Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Opinión
opinión

La 4ª Revolución Industrial ya está aquí. ¿Qué hacemos?

VICEDECANO DEL COLEGIO DE INGENIEROS INDUSTRIALES DE NAVARRA

Michel Iturralde, vicedecano del Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra

La 4ª Revolución Industrial ya está aquí. ¿Qué hacemos?

Michel Iturralde, vicedecano del Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra.

Actualizada 16/03/2016 a las 04:59
  • Michel Iturralde
¿Qué se entiende por la 4ª Revolución Industrial? A pesar de que un gran experto en la materia habla de la existencia de 168 formas de definirla, vamos a centrarnos en una de ellas que dice: “actualmente nuestro entorno es digital y globalizado; las empresas deberán adaptarse a él, diseñando productos cada vez más inteligentes y personalizados, produciéndolos en fábricas inteligentes para que sean comprados por clientes cada vez más informados, más exigentes y más mercenarios”.

Todo un reto para nuestras empresas. Y una gran oportunidad. Es ya evidente que nuestro entorno está cada vez más digitalizado y que cada día es mayor el número de personas que utilizan su “asistente digital”, SIRI, que les acompaña en su quehacer diario, lleva su agenda, se ocupa de sus pagos, de la compra de billetes, la reserva de hoteles, el envío de mensajes, de sus aficiones musicales, de abrir puertas y un sinfín de posibilidades que todavía no han hecho más que empezar, pero ya son una realidad de la que hemos de ser conscientes pues aquí está, para bien o para mal.

Las nuevas empresas tendrán que diseñar productos inteligentes que aporten valores añadidos con respecto a los existentes si pretenden enfrentarse sin complejos al nuevo entorno. Los valores de su cultura corporativa deberán basarse en la innovación creativa y diferencial y estar enfocados al nuevo tipo de cliente ya descrito. Las nuevas tecnologías y las herramientas digitales formarán parte de su ADN y tendrán que contar con personas a las habrá que proporcionar una carrera profesional, una formación permanente y un ambiente de trabajo que motive y aliente la creatividad. La responsabilidad social corporativa deberá ser una de sus señas de identidad.

¿Y qué se entiende por producto inteligente? Es aquel al que se le incorpora un sensor digital personalizado que permite seguir la trazabilidad de su proceso, de su vida útil y de su comportamiento. Por ejemplo: un tornillo de alta resistencia al que se le añade un microchip capaz de estar comunicando sus condiciones de esfuerzo. 

¿Dónde se fabricarán esos productos? En las denominadas fábricas inteligentes, cuya característica principal será que los procesos de fabricación estarán gobernados por máquinas (asistentes tecnológicos) que, con inteligencia artificial, serán capaces de recibir millones de datos de la fabricación, elaborarlos y tomar decisiones complejas sobre la organización de la producción en tiempo real. Para ello dispondrán, entre otras, de las siguientes “herramientas”: BIM, programas de diseño, de simulación de procesos y de trazabilidad, procesos automatizados, robots inteligentes y colaborativos, big-data e inteligencia artificial, logística con vehículos autónomos, realidad virtual y aumentada, impresión 3D y aditiva, escáner y visión artificial, seguridad ciberfísica, etc.

En la próxima década (o tal vez antes) los productos se fabricarán prácticamente sin intervención humana; los tractores y las cosechadoras sacaron a los jornaleros del campo y las fábricas inteligentes, querámoslo o no, harán lo mismo con los operarios de las cadenas de producción. Y las empresas que no lo hagan así no podrán competir con las que lo hagan. Lo que actualmente está ocurriendo en importantes fábricas de nuestra Comunidad, con los graves problemas laborales que conlleva, no es más que un síntoma de lo que se avecina. Las fábricas no van a crear muchos puestos de trabajo, pero generarán riqueza. Las empresas industriales y de servicios crearán puestos cualificados de trabajo y, probablemente, mucha riqueza.

Ante los retos expuestos, tendremos que anticiparnos: como Messi, el gran jugador, que intuye la próxima jugada y corre hacia donde va a ir el balón, nuestra industria, que ya intuye el futuro, tiene que empezar a correr hacia él

Las industrias navarras, aunque pequeñas en general, tienen una buena forma física, pero necesitan el entrenador adecuado que las ayude a anticiparse. Ese entrenador pudiera ser el Gobierno de Navarra, con el qhe habrán de colaborar, entre otros, las universidades, los centros tecnológicos y los colegios profesionales. Debe tratar de que los jugadores que tiene jueguen bien y formen un buen equipo.

Es lógico que el Gobierno se tome un tiempo de reflexión sobre la estrategia de la industria navarra antes de saltar al terreno de juego y, desde aquí,, ofrecemos para ello la colaboración del Colegio de Ingenieros Industriales. Convendría concretar pronto el “calendario de juego” por el bien de la industria y de la sociedad navarra.


Michel Iturralde es vicedecano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Navarra (COIINA)

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual