Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

La ecoinnovación como herramienta para la competitividad

PROCESO DE DESARROLLO DE NEGOCIO DE SOLVENTIA ASESORES

Javier Aguirre, de Solventia Asesores

La ecoinnovación como herramienta para la competitividad

Javier Aguirre, de Solventia Asesores

Cedida
0
Actualizada 03/04/2014 a las 10:34
  • Javier Aguirre
No cabe duda de que con los tiempos que corren, con un mercado muy contraído y en ocasiones con márgenes reducidos, la competitividad de una organización debe ser parte de su ADN y una condición indispensable.

A nivel micro o de empresa, la competitividad se entiende como la habilidad de una empresa para crecer en tamaño, cuota de mercado y rentabilidad.

En la teoría económica tradicional, los costes de producción determinan la competitividad a nivel de compañía, pero estudios recientes señalan como elementos fundamentales de la competitividad otros factores que marcan la capacidad de una empresa para alcanzar y mantener una posición ventajosa frente a cambios tecnológicos, económicos y sociales.

Entre estos adquieren una especial relevancia las características de los recursos humanos (por ejemplo, las habilidades y la motivación); factores técnicos, como las capacidades de I+D y la habilidad para adaptar y usar tecnologías; y factores de gestión y organizativos, tanto internos como de relación con agentes externos (clientes, proveedores, organismos privados y públicos de investigación, otras compañías, etc.).

Si profundizamos en el concepto de ecoinnovación, veremos que es claramente otro de los elementos clave que confiere competitividad a una organización. En su esencia, la ecoinnovación trata de crear modelos de negocio (y añadiría su adaptación) que sean competitivos pero respetando el medio ambiente y reduciendo el consumo de los recursos en el desarrollo de los productos y servicios ( según la definición de EIO and CfSD (2013) Eco-innovate! A guide to eco-innovation for SMEs and business coaches).

Adopta la perspectiva del ciclo de vida completo y, además, en lugar de centrarse sólo en el medio ambiente, tiene en cuenta todas las etapas individuales del ciclo de vida. Abarca la reducción de los impactos ambientales de los productos desde su diseño, fabricación, utilización, reutilización y reciclaje.

Podríamos enumerar multitud de ejemplos concretos de actuaciones que enmarcaríamos en este concepto, pero no es el objeto de este artículo.

A grandes rasgos, se podría establecer una clasificación en función del que recibe las actuaciones/mejoras de este tipo de innovación. Así pues, distinguiríamos entre actuaciones que impulsan a una organización hacia la ecoinnovación enfocadas a mejoras del producto, mejoras en la empresa y mejoras en la experiencia de usuario o cliente del producto.

Algunos ejemplos podrías ser; la optimización de las prestaciones del producto, la mejora de la eficiencia del proceso de fabricación, el menor riesgo de obsolescencia tecnológica al estar mejorado tecnológicamente, o la mejora de la imagen de la empresa a través de la relación con los clientes, proveedores, autoridades, empleados y del posicionamiento en el mercado.

En conclusión, podríamos decir que la ecoinnovación es un concepto relativamente nuevo pero que no cabe duda de que las actuaciones enmarcadas en dicho aspecto son bien conocidas, de carácter diferenciador y orientadas siempre a una mejora de la competitividad, lo que facilitará que cualquier organización pueda crecer en tamaño, cuota de mercado y/o rentabilidad.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual