Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CUENCA

Una familia de inmigrantes búlgaros gana casi 68 millones con La Primitiva

Es el segundo premio más importante en la historia de este sorteo y ha ido a parar a una familia de camioneros

Goska posa con el cartel que acredita su premio.

Goska posa con el cartel que acredita su premio.

Goska posa con el cartel que acredita su premio.

Castilla-La Mancha Televisión
02/08/2016 a las 18:56
Etiquetas
  • AGENCIAS. TOLEDO
Una familia de Bulgaria que emigró a España hace más de diez años en busca del "sueño americano" ha descubierto el "sueño español" gracias al sorteo de La Primitiva del pasado sábado. Su boleto fue el único acertante en toda España de la combinación ganadora formada por los números 11, 24, 28, 30, 32 y 34.

La madre, Goska, de 61 años, es la encargada de jugar a La Primitiva todas las semanas en una administración de lotería de Quintanar del Rey (Cuenca) donde reside la familia. En esta ocasión se gastó tan sólo 5 euros, cantidad que también le será devuelta porque el reintegro cayó en 5, el mismo número que tenía el boleto.

En total, el premio asciende a 67.998.532,81 euros aunque, al ser una cantidad superior a 2.500 euros, el Ministerio de Hacienda se queda con el 20%. Es decir, esta familia inmigrante cobrará limpios 54.398.826, 24 euros.

Goska, su marido, sus dos hijos y sus tres nietos viven en Quintanar del Rey desde hace 15 años. El esposo y los hijos son transportistas. Ella acude cada semana a la administración de lotería número 1 de Quintanar del Rey a probar suerte y en el último sorteo de La Primitiva ésta le ha caído de golpe.

El pasado domingo, los 8.000 habitantes de este pueblo de La Manchuela conquense no hablaban de otra cosa: uno de ellos era multimillonario gracias a seis números mágicos. Muchos pensaban en algún trabajador del Ayuntamiento pues el establecimiento está situado cerca del consistorio. Todos los vecinos conocían la noticia menos esta familia.

Goska acudió esta semana a esta administración de lotería situada en la calle Monteagudo con la esperanza de seguir probando suerte y sin sospechar que era rica. Cuando la propietaria del establecimiento, Esther López, pasó el boleto por la máquina que revela si ha habido o no premio no se lo creyó. "Lo comprobé varias veces porque pensé que me había equivocado pero la máquina decía una y otra vez que había ganado un premio de categoría especial", relata la lotera.

Esther comunicó la feliz noticia a Goska, que apenas habla español, y la mujer empezó "a chillar". Curiosamente, un equipo de la televisión autonómica de Castilla-La Mancha se había desplazado hasta Quintanar del Rey para informar del premio millonario y fue testigo del momento.

Goska telefoneó inmediatamente a su marido, que en ese momento se dirigía con su camión a Portugal. El marido no debió de creerse que su situación económica había cambiado pues Goska tuvo que pasar el teléfono a Esther para que fuera la dueña de la administración de lotería quien le confirmase la noticia.

LA NIETA QUIERE UN COCHE

"Se lo merecen. Los conozco y son gente trabajadora", asegura Esther, emocionada ya que "quería dar por fin un gran premio porque la gente que viene aquí siempre dice que nunca toca nada". ¿Qué harán Goska y sus familiares con tanto dinero? Goska sólo ha podido decir en un precario español que "de momento, no lo sé". Su nieta Belén, una joven adolescente, lo tiene mucho más claro: "Yo quiero un coche".

Seguramente, sus vecinos sabrían qué hacer con tanto dinero y también el alcalde de Quintanar del Rey, Martín Cebrián López. Y es que este ayuntamiento cuenta con un presupuesto anual que ronda los cinco millones de euros, una ridiculez comparados con los 54 libres de impuestos que se han embolsado Goska y los suyos.


Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual