Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Gestión de equipos

"La diferencia entre bueno y fantástico es la pasión que le ponemos a las cosas"

Patricia Ramírez, psicóloga especializada en la gestión de equipos de alto rendimiento, vincula los valores necesarios para el éxito en el deporte con el mundo empresarial

Patricia Ramírez, psicóloga especializada en la gestión de equipos de alto rendimiento

La piscóloga Patricia Ramírez aconseja a emprendedores y desempleados para enfrentarse a la crisis

1
Actualizada 27/05/2013 a las 09:15
  • Edurne Suberviola
La psicóloga Patricia Ramírez Loeffler, especializada en el ámbito deportivo y en la gestión de equipos de alto rendimiento, ha participado en el Club de Lectura de Diario de Navarra presentando su libro "Autoayúdate. Tu vida es lo que tú decides" y en DN Management no hemos querido perder la oportunidad de preguntarle sobre las semejanzas que existen entre la empresa y el deporte y qué valores se pueden trasladar entre uno y otro mundo.

¿En qué se parece la gestión de equipos de alto rendimiento con la gestión de una empresa?

En una empresa se trabaja en equipo y los mismos valores que afectan a los grupos de alto rendimiento son los que afectan a una empresa, como por ejemplo la capacidad de priorizar un objetivo grupal por encima del objetivo individual o la necesidad de establecer objetivos desafiantes y trabajar con valores como el esfuerzo, la constancia y la perseverancia.

¿Qué tiene que tener un equipo de trabajo para que funcione de la mejor manera posible y obtenga los mejores resultados?
Tiene que estar constituido por gente con talento para ese trabajo. Tiene que haber motivación y un objetivo con el que la gente esté implicada y comprometida. Los componentes del grupo tienen que estar motivados para alcanzar ese objetivo, lo que en el deporte se llama sentir los colores. Y lo que es importantísimo es contar con un líder, una persona que sepa dirigir y que en lugar de subordinados tenga seguidores. Un líder y no un jefe. Se necesita a alguien que establezca esos objetivos desafiantes, que sea un Pigmalión capaz de extraer lo mejor de ti, que mire por el grupo y saque la cara por la gente. Tiene que ser un líder justo, que tenga una buena comunicación, capacidad de organización y que sea un gestor de personas. Si hay empleados que saben realizar su trabajo, motivación, compromiso y un líder que las dirige bien, yo creo que tenemos todos los ingredientes de la receta del éxito.

Como experta en neuropsicología sabe cómo estimular ciertas zonas del cerebro para aumentar los niveles de concentración y facilitar la toma de decisiones. ¿Cómo se pueden trasladar esos conocimientos para mejorar la eficacia de un empresario o un emprendedor?
En la empresa también intervienen factores neuropsicológicos como la atención o la concentración pero lo primero que hay que trabajar en la empresa es conseguir un ambiente en el que la gente pueda pasarlo bien. Es muy difícil que haya eficacia y se tomen decisiones correctas en un clima en el que hay ansiedad y los empleados lo están pasando mal. Tiene que haber un ambiente que permita pensar. En la empresa no solamente estás para picar números en un ordenador o para escribir informes sino también para generar ideas. Pensar, tomar decisiones, ser creativos... son actividades que pertenecen a la neuropsicología.

A la hora de crear equipos de trabajo, ¿qué tipo de personalidades son las que más pueden aportar a un grupo? ¿qué roles son los que no pueden faltar?
Depende del objetivo. Pero un aspecto fundamental es la pasión. La gente tiene que estar apasionada con lo que hace porque la diferencia entre bueno y fantástico es la pasión que le ponemos a las cosas. Si un empresario quiere trabajar con gente maravillosa y que esté implicada, tiene que buscar personas que estén enamoradas de lo que hacen. Y luego, es fundamental el talento, los empleados tienen que saber hacer su trabajo.
También hay dos variables importantes: la motivación y la autonomía. En una empresa tiene que haber gente que sepa hacer lo que le pides pero que, además, tenga motivación para hacerlo. Y por último, es fundamental que sepan trabajar en equipo y para eso tienen que saber priorizar el objetivo grupal por encima del propio, y eso es muy difícil.

¿Además habría que destacar también la importancia de valores como la empatía o el respeto?
Claro, para poder trabajar en equipo hay que saber comunicarse con respeto, tener una mente abierta y flexible y ser empático para comprender y ponerte en el lugar del otro.

¿Las claves para el éxito en los negocios son las mismas que en el deporte o quizás en el deporte entran en juego otros valores como la participación, el juego limpio...?
No, porque en el deporte de alto rendimiento ya no hablamos de juego limpio sino de ganar, de resultados. Y en la empresa también. Lo que importa aquí es cómo llegamos a esos resultados y qué nos hace falta para alcanzarlos. Nos tenemos que concentrar en lo que cada uno sabe hacer y distanciarnos de todo lo que resta: crisis, desempleo, despidos, incertidumbre, concursos de acreedores... Existen técnicas psicológicas que nos permiten poner distancia con todas estas preocupaciones que nosotros no podemos atender porque no están en nuestras manos. En el deporte de alto rendimiento, para ser eficaz tienes que concentrarte en tu juego y abstraerte de lo que son los distractores. De esta forma diriges la atención lo que realmente es importante, a lo que depende de ti: esto, aquí y ahora.


DECÁLOGO DEL EMPRENDEDOR

Con la actual crisis económica y la incertidumbre que estamos viviendo, ¿qué le diría a un emprendedor que se está planteando lanzar un nuevo proyecto y siente un poco de vértigo y miedo ante este reto?
Yo tengo un decálogo de consejos para el emprendimiento, para ayudar a convertir a la gente en emprendedora.
1. Ser valiente. Para eso hay que entender el fracaso como un aprendizaje. De hecho, en las empresas de EEUU, como vayas a una selección de personal y no hables de tus fracasos no te cogen para el puesto.
2. Salir de la zona de confort. Es muy difícil que emprendas y hagas cosas si quieres tenerlo todo seguro, bien atado y no tener incertidumbres. Tienes que convivir con esas emociones.
3. Un pensamiento firme y orientado al éxito. Saber para dónde voy y qué quiero. Yo le digo a la gente: "¿Qué haces pensando en lo que no quieres que ocurra? Olvídate". Hay que concentrarse en lo que quieres que pase porque eso prepara tu cerebro para la ocasión.
4. Creer en la buena suerte. Hay una parte del azar que no está en nuestra mano pero otra sí, que es la que está relacionada con crear oportunidades.
5. Ser optimista. Hay que buscar soluciones. No hay ningún estudio científico que demuestre que a la gente negativa le va mejor en la vida. Al revés sí. La gente optimista encaja la información negativa mejor, tiene un pensamiento más creativo, menos estados emocionales negativos...
6. Saber sufrir. Nadie llega a su objetivo "de rositas". Hay que saltar obstáculos porque esto forma parte del camino.
7. Tener un locus de control interno. Atribuir el éxito y el fracaso a cosas que dependen de ti. Si yo gano, lo hago porque he sido intenso no porque el rival ha sido fácil.
8. Tener una escala de valores y ser coherente con ella, para no ir dando bandazos por la vida.
9. Estabilidad y control emocional. Hay gente que un día está eufórica porque algo le ha salido bien y, al día siguiente, le da una depresión porque ha cometido un error. Estas personas al final se desquician porque no están emocionalmente equilibradas. Es más fácil tener éxito en la vida si eres una persona estable, equilibrada y con paz interior.
10. Ser apasionado y disfrutar con lo que uno hace.

¿Considera que haría falta más psicología en el mundo de la empresa?
Por supuesto, en el mundo en general. La psicología es aplicar el sentido común, ver otras perspectivas, abrir la mente... yo creo que a todos nos ayuda. Pero considero que cada vez se están uniendo más y la figura del coach actual, esa persona que te ayuda en el camino a sacar lo mejor de ti y a conseguir los objetivos, cada vez está más presente en la empresa.

En estos tiempos en los que se están produciendo bajadas de sueldos, EREs, despidos... ¿Qué puede hacer un trabajador que ve que en su entorno está pasando esto para no perder la implicación y la motivación?
Primero no escuchar, porque nunca sabes cuándo te va a tocar a ti. ¿Para qué estamos atendiendo información que no tiene nada que ver con nosotros y que no podemos gestionar? Eso hay que dejarlo en la cuneta. Así que vamos a centrar la atención en lo que suma. ¿Qué haces pensando en lo que no quieres que ocurra? Ponte a hacer lo que tienes que hacer y, llegado el momento, pues ya reaccionarás como haya que hacerlo.

¿Cómo deben gestionar las empresas el miedo y el rechazo al cambio que se está produciendo ahora en las organizaciones?
Lo primero es no jugar con la comunicación interna. Hay que tener mucho cuidado porque se genera mucha incertidumbre. La empresa debe tener unas directrices muy claras para saber qué comunicar y cómo hacerlo para que lo que se comunique sea claro y sincero. Pero para eso hay que tener canales de comunicación en la empresa. Si no comunicas nada estás generando mucha incertidumbre porque das pie a la rumorología. Tiene que haber un comunicado oficial por parte de la dirección, para todo el mundo igual, vía reunión, correo electrónico, Newsletter o como sea, donde simplemente se informe de lo que se pueda informar. Cuanta más información haya, veraz y clara, menos pie se da para que la gente esté inventando y comentando.

En el contexto actual hay un número enorme de parados, ¿qué deben hacer para no perder la motivación y la esperanza de encontrar un trabajo?
Centrar la atención en lo que depende de ellos. Si tú vas a una entrevista de trabajo pensando que el puesto está dado, que hay mucha gente, no tengo nada que hacer... estás pensando en cosas que no puedes controlar, en decisiones que no están bajo tu paraguas. En cambio, aumentan las probabilidades de tener éxito si tú vas pensando en que en la entrevista vas a mostrar tu entusiasmo, a comunicar tu experiencia, a decirle al entrevistador que si al final no te cogen para este puesto que, por favor, te tomen en cuenta para otro... Hay que ir a dar todo lo que tienes, sabiendo que la decisión final no depende de ti. Pero si te muestras seguro y optimista inclinas la balanza a tu favor.

El poder del pensamiento positivo.
Eso es, pero también de la actuación. Porque con pensar no vale, hay que actuar.

La confianza y la actitud positiva son unos de los temas que usted ha trabajado con deportistas, ¿cómo los debe trabajar un empresario?
Trabajar la seguridad es trabajar tu fortaleza, saber dónde está tu talento, no sólo el cognitivo sino también el social. Hay que potenciar desde pequeños nuestras fortalezas, olvidarnos de concepto de humildad con el rasgo más católico para centrar la atención y decir "yo soy bueno en esto". No significa que eres el mejor y los demás son malos sino que consiste en creerte que eres bueno.


  • Alberto
    (25/05/13 10:41)
    #1

    Hay una novela del psicólogo Ricardo Ros en el que se da la Fórmula Matemática del Éxito. Se puede descargar gratis http://www.formuladelexito.com

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual