Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
NAVARRA

La vida dentro de un cajero

  • El 7 de diciembre, mientras dormía, Omar sufrió una brutal paliza dentro de un cajero de Pamplona. ¿Quién se refugia estos días en los cajeros de Pamplona? Son siete mendigos en cuatro cajeros.

0
Actualizada 26/12/2011 a las 01:01
  • IVÁN BENÍTEZ . PAMPLONA

SE llama Omar, tiene 37 años y el 7 de diciembre sufrió una brutal paliza mientras dormía en el interior de un cajero de la Caja Laboral situado en el número 26 de la avenida Bayona, en el barrio de San Juan de Pamplona. Le patearon. Le estamparon el rostro contra la pared y le robaron 70 euros. Ocurrió a las once de la noche. Tras la paliza, se levantó como pudo, dolorido -sangraba por la boca-, y caminó maltrecho hacia otro refugio, el cajero de Paulino Caballero, en busca de compañía. Al llegar y comprobar que efectivamente estaban sus "colegas", Mikel y Yaiza, se dejó caer sobre los cartones que cubren la moqueta roja de la entidad bancaria y durmió profundamente. Al amanecer, se levantó y deambuló sin rumbo fijo por la ciudad. Una patrulla de la Policía Municipal se fijó en sus heridas y se acercó a preguntarle por su estado. Se lo llevaron al hospital. Omar les contó lo sucedido. Tras comprobar las imágenes de la cámara de la entidad bancaria, detuvieron inmediatamente al agresor, un joven bielorruso de 26 años.

Este fin de semana, según la Policía Municipal de Pamplona, siete mendigos durmieron en cuatro cajeros de la capital navarra. Durante estos días, Omar no duerme en la calle, sino en el albergue de transeúntes de Pamplona. Con la mirada apagada, aquejado todavía por la paliza recibida, y con un brazo escayolado por una caída anterior, camina cojeando unos metros: "Este lugar está bien para hablar", sugiere con un hilo de voz. Tímido, baja la mirada.

Albañil de profesión y padre de dos hijos, se muestra muy cansado. Prefiere no hablar mucho. Lo justo para contar que proviene de una localidad muy pobre del sur de Marruecos y que lleva en España 14 años. Calcula que en Navarra son 13.

"Sólo llevaba una semana durmiendo en un cajero. Entraron, me pegaron y me robaron", asegura. "Dormía en el cajero porque perdí el dinero para pagar el alquiler de la habitación". Se queda en silencio. "¿Miedo? No, no tengo miedo a volver dormir en un sitio así, pero no duermes tranquilo".

El miércoles pasado, a las diez y media de la noche, 14 días después, Yaiza, Mikel y Alfonso, un nuevo compañero, dormían en el mismo cajero de Paulino Caballero. Yaiza y Mikel apenas se podían mantener en pie por culpa del alcohol. Yaiza, algo menos ebria, tranquilizaba a Mikel, su pareja, que exigía unas monedas. "No supimos lo que le pasó a Omar hasta que nos levantamos y vimos el cartón lleno de sangre", recuerda, cerrando los ojos. No puede más. Se sienta con un cartón de vino en la mano. Mikel balbucea algo: "La calle es muy dura tío. Estamos así por culpa del alcohol. Claro que nos gustaría curarnos, es muy duro", repite. Se pone agresivo. Por suerte, aparece un cuarto inquilino, Daniel, un gallego cantante de rap cuyo nombre artístico es Crimen de Vigo. "¡Pásame la botella!", le grita a Alfonso, que duerme plácidamente al otro lado del cristal, en un segundo cajero. Alfonso no responde. Ni se inmuta. Envuelto hasta la cabeza con una manta roja, encogido como un pajarito, con las rodillas pegadas al pecho y la cabeza apoyada sobre una bolsa de ropa sucia, expresa algo ininteligible.

Al otro lado del cristal, en el otro cajero, duerme Alfonso, de 40 años. Ha salido de la cárcel y no sabe dónde ir. "Fue culpa mía, me lo "comí", me mandaron a la cárcel y ya está". Se levanta, se enciende el filtro de un cigarrillo: "Sí, claro que tengo frío. Aguanto como puedo". Alfonso ha cenado un bocadillo frío y se cubre con una manta fina de color rojo. Su cabeza descansa sobre una bolsa con ropa. A su lado, una botella de plástico por la mitad con vino. "¿Miedo? No, no tengo miedo. Después de salir de la cárcel, ¿a qué puedes tener miedo?".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra