Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
NAVARRA

Navarra sufre 150 incendios intencionados en lo que va de año

  • El director de la ANE considera que muchos de los 903 fuegos sin causa conocida se deben a imprudencias

0
Actualizada 23/08/2011 a las 00:04
  • GABRIEL GONZÁLEZ . PAMPLONA

Un jurado popular juzgará por primera vez en los próximos meses un incendio forestal intencionado en Navarra. Desde 1995, cuando se reformó la ley, ningún fuego de este tipo ha llegado a juicio. Y no será por falta de casos. Entre el año pasado y lo que llevamos de 2011, la Agencia Navarra ha determinado que el origen de 339 incendios, el 20% de los que han obligado a actuar a los bomberos, fue probablemente intencionado.

No todos estos incendios son forestales, que son los que ley establece que han de ser juzgados por un jurado popular: muchos son quemas agrícolas o de ganaderos que, sin autorización, prenden fuego a ribazos, rastrojo y laderas de monte, las llamas se descontrolan y obligan a actuar a los bomberos. Pero también hay personas que prenden dos o tres focos de fuego en el monte y quedan impunes. ¿La causa? "Es muy difícil conseguir la prueba de que el incendio ha sido causado con dolo (intención). Para ello hay que sorprenderlos in fragantti, pero estas personas buscan el anonimato", reflexiona el teniente fiscal de Navarra, Fernando Rey Huidobro, encargado de temas de Medio Ambiente. La memoria de la Fiscalía de 2010 reconoce en sus páginas que, debido a la dificultad de identificar y detener a sus autores por lo fácil que es incendiar un monte y darse a la fuga, "puede decirse que existe cierta sensación social de impunidad". Pero en toda España ocurre lo mismo: "Los juicios por incendio intencionado se pueden contar con los dedos de una mano", añade Fernando Rey.

El director de la Agencia Navarra de Emergencias (ANE), José María Vázquez Royo, explica que la mayoría de estos incendios intencionados se pueden englobar en dos grupos diferenciados: en invierno, las quemas de pastos en las laderas de la montaña, para que después de las heladas crezca mejor, y en verano, en el centro y sur, para deshacerse de rastrojos, ribazos y malas hierbas. En ambos casos, las quemas se hacen sin autorización. "En las últimas horas del día, o durante el fin de semana, cuando saben que nadie les ve, prenden fuego a lugares que no recibirían autorización y provocan incendios", expone el director de la ANE, quien alerta del riesgo de estas prácticas. "El viento, según el día, la meteorología... Puede ser peligroso y su propagación puede causar daños menores o mayores si hay una superficie arbórea cercana".

El fiscal matiza que estos incendios, a pesar de que la estadística operativa los catalogue como intencionados, no tienen por qué ser tipificados penalmente como tales. "El caso del agricultor que está en su parcela, quema restos para deshacerse de ellos y se le va el fuego es un incendio por imprudencia. Para que sea intencionado tiene que existir el dolo, la intención de provocar un incendio forestal. Y en este caso no se da, ellos no quieren causar un incendio forestal". Aquí, añade, se trataría de un incendio por imprudencia, que sólo es delito y llega a juicio si la imprudencia es grave , mientras que si es leve se queda en denuncia administrativa. No obstante, respecto a los ganaderos que prenden fuego a laderas, situadas en el monte, el fiscal sí que considera que podría catalogarse como un incendio forestal intencionado.

El primer juicio con jurado

Los juicios por incendios forestales son muy escasos en Navarra (el año pasado sólo hubo dos sentencias, una condenatoria y otra absolutoria), pero intencionados no se ha juzgado ninguno desde que la ley estableció en 1995 que este delito debía juzgarlo un jurado popular. En 2004 se solicitó que el incendio del monte San Cristóbal de 2000 durante unas maniobras militares fuera tramitado por este procedimiento, pero los jueces lo rechazaron por entender que fue una imprudencia. Así que el primer juicio por incendio intencionado se celebrará tras el verano: el fiscal Fernando Rey pide 3 años de cárcel para un acusado de prender "intencionadamente" dos focos de fuego en el monte Ezcaba el 30 de agosto de 2009. Fue detenido cuando se desplazaba con un quad por el monte.

La mitad de los incendios en Navarra tiene un origen "desconocido"

La mitad de los incendios que se registran en Navarra tienen un origen desconocido. Por la dificultad de investigarlo, por la propia destrucción de las pruebas con las llamas y también debido a la poca envergadura del terreno que queda calcinado, el origen de las llamas queda sin certificarse. En total, 903 incendios de los 1.685 registrados en Navarra en los últimos 21 meses tiene un origen "desconocido", según datos de la Agencia Navarra de Emergencias (ANE).

El fiscal Fernando Rey reconoce que muchos incendios "se desconoce si han sido provocados por una persona, por el factor lupa, por un rayo...". Y José María Vázquez, director de la ANE, añade que hay que tener en cuenta que en muchos casos el fuego se origina en lugares de paso, como carreteras, lo que dificulta, a falta de testigos y pruebas indiciarias, averiguar cómo comenzaron las llamas. Pero en general, considera que dentro de la categoría de "desconocido" figuran muchos fuegos que en realidad se deben a una imprudencia por parte de las personas.

Cada vez "más conciencia"

En este aspecto, Vázquez cree que la gente cada vez está "más concienciada" y se respeta la prohibición de hacer fuego en el monte o no arrojar colillas por la ventanilla del coche. Las imprudencias demostradas, de hecho, figuran entre las últimas causas de incendio, con un 3,70%. Los trabajos agrícolas (chispas que saltan de cosechadoras, tractores...) se quedan en un 1,6%. Además, este año se ha pedido a los agricultores que cosechan los campos de cereal que lleven consigo una sulfatadora, con el fin de que se si provoca un incendio, tengan un medio de sofocar el conato antes que se extienda.

En el apartado de causas también figuran la quema agrícola y la quema de pastos con responsables del 15% de los incendios que requieren la presencia de bomberos, pero en estos casos, a diferencia de los intencionados, son autorizados.

Sobre los intencionados Vázquez apunta que muchos de los registrados en verano se deben a quemas agrícolas para deshacerse fácilmente de las malas hierbas y rastrojos. Quemas para las que los agricultores no tiene permiso. Debido a las altas temperaturas y a la sequedad del terreno, el Gobierno de Navarra prohibe la quema agrícola entre junio y septiembre. Sin embargo, no todos la respetan. "Prenden fuego cuando nadie les ve, sabiendo que alguien vendrá a apagarlo", añade el director de la ANE, quien alerta del riesgo de estas prácticas. "El viento, según el día, la meteorología... Puede ser peligroso y su propagación puede causar daños menores o mayores si hay una superficie arbórea cercana". Los agricultores, debido a los beneficios que obtienen con esta quema, reclaman un cambio de la normativa para que sea más flexible, pero la seguridad del Medio Ambiente sigue primando en la legislación actual sobre los argumentos de los agricultores. Muchos de ellos exponen que quemar los ribazos de las acequias es mejor, porque el uso de insecticidas hacen que se desmorone el terreno, y que al quemar el rastrojo las llamas también las se llevan por delante las malas hierbas que contaminan la tierra.

Y si los agricultores causan decenas de incendios en verano, los ganaderos son responsables de los de invierno. En este caso, la ubicación geográfica se traslada a la zona de montaña, las praderas en las que se alimenta el ganado ovino, vacuno y caballar. Para que las laderas queden vacías antes de los hielos, y que con la primavera crezca el pasto con frescura (el viejo no deja crecer al nuevo, argumentan los ganaderos), prenden fuego. "Aquí la peligrosidad es mayor, porque estas laderas se encuentran cercanas a masa forestal", advierte el director de la ANE. En este caso, añade, los bomberos de la zona están llevando una labor didáctica a los agricultores para que, cuando dispongan de autorización, sepan cómo llevar a cabo la quema minimizando los riesgos. "En estos casos, el papel de los bomberos es muy importante".

LO QUE DICE LA LEY

1 De 1 a 5 años de cárcel. El artículo 352 establece que los que incendien montes o masas forestales serán castigados con las penas de prisión de 1 a 5 años y multa de 12 a 18 meses. Si ha existido peligro para la vida o integridad física, las penas podrían llegar a los 20 años.

2 Circunstancias que agravan la condena: que afecte a una superficie de considerable importancia, que se deriven grandes o graves efectos erosivos en los suelos, que altere significativamente las condiciones de vida animal o vegetal o afecte a algún espacio natural protegido. También cuando el autor actué para obtener un beneficio económico con los efectos del fuego.

3 Si el fuego no se propaga: será condenado a entre 6 meses y un año de cárcel. Si el fuego no se propaga gracias a la acción del autor, quedará exento de pena.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual