militares en un golpe de estado militar que restituyó de inmediato el poder a la sociedad civil".

Medeiros recibió esta semana en Santiago de Compostela el Premio Cineuropa, un reconocimiento a su faceta de actriz, aunque el viaje le sirvió también para presentar las canciones de su último disco, "Pájaros eternos", un trabajo donde mezcla, con la sutileza que ya es marca de la casa, jazz, lounge y poesía, quizá el trabajo más personal de la actriz.

El festival Cineuropa, que programa a precios populares el mejor cine de la temporada, ha incluido el último trabajo de Medeiros, "Los ojos de Bacuri", que rodó por encargo del Comité de Amnistía y Reparación del Estado brasileño como parte del proyecto para pedir perdón a las víctimas de la dictadura militar (1964-1985).

"Pedir disculpas engrandece a los países, y no hay ningún país que no tenga algún pasado violento, negro, pero no hay que esconderlo", considera.

"Hablar de ello es la mejor manera de seguir adelante y que las cosas no vuelvan a reproducirse", opina Medeiros, quien añade que este proceso, que se hizo en Argentina, Chile y Brasil, tiene pendiente "juzgar a los torturadores".

Se ríe al oír el calificativo "renacentista" aplicado a ella, pero lo cierto es que su versatilidad le hace más que merecedora de ello, y desvela: "Pintar era lo que quería hacer, y no hice".

"Soy actriz, para ello me he formado", pero también diseña las portadas de sus discos, dirige películas y compone y canta los temas de sus canciones. Y sólo un punto débil: "Me encantaría saber cocinar, porque me encanta comer bien, pero no debo ir por ahí", dice abriendo mucho sus enormes ojos, las manos resignadas a no dar el último toque a sus guisos.

Espera que su amigo Quentin Tarantino le llame para la próxima película, aunque "parece que no tiene planes", bromea.

Su próximo proyecto tiene que ver con la obra de teatro que lleva meses representando en Sao Paulo, "Nuestros hijos", sobre las nuevas formas familiares, que Medeiros quiere convertir en filme.

Y antes de despedirse lanza su última máxima: "Los humanos tenemos una capacidad irreductible de soñar y de buscar escapes. Eso nos permite, por lo menos, mantener nuestra conciencia libre".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual