Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

¿Cómo construir un modelo industrial de futuro?

DIRECTOR DEL SECTOR INDUSTRIA DE INYCOM

Óscar Quintana es director del Sector Industria de Inycom

¿Cómo construir un modelo industrial de futuro?

Óscar Quintana es director del Sector Industria de Inycom

Actualizada 16/03/2016 a las 04:59
  • Óscar Quintana
¿Podemos ser como industria los más baratos del mundo? Y aunque pudiéramos serlo, ¿nos interesaría? La respuesta es un doble no, y creo que debemos contestar así a estas preguntas. Entonces nos vemos abocados a enfrentarnos a una cuestión, un gran reto en el que no estamos solos sino que toda la industria occidental nos acompaña: ¿qué modelo competitivo podemos construir que tenga visos de credibilidad y que sea coherente con un desarrollo económico y social que genere el máximo bienestar y riqueza?

Hoy en día hay un consenso absoluto en Europa acerca de cuál es la respuesta, y esta queda ineludiblemente ligada al concepto del valor añadido diferencial que genera la Industria 4.0. Actualmente nos encontramos ante un cliente diferente, un cliente digital, hiperconectado, con movilidad y altamente exigente e informado. El obtener una experiencia positiva de este cliente es imprescindible para nuestra industria.

Conseguirla y ser competitivos en el mercado no es sencillo, nos va a exigir predecir la demanda, ser capaces de realizar especificaciones variables del producto final, su personalización, gestionar contradictorias cantidades a producir, recortar los tiempos de entrega, gestionar el cambiante coste de la mano de obra, el de la energía y el transporte, etc. Las industrias se enfrentan a una disyuntiva radical.

Pero, ¿cómo construir un modelo industrial de futuro? Es necesario transformar nuestra industria e innovar en nuestros procesos y en nuestros productos y negocios.

En esta transformación de nuestra industria, sensores, máquinas, piezas de trabajo y los sistemas de TI son fundamentales y se conectarán a lo largo de la cadena de valor. Estos sistemas conectados pueden interactuar entre sí mediante protocolos basados en estándares de Internet y analizar los datos para predecir el éxito o el fracaso y adaptarse a los cambios. Será posible reunir y analizar datos a través de las máquinas, lo que permitirá procesos más rápidos, más flexibles y más eficientes para producir bienes de mayor calidad a costos más reducidos.

La industria puede, y debe, valerse de los avances en la tecnología y sus aplicaciones e implantarlos con inteligencia, sobre todo, si queremos seguir en el mercado el día de mañana. Algunos de ellos, han marcado ya un punto de inflexión en la forma que tenemos de concebir y optimizar los modelos y procesos productivos, y han abierto definitivamente las puertas a la cuarta revolución industrial.

Un ejemplo claro de esta realidad, cada vez más presente, es la nueva robótica interconectada. Hace tiempo que se utilizan robots en el proceso industrial, pero estos tendrán mayores capacidades y estarán interconectados entre sí disponiendo de una mayor capacidad de cooperación con el ser humano, fundamental en esta revolución, pudiéndose ajustar acciones entre sí.

Otros ejemplos son la fabricación aditiva, utilizada sobre todo para crear prototipos, pero que en breve ofrecerá ventajas en diseños ligeros o complejos o en la descentralización de sistemas de producción; o la realidad aumentada, que proporcionará a los trabajadores la información necesaria, y en tiempo real, para mejorar la toma de decisiones y los procedimientos de trabajo; así como los sistemas de información sobre el proceso, que permiten el control de las variables claves de producción y su visualización.

Algunos aspectos de estos avances tecnológicos afectan a la innovación en producto siendo fundamental la incorporación del Internet de las Cosas y el Big Data a nuestras industrias. Con el Internet Industrial de las Cosas, los productos se enriquecerán con la sensorística y se conectarán utilizando tecnologías estándar. Esto permitirá comunicarse e interactuar con los sistemas de control según sea necesario. En un contexto global, la recolección de datos desde diferentes fuentes, su elaboración y presentación para su análisis será fundamental para la toma de decisiones en tiempo real.

Y por último, una de las incorporaciones clave para toda Smart Factory será la seguridad industrial cibernética. Con el aumento de la conectividad y el uso de protocolos de comunicación estándar que conlleva la Industria 4.0, es fundamental proteger los sistemas industriales y las líneas de fabricación. Debemos conocer los riesgos, concienciarnos de los mismos y construir una plataforma segura que tendremos que gestionar adecuadamente.

No obstante, tengamos una cuestión muy clara: no estamos hablando únicamente de tecnología ni de sistemas organizativos, sino de modelo competitivo de futuro, en el cual las soluciones de Tecnologías de la Información son la base de esa construcción competitiva.


Óscar Quintana es director del Sector Industria de Inycom

 

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual