Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

La gestión de la propiedad intelectual en la innovación abierta

GERENTE DE CLARKE, MODET & CO EN PAMPLONA

0
Actualizada 27/02/2014 a las 12:14
  • FELIPE FERNÁNDEZ
Las estrategias de innovación abierta nos conducen a nuevos modelos de negocio en los que la principal moneda de cambio es el conocimiento y las relaciones entre los partícipes giran en torno a operaciones de transferencia de tecnología.

La innovación abierta, como estrategia que persigue un aprovechamiento integral de los recursos disponibles dentro y fuera de nuestra empresa para poder crear y llevar antes al mercado nuevas o mejoradas tecnologías y productos, precisa de una gestión ágil y suficientemente flexible de la propiedad intelectual inherente a todo conocimiento útil, surja éste internamente o proceda de fuentes externas.

Innovar de un modo abierto supone compartir (transmitir o adquirir) conocimiento y que dicho conocimiento sólo puede utilizarse pacíficamente si junto a él se transfieren los derechos de propiedad intelectual que le son inherentes. Por tanto, la gestión de tales derechos se convierte en un factor esencial del que podría depender incluso el propio nacimiento y posterior desarrollo del proyecto.

Contrariamente al modelo de negocio tradicional, en que las empresas se afanan en poseer y controlar las claves del talento y el conocimiento como fórmula para liderar los mercados, y que en consecuencia contemplan los derechos de propiedad intelectual como simples herramientas de defensa, la innovación abierta propone interconectar el talento y el conocimiento que se halla tan ampliamente disperso en la actual economía global y elevar la propiedad intelectual a la categoría de activo patrimonial negociable y generador de valor, que en definitiva es su auténtica función como parte del acervo empresarial.

Bajo este nuevo escenario de ofrecimiento e intercambio, de puesta en común, las condiciones de uso de la propiedad intelectual sobre el conocimiento propio y ajeno no deberían dejarse al amparo exclusivo de la ley, pues ésta tan solo alcanzará a proscribir y sancionar usos o conductas ilegítimas contrarias a la voluntad de los partícipes.

Las condiciones de uso de los derechos de propiedad intelectual deben ser convenidas por los mismos participantes mediante la fijación de unas previas reglas de juego: acuerdos y contratos cuya eficacia dependerá de que logren regular con acierto cuestiones vitales para la integridad de los derechos de las partes tales como: el deber recíproco de confidencialidad, la política de divulgación, los derechos de acceso sobre el conocimiento aportado o la atribución de titularidad de los derechos de propiedad intelectual sobre los posibles resultados, que será finalmente en lo que vaya a concretarse el mayor de los distintos intereses económicos en juego.

En definitiva, la gestión de la propiedad intelectual a lo largo de las distintas fases de este proceso innovador de naturaleza abierta resulta imprescindible para no comprometer su buena marcha y salvaguardar las mutuas expectativas. Innovación abierta, sí, pero segura.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual