Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Entrevista
cocineros

Sergio y Javier Torres: “Nos llevaron a la escuela de cocina por pesados”

Los hermanos Sergio y Javier cocinan a cuatro manos en 'Torres en la cocina', el programa diario de recetas de TVE, que ya cumple 400 emisiones. “Nuestra compenetración es brutal”, dicen los hermanos

Imagen de Sergio y Javier Torres en su programa 'Torres en su cocina'.

Sergio y Javier Torres en su programa 'Torres en su cocina'.

DN
Actualizada 12/06/2017 a las 08:38
Etiquetas
  • Colpisa. Madrid

De pequeños se cambiaban de ropa para aprobar los exámenes y, aunque eran algo traviesos, su abuela Catalina, la que les inculcó el amor por la cocina, les llamaba 'dos cielos', el mismo nombre con el que han bautizado a sus restaurantes en Madrid y Barcelona. Ahora, los hermanos Sergio y Javier Torres (1970, Barcelona) acaban de cumplir 400 programas al frente de Torres en la cocina, el espacio diario de TVE (lunes a viernes, a partir de las 13.23 horas) en el que enseñan novedosas recetas gastronómicas. En la entrevista, hablamos con Sergio.

¿Había cosas que aportar al género de las recetas de cocina?

El objetivo es acercar las técnicas de la alta cocina a la gente en sus casas. Nosotros nos dedicamos sobre todo a nuestros restaurantes. Esto es una aventura televisiva, pero estamos consiguiendo que los espectadores tengan una visión más fresca de la gastronomía.

¿Hay pique con Arguiñano?

(Risas) Le tenemos muchísimo respeto, porque además de ser un gran comunicador es un gran cocinero. Nos conocemos personalmente y es un tipo fuera de serie. En este gremio nadie está ahí por casualidad, hace falta esfuerzo. Ahora mismo, tanto él como nosotros somos los únicos que hacemos un programa diario de cocina, y ya nos avisó de que iba a ser duro.

¿Cómo compatibilizan el programa con sus restaurantes?

Afortunadamente, sabemos entrenar a buenos equipos y nos gusta darles oportunidades, porque si no los acabas perdiendo. Claro que luego estamos muy encima, pero del día a día se encargan ellos. Son jóvenes pero muy responsables.

En casa les verán poco el pelo.

La verdad es que sí; entre unas cosas y otras, no nos ven mucho. Ahora además estamos embarcados en un nuevo proyecto en Barcelona, un restaurante que creo que alimentará nuestros otros negocios.

¿Ayuda salir en la tele?

Sí. Nos hemos encontrado con mucha gente que era reticente a ir a un restaurante de alta cocina y les hemos cambiado la percepción, esos bulos de que los platos son muy grandes y las raciones muy pequeñas.

Dice Dabiz Muñoz que la gastronomía es el único lujo que se puede permitir todo el mundo, al menos una vez al año.

Nosotros también lo creemos; de hecho, lo vemos cada día. Cada vez se acerca más gente joven, sobre todo parejas que han ahorrado un dinero para darse este capricho. Nos hace mucha ilusión.

¿Es realmente posible cocinar a cuatro manos?

Tienes que tener un gemelo; si no, yo no lo entiendo. El nivel de compenetración que tenemos ambos desde que éramos jovencitos es brutal. Hace falta tener una unión muy fuerte, y al final nos sale natural, muy fluido.

¿Quién les inculcó esta pasión?

Nuestra abuela Catalina, que era de Linares (Jaén) y cocinaba en casa de los 'señoritos'. Cuando nuestros padres estaban trabajando, ella nos cuidaba y nos llevaba al mercado, nos enseñaba a cocinar… Eran dos fiestas al día porque tenía la habilidad de llenar la mesa con poco. Y en aquella época, teníamos muy poco.

¿Cómo se tomaron que dos hermanos quisieran ser chefs?

Con ocho años sentamos a nuestros padres y les dijimos que teníamos una cosa muy seria que decirles, que queríamos ser cocineros. Nos mandaron a la cama (risas). Pero insistimos tanto que, cuando acabamos EGB, nos tuvieron que meter en una escuela de cocina. Por narices y por pesados.

Hubieran sido buenos concursantes de MasterChef Junior

No lo sé, pero en aquella época ser cocinero no estaba bien visto, no se tenía la opinión que se tiene ahora de la profesión.

Tienen pinta de haber sido muy traviesos de pequeños.

Un poquillo. Éramos buenos chavales, pero al ser dos era más la guerra que dábamos. Alguna trastada hemos hecho.

¿Quién sacaba mejores notas?

¿Sabes lo que pasa? Nos cambiábamos de clase y de ropa para hacer los exámenes que se nos daban mejor a cada uno. Al final, nos prohibieron ir juntos al cole porque aquello era un desmadre.

Qué nos recomiendan ahora que llega el calor.

Esta noche voy a asar al horno una calabaza con un poco de aceite de oliva y romero. La usaremos de cama para ponerle encima una burrata. Nosotros también somos muy de ensaladas para verano, de gazpacho, que siempre sienta muy bien en estas fechas, aunque sea algo típico y tópico.

¿El tinto de verano está perdiendo terreno?

Creo que el vermú se está poniendo ahora muy de moda. Además, si se acompaña de bitter, es también muy veraniego.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra