Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
NAVARRA

La policía da por "desarticuladas" las bandas latinas en Pamplona

  • No descartan relevo generacional en los "Latin Kings" y "Blood", grupos con miembros de entre 15 y 22 años

0
Actualizada 29/11/2011 a las 01:01
  • PILAR FDEZ.LARREA . PAMPLONA .

La Policía Municipal de Pamplona y la Policía Foral dan por desactivadas las dos bandas latinas con implantación en la capital y su comarca, tras una operación "preventiva" que se ha saldado con 28 detenidos, 13 de ellos menores de edad. En todo caso, los responsables policiales no descartan que estos "grupos organizados e incipientes en Navarra" tengan relevo generacional, por eso continuarán la vigilancia.

Los detenidos tienen de 15 a 22 años. Quince pertenecen a la banda Latin Kingsy trece a los Blood-901, formaciones rivales. Los 16 mayores de edad están imputados por pertenencia a organización criminal, un delito que está penado con entre uno y ocho años de cárcel. Fueron puestos en libertad con cargos después de que el sábado declararan ante la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona, que ha dirigido la operación. El resto son menores y, de ellos, tres, han ingresado en centros de internamiento. Los demás están libres.

En los domicilios de todos ellos la policía requisó armas blancas (sobre todo cuchillos de cocina), palos de madera, bates de béisbol, guantes de boxeo, además de simbología propia de estos grupos: cadenas, viseras, calzado, caretas, camisetas...

Desde hace seis años

Juan José Salaberri, comisario principal del área de investigación criminal de la Policía Foral, precisó que las investigaciones sobre estos grupos comenzaron ya en 2006 en su Cuerpo y un año antes por parte de la Policía Municipal. "Las primeras labores fueron de observación de incidencias, análisis del censo, seguimiento...", recordó. Detalló que "con la modificación del Código Penal de 2010, que permite perseguir a miembros de estas organizaciones por la presunta pertenencia a las mismas, se trató de demostrar que eran organizaciones y grupos que acabarían haciendo actuaciones criminales" y ya este año la Fiscalía propuso actuar, lo que llevó a fraguar la denominada "operación Corona". Los arrestos se llevaron a cabo los días 23 y 24 de este mes y la mayoría de los detenidos contaba con antecedentes por agresión sexual, hurtos con los que pretendían autofinanciarse, menudeo de droga, así como peleas con lesiones, en ocasiones graves.

Simón Santamaría, jefe de la Policía Municipal de Pamplona, incidió en la importancia de "no crear alarma". Según dijo, las bandas son "incipientes, no llegan al nivel de otras ciudades o países y la operación ha sido meramente preventiva". Precisó que "la mayor actuación de estos grupos era, hasta el momento, la simbología y el tratar de buscar la superioridad controlando parques, bares...", si bien él mismo añadió que muchos dormían con el cuchillo y se fabricaban fundas para llevarlo encima, también en la calle.

Las dos bandas cuentan con implantación internacional. Por un lado, los Latin Kings, en los que predominan los colores amarillo y negro, y por otro los Blood, con indumentaria y complementos en rojo y negro. Además, en Pamplona se había creado otro grupo local, denominado 901, pero vinculado a los Blood.

Los detenidos son de procedencia extranjera, la mayoría latinoamericana, si bien hay algún rumano y un senegalés. La policía confirmó que las agresiones se producen entre los miembros rivales de las bandas, aunque no descarta que algún adolescente español se pudiera ver atraído por ellas. En todo caso, Simón Santamaría "ve más peligro en las chicas porque son bandas machistas que ven a las mujeres como meros objetos".

Los responsables policiales indicaron que las investigaciones continuarán para tratar de abortar la formación de bandas, pero consideran que para erradicarlas serán necesarias políticas sociales y de educación.

Atacaban a peatones para entrar en el grupo

HERIR con un punzón a un viandante elegido al azar o recibir doce golpes con la hebilla de un cinturón son algunas de las pruebas que han hecho quienes querían formar parte de alguno de los grupos ahora desarticulados. Hace tres años, por ejemplo, al menos cuatro personas denunciaron que las atacaron por la espalda. A esa lista de pruebas se añade permitir que los futuros compañeros les acorralaran y les pegaran sin oponerse. O robar. O, en el caso de las chicas, mantener relaciones sexuales con los líderes de estas bandas.

Si querer entrar es voluntario, salir es complicado: quienes optan por este otro camino son intimidados, amenazados e incluso agredidos. En el caso de los menores, muchas veces han sido sus madres quienes han tenido que intervenir, poniéndose entre la banda y su hijo para evitar males mayores.

La situación de estos grupos latinos ha cambiado desde que la Policía Municipal de Pamplona les detectara hace seis años. Entonces controlaba a nueve. Ahora son seis, divididos en dos grupos. Por un lado, los Zona Bara, de Barañáin, un centenar de jóvenes que proceden de los Latin Kings, Mafia Latinay J.R.En el otro lado, con unas 60 personas, los Blood, 901y Alma Latina. Los primeros se mueven por Barañáin, sus alrededores y la Milagrosa. Los segundos, por la Chantrea, la Rochapea y Burlada. Y todos confluyen en San Juan, habitualmente escenario de incidentes entre miembros de los distintos grupos durante los fines de semana.

Pero nada que ver con las "quedadas" para pegarse. Al menos cuatro este año. Una coincidió con las fiestas de Barañáin, en junio, y se detuvo a 9 jóvenes. Las otras tres tenían que haber sido en Pamplona, pero la Policía Municipal las abortó al enterarse de las intenciones de unos y otros. Como la que tenía que haberse producido este septiembre en los alrededores de la plaza Tomás Caballero, junto a los Edificios Inteligentes, donde los Bloodiban dispuestos a buscar a los Latin Kings.O la organizada a principios de octubre, cuando 24 miembros de los Latinfueron interceptados en Cuatrovientos después de salir del patinódromo de San Jorge camino de los Blood.Y las dos veces con armas blancas y palos en sus manos.

Los Latin Kingscuentan con seis "reyes" o jefes, dos de los cuales acaban de acceder a ese último escalón. Entre sus miembros hay sobre todo ecuatorianos y colombianos. En menor medida, bolivianos, rumanos, brasileños y españoles. En el otro bando, los Bloody los 901suelen ir habitualmente juntos. De hecho, los 901es un grupo local que nació en la Chantrea y sus miembros, una vez adquirido cierto prestigio, pasan a formar parte de los Blood.Entre éstos hay subsaharianos, ecuatorianos y brasileños. También españoles.

La operación Corona comenzó a tomar forma a raíz de que en junio la Fiscalía de Menores advirtiera un incremento notable de peleas entre chicos sudamericanos. Algunas habían acabado con lesiones graves. La Policía Municipal y la Policía Foral ya tenían para entonces una radiografía de los grupos que movían por Pamplona y la comarca. Fiscalía pidió esos informes, que también llegaron al Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona. Su titular ha dirigido la operación, que se empezó a fraguar en octubre.

Durante las detenciones se realizaron 16 registros, casi todos de las habitaciones de los arrestados. Seis de ellos dormían con un cuchillo en la mesilla. Y uno, con él entre las sábanas. De los trece barrios de Pamplona, hubo arrestos en nueve. La policía no entró en Mendillorri, Iturrama, Azpilagaña y Echavacoiz. De los 28 detenidos -ninguna chica-, 17 lo fueron en Pamplona. El resto, en Barañáin (8), Ansoáin (2) y Sarriguren (1).

La juez podría volver a tomarles declaración

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona imputa un delito de pertenencia a organización o grupo criminal a los supuestos miembros de las bandas que son mayores de edad. De hecho, y en espera de las acusaciones de la Fiscalía, no se descarta que vuelvan a declarar en los próximos días.

La pertenencia a grupos criminales es un delito castigado con años de cárcel, aunque en un abanico muy amplio, de entre uno y ocho años, en función del papel del detenido dentro de la propia organización, del grado de colaboración con la misma y de si tenían como finalidad cometer delitos graves.

El Código Penal entiende por organización criminal "la agrupación formada por dos o más personas con carácter estable o por tiempo indefinido, que de manera concertada y coordinada se repartan diversas tareas o funciones, con le fin de cometer delitos, así como de llevar a cabo la perpetración reiterada de faltas". En este sentido, Simón Santamaría destacó ayer que los detenidos habían participado en la mayoría de los altercados callejeros graves y peleas con lesiones detectadas en los últimos tiempos en Pamplona y comarca.

Además, añade el Código Penal, "esas penas pueden aumentar si los miembros de estos grupos han cometido delitos contra la vida o la integridad de las personas, la libertad e identidad sexuales o la trata de seres humanos".

La Fiscalía de Menores se encarga de tramitar lo relativo a los 13 detenidos menores.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra