Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
NACIONAL

El Gobierno descarta el acercamiento selectivo de presos de ETA

  • El ministro Camacho asegura que la dirección etarra ha rechazado hasta ahora los beneficios penitenciarios

0
Actualizada 25/10/2011 a las 00:03
Etiquetas
  • MELCHOR SÁIZ-PARDO . COLPISA. MADRID

Alfredo Pérez Rubalcaba lo había dejado casi todo diseñado al milímetro cuando el pasado julio se marchó de Interior, tenía varias hojas de ruta con diferentes posibilidades "graduadas" de "acercamiento selectivo" de presos de ETA como respuesta al "cese definitivo" de la violencia terrorista. Un programa pautado, que llegó a esbozarse en varios documentos de trabajo, que contemplaba diversos escenarios y que no se aplicará porque el Gobierno considera que hacer cualquier movimiento carcelario ahora sería una "hipoteca injusta" al futuro Ejecutivo, que será el que tenga que regular los pasos en las prisiones, si esa es su voluntad.

Eso sí, el Gobierno que salga de las urnas el 20-N heredará ese pormenorizado análisis penitenciario, según informaron fuentes conocedoras del proceso.

Los planes de Rubalcaba, que someramente fueron explicados a José Luis Rodríguez Zapatero, tenían el visto bueno de los técnicos de Instituciones Penitenciarias y ya habían sido asumidos como propios por el nuevo titular de Interior, Antonio Camacho.

Avivar la disidencia

El propio Rubalcaba, que desde su llegada al Gobierno en 2006 había diseñado en persona la política penitenciaria para avivar la disensión dentro del frente de makos, se había encargado también de fijar en persona los posibles escenarios y los movimientos.

Ese programa, no obstante, no suponía en ningún caso el final definitivo de la política de dispersión ni el agrupamiento masivo de presos en centros del País Vasco y Navarra, explicaron estas mismas fuentes. Los expertos de Interior ya habían advertido que creían "poco recomendable" y "muy complejo técnicamente por cuestiones de seguridad" concentrar a todos los reclusos en un puñado reducido de prisiones.

El boceto que no verá la luz se basaba, al menos en sus primeros escalones, en "acercamientos selectivos" a cárceles más próximas a la cornisa cantábrica y en varios casos a centros del País Vasco. Iba a ser un goteo de traslados, "siempre individualizados aunque numerosos", sin que en ningún momento se hiciera un acercamiento masivo de una sola tacada, al estilo del que hizo Jaime Mayor Oreja en 1998, cuando movió más de un centenar de presos de ETA.

Perfil de los beneficiados

Sobre la mesa ya había tres colectivos a los que Interior consideraba como más proclives a beneficiarse de estos movimientos: el grupo de menos de una decena de presos de ETA que tienen enfermedades reconocidas (en la actualidad ya hay once reclusos terroristas en la calle por enfermedades graves sin cumplir su condena); algunos de los 52 reclusos a los que se les ha alargado su condena por la aplicación de la doctrina Parot y que se encuentran en los últimos años de su pena; y, sobre todo, una parte de los 181 internos clasificados ya en régimen ordinario penitenciario por quedarles pocos años de cumplimiento, tener condenas de menos de diez años -miembros de la kale borroka fundamentalmente- o haber mostrado signos de haber roto con la disciplina de la banda.

Los borradores que existen en Interior poco o nada tenían previsto hacer con los presos más radicales, con delitos de sangre y de recientes condenas. Instituciones Penitenciarias tenía la idea de estudiar posibles acercamientos, sin llegar a centros del País Vasco y Navarra, pero siempre al norte de la Comunidad de Madrid.

ETA, obstáculo para los beneficios

Antonio Camacho recordó ayer que la ley sí permite que los presos de ETA puedan acceder a "beneficios penitenciarios", pero la propia organización terrorista ha "impedido" que sus reclusos pudieran gozar de esos los mismos para evitar escisiones y "tener compacto el movimiento interno". El ministro del Interior, en una entrevista en la cadena Ser, insistió en que, tras el anuncio de "cese" de la violencia de ETA, no cabe otra opción que aplicar la normativa vigente. "Hay una ley penitenciaria y lo que hay que hacer es aplicar esa ley y si en el ámbito de los internos de la banda terrorista no se ha aplicado la ley es muchas veces consecuencia de que la propia banda impedía que sus internos accedieran a los beneficios penitenciarios", explicó, antes de felicitarse de que, no obstante el control de la banda sobre sus internos, exista ya un "sector importante de presos que se han dado cuenta de la locura que han cometido y han renunciado a la violencia". Camacho sostuvo que el actual Ejecutivo no va a mover ficha en las cárceles y que deberán ser el "Parlamento y el Gobierno que salgan de las elecciones, y las fuerzas políticas, quienes determinen qué hay que hacer".

Urkullu plantea un adelanto electoral para dar acceso a la izquierda "abertzale"

Derogación de la ley de partidos y puesta en marcha de una política penitenciaria "flexible" que incluya el final de la dispersión de los presos de ETA. Esas fueron las principales propuestas que el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, presentó ayer al lehendakari en la entrevista con la que Patxi López abrió en el palacio de Ajuria Enea la ronda de contactos con todos los partidos y agentes sociales vascos tras el anuncio el jueves del cese definito de la "actividad armada" de ETA.

Urkullu, que el próximo miércoles será recibido en la Moncloa por José Luis Rodríguez Zapatero para tratar también sobre el proceso de liquidación del terrorismo, apostó por una política penitenciaria "dinámica de reinserción", lo que aclaró que no significa indultos indiscriminados porque, según defendió, tampoco se debe caer en "el error de la desmemoria".

El líder nacionalista planteó a López como tercera prioridad que medite la posibilidad de adelantar las elecciones autonómicas, previstas para 2013, para que "todas las expresiones ideológicas" estén representadas en la cámara de Vitoria, en clara alusión a la ausencia de la izquierda abertzale, cuyas listas fueron excluidas en 2009 por los tribunales.

Urkullu advirtió a López de que el decálogo para el final de la violencia que el lehendakari presentó hace apenas un mes en el Parlamento vasco está "superado" tras el anuncio del último comunicado de la banda terrorista. En cambio, apostó por "dar continuidad" a los puntos de la resolución final de la conferencia de San Sebastián porque son más acordes con el nuevo escenario político. La ronda de conversaciones que mantendrá el lehendakaricon todos los partidos para analizar el nuevo escenario sin la violencia de ETA incluirá a Bildu, la coalición que acoge a la izquierda abertzale.

Urkullu, tras el encuentro, no sólo planteó reclamaciones a López sino que también consideró "urgente" que la izquierda abertzale "se comprometa al reconocimiento de las víctimas del terrorismo y de todo el daño causado" en los últimos 50 años por ETA.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra