Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
NACIONAL

Mariano Rajoy presenta hoy sus cartas en la sesión de investidura

  • Rubalcaba hará una oposición responsable pero en ningún caso dará un cheque en blanco al nuevo Gobierno

0
Actualizada 19/12/2011 a las 00:05
Etiquetas
  • PAULA DE LAS HERAS . COLPISA. MADRID

Llegó el momento de mojarse para Mariano Rajoy, pero lo hará con cuidado. El líder del PP está obligado a exponer hoy en el Congreso, durante la primera sesión del debate de investidura, su programa de Gobierno para los próximos cuatro años. Y lo hará, aunque, según avisan desde su partido, sin excesivo detalle.

El próximo presidente del Gobierno demostró ser inmune a las presiones externas. Nada varía su calendario. ¿La letra pequeña? Eso, cuando ya esté en La Moncloa.

El discurso del dirigente popular tendrá, en todo caso, un objetivo claro. Con una mayoría abrumadora en la Cámara y la certeza de que mañana ganará la votación para tomar el relevo a José Luis Rodríguez Zapatero, sus palabras irán dirigidas en buena medida a generar confianza en el exterior y, sobre todo, en los mercados de deuda.

Pensando en la tijera

Bajo ese prisma habrá que analizar, por ejemplo, la estructura de su Gobierno, es decir, el número de ministerios y su organización, porque de los destinados a ocuparlos no se sabrá nada, de nuevo, hasta que Rajoy haya jurado el cargo ante el Rey, hecho que sucederá el miércoles.

De lo que nadie duda es de que habrá recortes. Si algo prometió hasta la saciedad el presidente y candidato del PP es que cumplirá con el objetivo del déficit, que en 2012 ha de quedar en el 4,4%. Pero lo que aún guarda Rajoy, y no parece tener intención de desvelar hoy, es dónde y con qué intensidad meterá la tijera.

Todo depende, dicen en su equipo, de cuál sea el punto de partida (si se acaba el año en el prometido 6% o, como ya sostienen algunos analistas, por encima del 7%).

A expensas de eso mismo está el PSOE. Alfredo Pérez Rubalcaba sostiene que hará una oposición responsable.

Arrimar el hombro

Muchos socialistas entienden que el PP está en condiciones de acometer, sin excesivo desgaste, las políticas que a ellos les costarían (y de hecho, les costó) estando en el Gobierno.

Rubalcaba lleva años, además, recriminando al PP que no arrimara el hombro en tiempos duros y que se dedicara a poner palos en las ruedas de la recuperación. Y ese discurso le obliga a adoptar ahora una actitud constructiva.

Pero, desde el PSOE insisten en que tampoco se dará un cheque en blanco. Hay líneas rojas en la educación y la sanidad, y también en los organismos oficiales que sirven como instrumento democrático de control a la acción gubernamental.

La encrucijada en la que se encuentran los socialistas -con una dirección provisional hasta el congreso del próximo mes de febrero- es complicada.

Como partido reciente de Gobierno tiene unas limitaciones, y como aspirante a conservar y reforzar su posición hegemónica entre las formaciones progresistas de la Cámara, otras.

Porque corre el riesgo de recibir codazos de quienes, como IU -a los que antaño fue capaz de arañar votos-, están dispuestos a poner en marcha una oposición mucho más agresiva.

Cayo Lara ya anunció su propósito de plantar batalla férrea contra nuevos ajustes del gasto y de luchar por una reforma fiscal que haga socialmente más justa la respuesta a la crisis.

La reforma laboral

Volviendo a Rajoy, mención especial merece la reforma laboral. El aún aspirante dio de plazo hasta la semana después de la festividad de Reyes a los agentes sociales para que sellen un acuerdo, aunque sea de mínimos.

Rajoy quiere que patronal y sindicatos lleguen a un pacto sobre esta reforma, que considera imprescindible para la creación de empleo. Si este entendimiento no llega, el presidente adoptará las decisiones que "considere conveniente".

Durante la investidura, hoy podría ofrecer alguna pista sobre qué cosas deben cambiar en materia de negociación colectiva y contratación.

Será, en cualquier caso, el primer test sobre el talante de un Rajoy que goza de una mayoría absoluta suficiente para hacer lo que "considere conveniente".

Un examen similar deberá pasar a la hora de impulsar la renovación pendiente de cuatro magistrados del Tribunal Constitucional o la elección de cargos tan significativos como el del defensor del pueblo (Enrique Múgica concluyó su mandato en junio de 2010), el presidente del Tribunal de Cuentas o el máximo responsable del ente público de Radio Televisión Española, sin timonel tras la dimisión de Alberto Oliart.

Pendiente de acuerdos

En los primeros meses del próximo año 2012, el nuevo Gobierno presidido por Rajoy deberá resolver los expedientes de algunos asuntos controvertidos que Rodríguez Zapatero dejó a su sucesor en los cajones de su despacho en La Moncloa.

Todas estas decisiones necesitan el acuerdo parlamentario de PP y PSOE.

La denominada Ley Sinde, por ejemplo, deberá tener una respuesta por parte del PP tras retirar Zapatero in extremis la aprobación de esta norma.

En el PP confían en poder dar una solución que proteja los derechos de autor sin perjudicar a los usuarios. Ahora les toca a ellos la propuesta.

Sin pistas de ministros

Rajoy mantiene su hermetismo sobre la composición de su futuro Gobierno y, ante una decisión que desvelará el miércoles, en el PP sólo se da por seguro el enorme peso que tendrá Soraya Sáenz de Santamaría en ese gabinete.

Los nombres de los ministrables y el número de departamentos con los que contará el nuevo Ejecutivo se sucedieron en las quinielas. Hoy se podrá ir adelantando algo, pero sólo en lo relativo al número, porque Rajoy ya avanzó que, en su discurso de investidura, explicará la estructura de su nuevo Gobierno.

Será mañana cuando se sepa qué ministerios unificará y si va a tener o no algún vicepresidente. Los nombres, el miércoles.

GUÍA DE LA SESIÓN

1 El candidato expone su programa a la Cámara Está previsto que Rajoy intervenga a las 12.00 horas y que, tras su discurso, se levante la sesión, para reanudarla a las 16.00 horas. El candidato interviene sin limitación de tiempo para explicar la gestión que piensa llevar a cabo.

2 Intervenciones de los grupos, de mayor a menor Las intervenciones de los grupos políticos comenzarán por Alfredo Pérez Rubalcaba, del PSOE, y seguirán por el resto en orden de mayor a menor representación parlamentaria, salvo en el caso del grupo del candidato, que cierra las intervenciones. En este caso, el último en intervenir será el portavoz del PP, Alfonso Alonso, en la mañana del martes.

3 Turno de réplica, según las respuestas del candidato El reglamento permite que el candidato a presidente haga uso de la palabra cuantas veces lo solicite y, si contesta de forma individual a los portavoces de los grupos (como es previsible), éstos tienen derecho a una replica de diez minutos.

4 La votación, uno por uno y de viva voz Será ya el martes cuando se proceda a la votación. Los diputados expresarán entonces su apoyo, rechazo o abstención ante la candidatura por llamamiento, es decir, de viva voz. Si en esa votación el candidato obtiene la mayoría absoluta, habrá conseguido su investidura.

5 Por encima de la mayoría absoluta Con una holgada mayoría de 186 diputados -contando el de UPN-, Rajoy tiene garantizada la mayoría absoluta (son 350 congresistas) y no será necesaria una nueva votación en el plazo de 48 horas, en la que le bastaría mayoría simple (más votos a favor que en contra).




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra