Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Entrevista
Ana Rosa Quintana, periodista

“En el colegio ya era una empolloncilla”

La reina de las mañanas, Ana Rosa Quintana, adelanta una semana su vuelta de vacaciones para seguir la investidura. "Los políticos son peores que los niños en el recreo. Son adultos con mucho ego", censura

Ana Rosa Quintana vuelve a las mañanas de Telecinco desde hoy.

“En el colegio ya era una empolloncilla”

Ana Rosa Quintana vuelve a las mañanas de Telecinco desde hoy.

MEDIASET
29/08/2016 a las 06:00
  • NURIA ROZAS. COLPISA
Con un nombre de telenovela, Ana Rosa Quintana, ya prometía que brillaría en la televisión desde la cuna. A la única periodista en una familia de médicos y militares le picó el gusanillo de la profesión gracias a los tebeos de una mujer reportera. Ahora, es ella la que adelanta el final de sus vacaciones para continuar hoy al frente de El programa de Ana Rosa y seguir la investidura. No tiene rival que le tosa.

¿Cómo ha llevado estas vacaciones interrumpidas?
Tranquilita, porque con esta incertidumbre política me he quedado de guardia. He estado en la casa que tenemos en Cádiz haciendo vida de familia, con los niños, la playa, yendo al Mercadona... Ja, ja.

¿Ha aprovechado para trasnochar? Sé que le encanta.
Sí, se lo comentaba a los compañeros, verás tú ahora para cambiar el horario porque me he estado acostando a las 2 de la mañana y levantándome a las 9. Y ahora toca a las 5.30 horas. La primera semana me suele costar porque no me duermo por las noches.

Los políticos no le han dado tregua ni en verano...
¡Ni a mí ni a nadie! ¡Están muy pesados!

Lleva doce años siendo la alumna más aplicada de las mañanas. ¿También era así en el colegio?
Sí, yo en clase ya era una empolloncilla. (Risas) ¡Y en la Facultad también! Se me daba bien.

En su ausencia, la televisión se ha metido hasta en la casa de Las Campos. ¿Veremos algún día la suya?
No, aunque nunca se puede decir de este agua no beberé. Pero, vamos, yo nunca he enseñado nada de mi vida privada. ¡Vi el primer programa de Las Campos y me encantó! El segundo no, porque tenía una cena y no estaba en casa. ¡Es un hallazgo de formato! Yo soy más vergonzosa.

La temporada pasada la vimos correr con Pablo Iglesias, jugar al baloncesto con Pedro Sánchez... ¿Qué impresión se ha llevado de cada uno de ellos?
Fíjate todo lo que han cambiado. El Pablo Iglesias de entonces, eufórico, que quería ganar al PP, ahora está desaparecido. Se ha quedado rezagado. Y Pedro Sánchez, que en lo personal es un hombre encantador, se está haciendo mucho más duro. Sin embargo, el presidente, que no daba entrevistas, nos abrió La Moncloa y ahora ha hecho absolutamente de todo. El único que ha permanecido igual es Albert Rivera, aunque quizá porque no lo tiene tan difícil como Rajoy, Sánchez o Iglesias. El último resultado de las elecciones ha sido un mazazo.

¿Cree que llegaremos a unos terceros comicios?
¡Yo espero que no! Aunque me temo que va a ser complicado e igual nos vamos a octubre con una segunda vuelta en la investidura. A mí me gustaría que no hubiera elecciones, sobre todo porque yo noto la decepción y el cansancio de la gente. Ya hay cantidad de personas que me dicen que no van a ir a votar, que ya lo han hecho dos veces y que trabajen los políticos ahora.

Un arsenal de niños entrevistaron a los líderes. ¿La política está hecha un patio de colegio?
No, los políticos son peores que los niños en el recreo. Es más un tema de adultos con mucho ego.

Es la niña de los ojos de Paolo Vasile. ¿Cómo es el jefazo de Telecinco en las distancias cortas?
¡Cómo lo veis! No cambia mucho. No existe persona más sincera en sus declaraciones públicas... ¡Es que no se corta un pelo! Es muy trabajador, sabe lo que quiere y lo hace.

“El éxito me ha costado muchas noches llorando”. Triunfo y lágrimas parece que es una ecuación que no casa. ¿Por qué dijo eso?
Porque las cosas cuestan mucho. Y trabajar y perseverar en algo conlleva muchas renuncias personales en muchos momentos. Al final, las cosas no salen gratis. Parece que la televisión es un mundo que brilla, pero detrás de ella lo que hay son madrugones, a veces disgustos, otras alegrías, traiciones...

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual