Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
SOCIEDAD

La India intenta cuidar de los judíos

El gran éxodo a Israel de hace cinco décadas dejó en la India una minúscula comunidad judía que lucha por mantener sus tradiciones a medida que mengua su población

Estación central de Bombay.

La India intenta cuidar de los judíos

Estación central de Bombay.

ARCHIVO
11/08/2016 a las 16:29
  • EFE . BOMBAY
El gran éxodo a Israel de hace cinco décadas dejó en la India una minúscula comunidad judía que lucha por mantener sus tradiciones a medida que mengua su población, algo que se verá favorecido por el reconocimiento oficial como minoría en el estado indio con más hebreos.

Con el único precedente del estado oriental de Bengala, que hace una década otorgó el título de minoría a su simbólica población de ocho judíos, Maharashtra (oeste indio) reconoció a los suyos recientemente, adelantándose al Gobierno central del país de las mil y una religiones.

Al igual que muchos otros países, la India se vació de judíos en las décadas siguientes a la formación del Estado de Israel (1948), cuando el 90 % de los cerca de 30.000 fieles entonces afincados en el gigante asiático creyeron "más conveniente" trasladarse a la Tierra Prometida.

La sinagoga Knesset Eliyahoo de Bombay, capital de Maharashtra, está completamente desierta. El guardia de seguridad dice que la afluencia se limita a un par de decenas de almas durante los servicios religiosos de los viernes y sábados.

El magnífico interior de techos altos e infinitas lámparas colgantes contrasta con una desconchada fachada blanca y celeste flanqueada por cuatro policías.

Según el director del centro judío Nariman House de la ciudad, el rabino Israel Kozcovsky, las "dificultades" de seguir un estilo de vida judío en una comunidad "desmoronada" desde la década de 1950 fueron el principal motor de la emigración.

Y la misma razón, afirmó, hace que aún hoy muchos jóvenes indios de religión judía deseen partir hacia Israel.

"Los números (de judíos) han estado cayendo, aunque no tan rápidamente como solían hacerlo", comentó.

En el último censo, realizado en 2011, el Gobierno indio contó apenas 4.429 judíos entre sus casi 1.211 millones de habitantes, la mayor parte de ellos, 1.574, en Maharashtra, aunque autoridades religiosas y locales sitúan esa cifra entre 2.200 y 3.000.

Por ello, el rabino cree que la concesión realizada por el Gobierno de ese estado a finales de junio les puede ayudar "a reconstruir la estructura que la comunidad necesita".

"Hay diferentes cosas a las que nos enfrentamos al vivir como judíos en un país extranjero, en relación a nuestras tradiciones y sobre todo para mantener el sabat", el día de descanso, precisó.

Espera que el reconocimiento les ayude también a justificar sus ausencias en escuelas y trabajos durante las festividades judías en un país, por lo demás, muy sensible con el asueto que dictan todas las religiones.

Sus otras grandes preocupaciones son la importación de alimentos 'kosher' o permitidos en el judaísmo, que actualmente tienen que producir ellos mismos, y el registro de sus instituciones.

Kozcovsky lamenta los "muchos años" que les llevó poder establecer una escuela debido a una burocracia que se simplifica cuando se trata de centros de minorías reconocidas.

La secretaria de Minorías del Gobierno de Maharashtra, Jayshree Mukherjee, precisó a Efe que los beneficios del título giran en torno a la obtención de "financiación especial" como becas o fondos para el desarrollo urbano en sus áreas.

Según la funcionaria, no hay "ninguna razón particular" por la que Maharashtra no hubiese aprobado antes la concesión del estatus de minoría para los judíos o implementado otras medidas de apoyo a una comunidad con unos 2.000 años de historia en la India.

El centro que dirige Kozcovsky fue uno de los objetivos de un comando de radicales islámicos que en 2008 causaron 166 muertos en su asalto a diferentes puntos de la ciudad de Bombay, como hoteles de lujo o la principal estación ferroviaria.

Casi ocho años más tarde, las múltiples cámaras de vigilancia, puertas de seguridad y la fortificada entrada no dejan olvidar las seis muertes ocurridas allí aquel 26 de noviembre.

Pero el rabino asegura que los judíos viven "cómoda y pacíficamente" en este país de marcada "aceptación religiosa y cultural" y recuerda que los ataques, perpetrados por el grupo paquistaní Lashkar-e-Taiba (LeT), "no fueron llevados a cabo por indios sino que fueron principalmente para atacar a la India".

Por delante del blindado centro dirigido por Kozcovsky, cuyo predecesor fue asesinado en aquel atentado, pasean tranquilamente grupos de musulmanes -la principal minoría de Bombay- entre tiendas regidas por hindúes, la religión mayoritaria en la India.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual