Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Opinión
opinión

Cómo el factor humano impulsa la innovación

PROFESOR DE EMPRENDIMIENTO, CREATIVIDAD Y EQUIPOS DE INNOVACIÓN INTERDISCIPLINARIOS

2
Actualizada 15/09/2015 a las 08:45
Etiquetas
  • Pere Juárez
“Ardiendo de curiosidad, se puso a correr tras el conejo de la pradera… Un momento más tarde se metía también en la madriguera…”, Lewis Carroll - Alicia en el País de las Maravillas.

Esta historia siempre ha ejercido sobre mí una fascinante atracción, y releyéndola ahora que se cumplen 150 años de su aparición, reflexiono sobre un comentario acerca de la traducción de su título: traducida como País de las Maravillas, wonder también significa duda y pregunta, y land, tierra. ¿Territorio de preguntas?

De igual modo, la innovación, está llena de preguntas y, al igual que la vida, es impredecible. Y curiosamente, al mismo tiempo, la Humanidad siempre se ha servido de la innovación para mejorar nuestra vida. Cuando Alicia se introduce en la madriguera del conejo, irá más allá de las convenciones victorianas y se sumergerá en una realidad totalmente incierta e imposible. La curiosidad y nuevas maneras de pensar son fundamentales para el progreso social y el crecimiento económico. Ese impulso es el mismo que nos ha llevado desde el descubrimiento del fuego a la electricidad, a Internet y más allá.

El Global Innovation Index 2014, publicado por la Johson Cornell University , centra toda su atención en el factor humano como principal tractor de la innovación de las organizaciones, y atendiendo a los resultados mostrados en el primer estudio de la Cultura de la Innovación en España presentado esta pasado mes de abril por la AEC - Asociación Española para la Calidad, se evidencia que en nuestras organizaciones el factor humano es todavía muy frágil. En dicho estudio se plasma que los empleados españoles se consideran creativos e innovadores pero este potencial parece no transformarse en innovaciones. ¿No será que no acabamos de meter la cabeza en la madriguera del conejo? Creo firmemente que aún se predica más que se practica.

Mi experiencia como docente y como tutor de proyectos de innovación es que no sólo hay que dotar de conocimientos, métodos y herramientas al “innovador/emprendedor”, sino que además hay que ayudarle a potenciar sus competencias y actitudes en la materia, facilitándoles la aplicabilidad de tales elementos en situaciones lo más parecidas a las que se encontrarán en el mundo real. Aquí es donde métodos como PBL -Project Based Learning - contribuyen a cambiar modelos educativos en la búsqueda de la aplicabilidad de los conocimientos adquiridos. Y la mejor manera de conseguirlo es facilitando el desarrollo de un entorno de trabajo donde prime la cooperación entre las personas.

“… Oh, eso no lo puedes evitar - repuso el Gato - . Aquí estamos todos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca”.

El Gato de Cheshire explica a Alicia que la locura es la característica principal de los habitantes del País de las Maravillas. Pero no hay que olvidar que es un país fabricado desde la imaginación. Soñando la misma Alicia, o en nuestro caso nuestro innovador/emprendedor, éste se modela.

En innovación, una buena práctica que se ha extendido en todo tipo de organizaciones de todo el mundo es la llamada Innovación Abierta, que fue planteada por primera vez hace ya unos años por Henry Chesbrough, profesor de la Haas School of Business de la Universidad de Berkeley .Desde la Innovación Abierta se afirma que es ineficiente encerrar el proceso innovador dentro de las fronteras de la organización, que las oportunidades pueden estar fuera y que el campo de juego de la innovación es global. Vuelve a aparecer el reto de la cooperación como condición necesaria para innovar.

Es como si Alicia modelara su sueño con los sueños de muchos otros que igual que ella se atrevieron a dar el paso de entrar en la madriguera del conejo. En otras palabras, me estoy refiriendo a la “hibridación” de la innovación; donde teniendo curiosidad, manteniéndose alerta, adaptándose a cada momento y tratando a la gente con respeto en un entorno de trabajo cooperativo, en absoluto competitivo, pueda potenciarse la comunicación, colaboración y coordinación entre todos, pues a la fin la cultura y la trayectoria vital de cada uno de nosotros determina cómo interpretamos y cómo reaccionamos.

No tengo ninguna duda de que avanzar por dicha senda, desarrollando proyectos de innovación con equipos interculturales e intergeneracionales que aporten experiencias de relación y cooperación entre personas de diferentes culturas y edades, ayudará a desbloquear esta situación en las organizaciones, al tiempo que la transmisión de conocimientos y competencias, y también de valores, posibilitan el enriquecimiento personal y la cohesión del grupo.


Pere Juárez Vives es profesor de Emprendimiento, Creatividad y Equipos de Innovación Interdisciplinarios (Universidad de Barcelona) y uno de los ponentes de la Pamplona Innovaction Week.


  • LORENTE ANDÍA
    (08/10/15 16:17)
    #2

    Las empresas necesitan invertir en innovación ante las nuevas necesidades de sus clientes fruto de la crisis económica. Deben poner en practica planes de estrategia y apertura a nuevos mercados que son vitales para posicionar una marca en la actual coyuntura en que nos encontramos. Ante estos cambios, hay que adoptar medidas imaginativas y resolutivas que conlleven nuevas políticas corporativas. Hay que invertir en los departamentos de marketing y analizar mediante estudios de mercado la segmentación adecuada en la búsqueda de nuevos yacimientos y oportunidades de negocio. Es necesaria una profesionalización de los equipos de ventas. Es de obligado cumplimiento mejorar los servicios de atención al cliente y su eficiencia operativa. Aprovechar al máximo el capital humano de la empresa y la implicación de la dirección que posibilite la calidad laboral y las sinergias en el desarrollo de sus objetivos y metas en la mejor disposición para afrontar ante sus competidores su posicionamiento en el mercado. Los departamentos de marketing y ventas deben complementarse y estar en una sincronización total como aportación de valor añadido a nuestras soluciones comerciales. La diferenciación ante la competencia es convertir sus necesidades en beneficios a través de nuestras actuaciones comerciales. La clave de la venta no está en vender sino en convencer. De nosotros depende el fracaso o el éxito comercial.

    Responder

  • María Beúnza
    (10/09/15 16:39)
    #1

    Muy acertado!  Las cosas las hacen las personas :-) y a innovar se aprende innovando. Le gustará saber a Pere Juarez que el primer estudio sobre cultura de innovación y perfiles intraemprendedores se llevó a cabo aquí en Navarra y en este mismo medio, podrá conocer los resultados y las buenas prácticas que se publicaron allá por Febrero. Bienvenidos los artículos que ponen foco en las actitudes y los comportamientos.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual