Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CURIOSIDAD

París odia el amor, otra vez

La Alcadía de la capital ha emprendido una nueva campaña contra la moda de dejar una candado prendida de la barandilla de un puente sobre el río Sena

Una pareja de enamorados se abraza en un puente parisino.

París odia el amor, otra vez

Una pareja de enamorados se abraza en un puente parisino.

EFE
08/08/2016 a las 06:00
  • COLPISA . PARIS
El amor y los candados en los puentes parecen estar reñidos en París. La Alcadía de la capital ha emprendido una nueva campaña contra la moda de dejar una candado prendida de la barandilla de un puente sobre el río Sena. Si hace unos años consiguió liberar al Puente del Arte de las 70 toneladas en candados que amenazaban con echarlo abajo, ahora se quiere acabar con la costumbre en el Puente Nuevo o Pont Neuf en francés.

Y es que este rito de sellar con un candado un amor para toda la vida -que tiene su origen en un cuento serbio de la Primera Guerra Mundial y que luego popularizó el escritor Federico Moccia en su libro 'Tengo ganas de ti' (2006)- está reñido con la seguridad. En 2014 una de las barandillas del Puente del Arte se fue abajo por el peso. Para evitar un accidente se tomó la decisión de sustituir la elegante balaustrada forjada por paneles trasparentes, donde los enamorados no pueden dejar 'candado' su idilio.

"En los próximos días van a instalarse paneles informativos y señales en el suelo en varios puentes sobre el río, especialmente en el Puente Nuevo", explicó a la AFP Bruno Julliard, vicealcalde de la capital a cargo de la Cultura. Entre otros mensajes, los carteles, en inglés y francés, que jalonarán los puentes sobre el Sena tendrán lemas como 'Sin cadenas, París le está agradecida' o 'Declaren su amor de otra manera'.

Pero es que, además, el asunto de los candados también tiene una importante vertiente estética. Según Julliard, las miles de cerraduras metálicas de todos los tamaños, modelos y colores, puestas por los novios "tapan las perspectivas sobre la Sena, una de las vistas más bonitas del mundo, que resta protegida por la Unesco". "Queremos que París siga siendo la capital del romanticismo y del amor y que las parejas de enamorados del mundo entero vengan a París, que es una ciudad muy romántica, especialmente en la ribera del Sena y sus puentes, pero también hay que proteger el patrimonio. Se puede demostrar el amor de otras formas que no sea con un candado", agregó el vicealcalde.

El primero objetivo del Ayuntamiento de París es el Puente Nuevo, el más próximo al del Arte, pero la medida también se extenderá a los otros pasos que, poco a poco, están siendo colonizados por las parejas de enamorados. La medida ha provocado inquietud entre las ferreterías y comercios próximos al río, como entre los vendedores ambulantes de la zona. La venta de candados, muchos de ellos a unos precisos diez veces superior a los que pueden tener en un bazar, es un negocio.

Lo que el Consistorio parisino no ha dicho es si va a dragar el Sena para recuperar las toneladas de llaves de los candados que yacen en su fondo.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual