Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
NAVARRA

El paro lleva de nuevo a las aulas a cientos de navarros

  • Cada vez más gente se apunta a pilates, bailes o "spinning" en los polideportivos y centros culturales municipales

0
Actualizada 31/10/2011 a las 01:04
Etiquetas
  • SONSOLES ECHAVARREN . PAMPLONA .

La crisis económica y el paro han vuelto a llenar un año más las aulas de adultos en Navarra. Cada son más las personas que no tienen empleo y aprovechan su tiempo libre para formarse, estar al día y mejorar su formación para volver a encontrar trabajo. Aunque Navarra es la comunidad con la tasa de desempleo más baja de España (el 11,6% frente al 21% de la media nacional), el número de parados alcanza los 36.200. Y muchos de ellos están llenando las clases de idiomas, informática, educación de adultos (Secundaria, Bachillerato...) e incluso los cursos deportivos y culturales. Responsables de los centros educativos y recreativos consultados coinciden en que la matrícula se ha incrementado respecto del curso pasado y que ha cambiado el perfil de los alumnos: cada vez hay más hombres y la edad media ha descendido.

Más de 1.300 personas mayores de 18 años, unas cien más que en 2010, están matriculadas en los niveles de Educación Básica (Primaria y ESO) y 670 cursan Bachillerato en los centros públicos de Pamplona, Tudela, Estella, Alsasua, Tafalla, Sangüesa y San Adrián. Además, otras 1.700 siguen los cursos conocidos como formación personal; enseñanza no reglada de informática, inglés, francés o técnicas de comunicación en estos mismos centros públicos. Y unos 1.250 extranjeros (200 más que el año pasado) van a clases para aprender español.

Estudios, trabajo y cultura

El director del IES Félix Urabayen de Pamplona, Fernando Carbajo, reconoce que en su centro, específico para la formación de adultos, ya hace tres cursos que se aprecia este aumento de los matriculados. "Ha crecido el número de estudiantes que quieren conseguir el título de ESO, el mínimo exigido para acceder a muchos trabajos y para seguir estudiando", insiste. El perfil de los alumnos se mantiene estable. Quienes quieren conseguir el título de ESO son jóvenes entre 25 y 15 años, españoles y extranjeros, que en su día no lo obtuvieron y ahora lo necesitan para encontrar empleo. Pero también hay personas que dejaron los estudios y ahora quieren retomarlos por tener cultura o acceder a titulaciones superiores. En este caso, suelen ser personas entre 35 y 45 años. Más edad tienen quienes estudian la educación inicial (equivalente a la Primaria): la mayoría ronda los 60 años y son mujeres sin formación. "Nunca es tarde para aprender" es el lema del tríptico informativo del centro de educación de adultos José María Iribarren.

Las aulas de los cursos de acceso para mayores de 25 y 45 años de la UNED también se han llenado y superan los 300 alumnos. Se trata de cursos para personas sin titulación que quieren acceder a la enseñanza universitaria. Deben superar varias materias comunes y específicas (un número mayor en el curso de mayores de 25). "Los mayores de 45 son, sobre todo, amas de casa y personas que han trabajado y han tenido que posponer sus estudios. Y ahora están cumpliendo su ilusión. Es gente admirable", confiesa el coordinador de los cursos de acceso de la UNED.

En la Escuela Oficial de Idiomas de Pamplona (EOIP), sin embargo, no se notado tanto el aumento de alumnos en el paro, aunque sí que hay algunos. De hecho, según la directora del centro, la profesora de Alemán Maite Casero, el 7,5% de los inscritos están desempleados. Es decir, unos 300 de los 3.900 matriculados este año. Por el contrario, el 70% de los alumnos tienen trabajo, el 11% son estudiantes, el 3% están jubilados y el 2,4% se dedican a las tareas del hogar. "Se han llenado todos los grupos en los idiomas oficiales (Inglés, Francés, Alemán, Euskera e Italiano)". En los no oficiales (Árabe, Chino, Japonés y Español para extranjeros) el número también es importante.

CHARO PÉREZ SÁNCHEZ ALUMNA DE 38 AÑOS Y PARADA QUE ESTÁ ESTUDIANDO EN BACHILLERATO EN EL IES FÉLIX URABAYEN

"Quiero estudiar para mejorar laboralmente"

Charo Pérez Sánchez dejó los estudios en 8º de EGB con 14 años. Y hace dos, decidió retomarlos. "Estudio por mejorar laboralmente pero sobre todo, por mí. Es muy gratificante", dice esta vecina de Beriáin, de 38 años, casada y con dos niños de 7 y 5 años. Este curso está matriculada en 2º de Bachillerato en el IES Félix Urabayen de Pamplona, después de haber cursado 1º de Bachiller y 3º y 4º de ESO en el mismo centro en los años anteriores. Trabajadora en talleres de corte y confección e industrias textiles, ahora se encuentra en el paro.

¿Por qué ha vuelto a estudiar?

Porque quería mejorar mi formación. Aprovechando que mi hija pequeña empezaba el colegio y que yo estaba en el paro, me decidí hace dos años. En su momento, me conformé con aprender un oficio pero ahora quiero saber más. Tengo curiosidad por saber. Al terminar el Bachiller, me gustaría estudiar un ciclo superior de FP de higienista dental. Trabajé una temporada como ayudante en una clínica dental y me gustó mucho. Tampoco descartó hacer la Selectividad y seguir en la universidad en el futuro.

¿Ha sido difícil retomar los libros y el hábito de estudio?

Lo más complicado es memorizar. Al principio, me ponía muy nerviosa con los exámenes, a mi edad... Pero ahora estoy encantada. Los profesores son fantásticos y los compañeros, también. Me gustan todas las materias, pero sobre todo la Historia, la Biología y las Ciencias de la Tierra.

¿Cómo se organiza?

Con dos niños pequeños y la casa es difícil. Por las mañanas, algunos días voy a clase y los demás, estudio en casa. Por la tarde, tengo que encargarme de mis hijos pero por la noche, vuelvo a estudiar. Mi marido me apoya mucho.

Como usted, ¿tiene compañeros que aprovechan el momento de desempleo para formarse?

Sí, en mi clase hay gente que estudia para formarse y encontrar un trabajo mejor. En el instituto, han aumentado los alumnos.

La matrícula en la UNED sube un 25%

Las aulas de mayores de 25 años de la UNED de Pamplona y Tudela han vuelto a llenarse este año como consecuencia del paro y del interés por ocupar el libre. Más de 300 personas (un número similar al del año pasado y un 25% más que en 2009) se han matriculado en los cursos de acceso para mayores de 25 y 45 años en el centro de Pamplona. Estos cursos posibilitan, una vez superados, acceder a una carrera universitaria a personas sin estudios previos. El director del centro de la UNED de Pamplona, José Luis Martín Nogales, reflexiona sobre la situación. "Hay personas que aprovechan el tiempo de desempleo para formarse y ésa es una decisión admirable. Aunque no todos los que se matriculan en los cursos de acceso lo hacen por este motivo". Algunas personas, añade, se inscriben para "formarse más". "Porque el mercado laboral demanda cada vez gente más preparada". El número de hombres y mujeres es bastante similar, aunque las féminas son mayoría. Entre los alumnos hay españoles, extranjeros, parados, trabajadores, personas sin estudios y otros que los abandonaron en su día y que ahora los quieren retomar.

LAS CLAVES

60 AÑOS Es la edad media de quienes cursan la educación básica. En los niveles más elevados (ESO y Bachiller) suele bajar

1 Educación básica. Hay 1.374alumnos matriculados en este ciclo (100 más que el año anterior); 532 en los niveles I y II (equivalentes a la Educación Primaria) y 842 en el nivel III (que corresponde a la ESO). De este último grupo, 491 van a clases presenciales y 842 estudian a distancia. Se trata de cursos cuatrimestrales, por lo que en un año académico se pueden hacer, por ejemplo, 3º y 4º de ESPA (Educación Secundaria para Personas Adultas).

2 Bachillerato. Están matriculados 670 alumnos (20 más que en 2010): 321 en el nocturno (en los IES Benjamín de Tudela, Plaza de la Cruz y Navarro Villoslada) y 349 en la opción a distancia, en el IES Félix Urabayen.

3 Español para extranjeros. Hay 1.249 alumnos matriculados en esta especialidad dentro de la enseñanza Primaria. Es la modalidad que más ha crecido (200 alumnos, un 16%).

4 Formación personal. Se ofrecen cursos de formación no reglada de informática, inglés, francés, literatura ... a los que asisten 1.682 personas (300 menos que el curso pasado).

5 Hasta 16 horas semanales. El número de horas de clase depende del nivel. Los niveles I y II tienen 8 horas por semana; el nivel III, 16 horas.

6 Centros. La educación se imparte en los centros públicos Félix Urabayen y José María Iribarren (Pamplona), Benjamín de Tudela, Marqués de Villena (Marcilla) y Ega (San Adrián) y los centros de Estella, Tafalla, Alsasua y Sangüesa.

Los inscritos en cursos deportivos o informáticos crecen el 60% en un año

Los polideportivos y centros culturales municipales cada vez están más llenos. Muchos adultos han decidido llenar su tiempo libre, motivado en algunas ocasiones por el paro, apuntándose a clases de pilates, yoga, bailes, pádel o spinnig. Los precios accesibles y la disponibilidad horaria de estos centros públicos ha ayudado a completar todos los grupos y abrir algunos nuevos. El número de matriculados ha crecido alrededor del 60% respecto del curso pasado.

Así lo perciben en el centro cultural de Barañáin. "Hay un aumento general de inscritos. Se ve que la gente llega con más ganas de hacer cosas y de ilusionarse. La crisis nos está cargando y viene bien desconectar y divertirse", apunta la dinamizadora cultural del Ayuntamiento de Barañáin, Ana Díez de Ure Eraúl. En 2010, recuerda, se apuntaron 225 personas y este año, 250 (un aumento del 55%) a bailes caribeños, danzas regionales, sevillanas... Estas clases cuestan unos 150 euros todo el curso, por dos horas semanales. "La gente está apostando con ilusión por los cursos culturales. Este año se han llenado casi todos los grupos, algo que otras veces no ocurría".

Una opinión similar sostiene el responsable del patronato de deportes del Ayuntamiento de Noáin, el técnico Lorenzo Condado. "Casi todas las actividades han salido adelante. Incluso hay gente en listas de espera", recalca. Este año se han inscrito cerca de 1.000 personas cuando el curso pasado rondaron las 700, por lo que se ha registrado un aumento del 42%. "Se ve que cada vez viene más gente. Puede que en algunos casos sea por el paro... Además, los precios son económicos y eso ayuda", insiste. Así, un curso de pilates, aerobic o tonificación oscila entre los 60 y los 170 euros todo el curso (de octubre a mayo) por dos horas a la semana. La diferencia de precio depende de si las personas están empadronadas en el municipio y si son o no abonadas del polideportivo, lo que reduce las cuotas.

En los civivox del Ayuntamiento de Pamplona y otros polideportivos municipales consultados se aprecia también una tendencia similar.

LAS CLAVES

150 euros por bailes de salón. Es el precio que rondan las clases de baile durante todo el curso en los polideportivos y casas de cultura

Desconectar de la crisis. Muchas personas aprovechan los cursillos para "desconectar" de la crisis o llenar el tiempo libro por el paro.

Hombres y mujeres. Aunque siguen predominando las féminas, cada vez hay más hombres inscritos.

"Viene gente cada vez más joven"

Ya no van sólo las amas de casa y los jubilados con tiempo libre. Los cursillos de informática, Internet y correo-electrónico que se organizan por las mañanas cuentan entre sus alumnos cada vez con gente más joven, tanto hombres como mujeres. "Se ve que hay más gente con tiempo libre. Muchos aprovechan un paro o un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) en su empresa para formarse e incluso recuperar su puesto de trabajo o encontrar uno mejor. Viene un perfil de alumnos que antes no asistían", reconoce el técnico municipal de formación, empleo y nuevas tecnologías del Ayuntamiento de Barañáin, Gustavo Urra Pombo. Del curso pasado a este, añade, se un elevado más de un 70% la matrícula en estos cursos. "Se ha pasado de 72 a 125 inscritos", recalca el responsable del Telecentro.

La media de edad de los asistentes oscila entre los 40 y los 60 años. "Pero también se ven personas entre 30 y 35, que antes no venían, sobre todo a los cursos por la mañana. Se ve que hay más hombres que hace unos años, cuando 3 de cada 4 eran mujeres", apunta Urra.

El precio económico de las actividades (entre 6 y 9 euros por cada curso de corta duración) anima a la gente a matricularse. "No son cursos enfocados a la búsqueda de empleo pero sí que pueden ayudar a mejorar la formación de los asistentes".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra