Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
NAVARRA

"Lo más difícil es lograr cita pata la revisión"

  • Las agendas varían según la especialidad, tanto en tiempo asignado al paciente como en el inicio y final de consulta

0
Actualizada 02/11/2011 a las 00:04
  • M.J.E. . PAMPLONA

Acude cada mes, en persona, al servicio de admisión del Centro de Consultas Príncipe de Viana para intentar conseguir una cita. Hace siete meses, en abril, le tocaba la revisión en la consulta de Digestivo por un serio problema que arrastra desde hace catorce años y que precisa un control anual. "No tengo cita ni para noviembre. Creo que hasta el año que viene no tendré nada", afirmaba Mª Jesús Sánchez, de 60 años y vecina de Pamplona. El pasado jueves, a las 10 de la mañana, se encontraba en el Centro de Consultas para una visita con el especialista de Endocrinología. "Me ha mandado el médico de cabecera y no ha tardado nada, una semana; pero de la otra cita, que me preocupa, no sé nada. No tenemos tonterías. He hablado con el médico y me ha dicho que no puede hacer nada", añadió.

El relato de Mª Jesús Sánchez revela de un golpe las luces y sombras de un centro por el que pasan 3.500 pacientes diariamente. "Estoy triste y decepcionada... Que jueguen así con la sanidad no me gusta. Tanto hablar de prevenir y a la hora de la verdad parece que les da igual", añadía Sánchez.

Pasar una mañana en el Centro de Consultas revela que quienes llegan por primera vez, a una primera visita, o han acudido por un proceso urgente elogian sin "peros" la atención. Manolo Uriarte Indabere, de 69 años y vecino de Pamplona, fue diagnosticado de cáncer de pulmón en marzo. "No tengo ninguna queja. Fui al médico por una tos y acabé así. No me pudieron operar porque tengo el cáncer en el centro del pecho y me han dado quimioterapia", relata.

"Hoy he venido para que me cambien una medicación pero me ha ido muy bien. No he tenido ni mareos, ni descomposición, ni fiebre. No sé. Soy una persona que tengo mucho ambiente y la médico dijo que eso era bueno... aunque me da rabia porque justo dejé de trabajar hace un año después de estar 43 en el camión", explicó.

Ningún problema. Otra cosa es hablar de revisiones o de intervenciones que no revisten un carácter vital, aunque empeore la calidad de vida. En este terreno, los testimonios son más duros y las concesiones, mínimas. "Esos recortes que dicen que van a hacer no me gustan nada. Y si hay que pagar, tampoco. Con lo poco que nos dan en la pensión ¡faltaría más que tuviéramos que pagar!", apunta Trini Gutiérrez, de 72 años y vecina de Carcastillo.

La usuaria acudió a las 12.30 al centro para acompañar a su hijo. "Se ha quejado en Atención al Paciente. Le vieron en mayo de 2010 en digestivo y le dijeron que en seis meses tenía que volver... hasta ahora". De todas formas, añadió, "los médicos tienen razón cuando se quejan. Si hubiese más personal estarían mejor. Que recorten de otro bolsillo o del de los bancos", apuntó. "Siempre hemos estado bien ¿pero ahora?...". Y para echar más leña al fuego Gutiérrez recuerda que el centro de especialidades de Tafalla ya no se va a construir. Ha sido una de las obras que Salud ha recortado este año. "Me parece mal. A Tafalla va gente de un montón de pueblos grandes y nos podían evitar muchos viajes a Pamplona", asegura.

Los profesionales, bien

Con todo, cuando se pregunta a los pacientes por la atención profesional la inmensa mayoría están contentos. "La sanidad va estupendamente pero los políticos la fastidian", sentenciaba Nicolás Ojuel García, de 63 años y vecino de Cortes. "Tengo una lesión en la zona del ano y parece que se ha complicado pero me han atendido muy bien", explicaba al salir de la consulta. "Si quitan el dinero a la sanidad nos operarán cuando estemos en la caja", añadía.

Al final, las percepciones son casi tantas como pacientes. "¿Mal? ¿Qué es estar mal? El que dice que está fatal debería haber vivido después de la guerra. Eso sí que es estar mal", afirmaba poco después Francisco Urzainqui, de 80 años y natural de Isaba. El jueves acudió al centro acompañando a su cuñado, que es diabético. Urzainqui paseaba por el vestíbulo del centro de consultas a mediodía, el momento de máxima circulación de personas. Las salas de espera son a esa hora un hervidero de gente que entra, sale o aguarda. Otras personas leen los carteles que han colocado los sindicatos en contra de las medidas de recorte o de la privatización de las cocinas.

"No entiendo mucho de todo esto. Creo que depende de cada persona. Me imagino que en unos casos irán bien y en otros no tanto", reflexionaba Lucía Sánchez Fernández, vecina de Pamplona. "Hoy vengo con mi marido y no tengo queja", afirmaba. Una de cal y otra de arena. "Mi yerno lleva más de un año esperando para que le operen de la cadera. Le tienen que poner un injerto y cada día está más cojo. Va a venir a reclamar. Le dijeron que le harían lo más rápido posible pero la verdad es que no sé qué entienden por rapidez", añadió.

Lourdes Sainz, de Sagaseta, también refleja la cara y la cruz del sistema. "Traigo a mi padre a una consulta de urología y no han tardado ni quince días. Le han operado varias veces por distintos motivos y siempre nos han atendido bien. Estamos contentos", relataba. Sin embargo, en los dos últimos años "se están notando los recortes. Da la sensación de que los trabajadores no llegan, están agobiados. Y, además, en los hospitales han dejado de dar agua, pañuelos... tienes que traer hasta toallitas para limpiar al paciente", añadía.

Jerónimo Bermendi, por contra, asegura que recibe tratamiento cada quince días con "absoluta puntualidad" y Eduardo Piquer, que nació con un problema digestivo, añade que cuando tiene que estar con su cirujano no tiene "ningún problema". "Me ha tocado ir a Barcelona pero aquí estamos mucho mejor", afirma. "Quizás es cuestión de llegar en el momento adecuado", añade Orlando Navarro, de 40 años y vecino de Pamplona. "Tengo un niño de tres años y tenían que haberle recibido en oftalmología para mayo. Hoy he venido a acompañar a mi suegra, he reclamado y tengo visita para el oftalmólogo en noviembre en un hueco que había quedado", apuntó.

Las consultas están llenas a las 12 y casi vacías cerca de las 2 de la tarde

A las 11.30 de la mañana del pasado jueves el Centro de Consultas Externas Príncipe de Viana estaba en su máximo apogeo. Solamente en las cuatro salas de espera de la planta baja y primera del centro había más de 200 personas sentadas, además de todas las que se encontraban en consulta, circulando por los pasillos, en el vestíbulo o en otras plantas. A las dos de la tarde, en esas mismas cuatro salas, había 38 personas en los bancos y, por tanto, el número de médicos en las consultas había descendido considerablemente.

La actividad fluye "in crescendo" desde las ocho de la mañana en este centro, donde se atienden 3.500 personas al día, hasta las 21.30 horas de forma ininterrumpida. Sin embargo, la mayor parte de la demanda se absorbe por la mañana, entre el 80-90%, frente a un 10-20% en horario de tarde. El centro acoge la mayor parte de las consultas de atención especializada pero también se realizan extracciones de sangre, pruebas de radiología ambulatorias o electros, entre otras.

A primeras horas de la mañana el trasiego de gente se concentra en la zona de extracciones, en la planta sótano, mientras que entre las 10 y las 12.30 de la mañana el centro está abarrotado en sus zonas de consulta, sobre todo en la planta baja y en la primera planta.

A partir de las 13.00 horas el volumen de pacientes en el centro comienza a bajar y para las 14.00 horas el descenso ya es notable, como se aprecia en las fotografías.

Al final de la mañana, a partir de las 13.30 comienzan a llegar al centro los visitadores médicos, que esperan con sus maletines en las zonas de espera. También sobre esa hora comienza a ser más visible el personal que trabaja en el centro. Por ejemplo, empleados de limpieza inician su actividad en las consultas que han quedado vacías. Al mismo tiempo, los celadores incrementan su labor recogiendo historias clínicas de las consultas con los carros y llevando otras para primera hora del día siguiente. "No podemos dejar todo a última hora", indican.

Y es que el centro de consultas externas acoge también el archivo de historias clínicas en papel, un medio que actualmente está en desuso tras la puesta en marcha de la historia clínica informatizada pero del que todavía quedan numerosos documentos de pacientes que llevan años en tratamiento o han estado hace tiempo en las consultas. También sobre las dos de la tarde es más visible el personal sanitario.

Salud afirma que las agendas de citación de los médicos varían en función de cada especialidad, tanto en lo que se refiere al tiempo asignado a cada paciente en la visita como en el inicio o final de las consultas de cada especialidad. Así, no es lo mismo una especialidad médica, que dedica más tiempo a consultas, que una especialidad quirúrgica. En éstas, los especialistas deben dividir su tiempo de trabajo entre la actividad que desarrollan en las consultas, en los quirófano y las visitas a los pacientes que están hospitalizados.

En este momento, añade, las agendas de las consultas se organizan entre el servicio correspondiente y la dirección del centro hospitalario, según las características de cada especialidad.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra