Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

Calidad y excelencia: nuestro futuro

CONSEJERA DE ECONOMÍA, HACIENDA, INDUSTRIA Y EMPLEO

La vicepresidenta del Ejecutivo, Lourdes Goicoechea y Juan Luis Sánchez de Muniáin, tras una sesión de Gobierno

La vicepresidenta del Ejecutivo, Lourdes Goicoechea y Juan Luis Sánchez de Muniáin, tras una sesión de Gobierno

DN
0
Actualizada 23/01/2014 a las 17:59
  • Lourdes Goicoechea
Ahora que vislumbramos algunos signos de recuperación a esta larga y profunda crisis, es necesario que hagamos hincapié en las fortalezas que tiene la economía navarra. Mantener nuestro nivel y mejorarlo en las áreas en las que hasta ahora hemos destacado, sin duda, nos ayudará a salir de esta situación.

Y lo cierto es que en Navarra podemos hablar de calidad en diversas áreas. Tenemos un sector industrial desarrollado e innovador. Incluso en estos años la inversión en I+D que ha realizado el capital privado ha sido sensiblemente superior a la que se ha producido en otras zonas de nuestro país. Nuestros empresarios han comprendido que la crisis endurecía las condiciones del mercado, y por eso han decidido acudir con la mejor garantía posible: productos y servicios renovados, acordes con las necesidades actuales y adaptados a las condiciones que exigen los clientes.

No solo el sector industrial ha experimentado este importante proceso de transformación. En nuestra Comunidad han sido muchos los responsables de organizaciones públicas y privadas de todos los ámbitos los que se han dado cuenta de que, con la crisis, era más necesario que nunca apostar por la mejora continua como medida de supervivencia.

Todo esto tiene un nombre: excelencia. Un término que tal vez ha sido usado de manera demasiado gratuita en los últimos años. Le ha pasado como a otros tantos conceptos que, de tan repetidos, hemos olvidado su significado y la verdadera implicación de ponerlos en práctica.

Trabajar por la excelencia es un reto muy serio. Seguramente el mayor al que se enfrenta una organización. Hablamos de un proceso continuo que obliga a las empresas y a las organizaciones a revisar constantemente sus acciones. La excelencia no es un objetivo. Es una actitud que además es positivamente percibida por los miembros de la organización que la implementa y por las personas a las que se dirige.

Es decir, una empresa implicada en procesos de excelencia no debería tener suficiente con hacer un buen producto. Debería trabajar por hacer el mejor producto posible para el público al que se dirige. Y la competencia es tan amplia y dinámica que, una vez conseguido este objetivo, habría que empezar un constante proceso de revisión para poder mantener la calidad.

En Navarra la búsqueda de la excelencia es un reto al que se ha hecho frente desde hace años. Estamos entre las comunidades más dinámicas y que más procesos de calidad tienen en activo. Esta acción tractora nos ha convertido en una referencia estatal y en un ejemplo a seguir para las comunidades de nuestro entorno.

Esta posición destacada debe ser un motivo de orgullo para todos. Especialmente porque la excelencia depende casi únicamente del trabajo de las personas. Y en Navarra es cierto que contamos con directivos, técnicos y trabajadores de base verdaderamente comprometidos.

El resultado de este trabajo lo vemos cada año, por ejemplo, en la entrega del Premio Navarro a la Excelencia. Un galardón al que cada año optan las organizaciones públicas y privadas que han puesto en marcha prácticas de mejora continua.

Tenemos que seguir siendo buenos en las áreas en las que destacamos. Y así se está haciendo, como demuestran los datos. A la próxima edición del Premio Navarro a la Excelencia concurrirán más de una treintena de empresas. Una cifra superior a la de cualquiera de las ediciones anteriormente celebradas. Un hecho que demuestra el verdadero interés de las organizaciones que operan en Navarra en la búsqueda de la excelencia.

El objetivo del Gobierno de Navarra es colaborar en la búsqueda de la excelencia y favorecer una atmósfera que promueva el intercambio de ideas y conocimientos. Con esta intención, la Fundación Navarra para la Excelencia ha impulsado el proyecto Aristeias, que en estos días está celebrando sesiones de trabajo sobre diferentes áreas (Educación, Cultura, Sanidad, Cooperación al desarrollo, Entidades Sociales, Empresas, Administración Pública y Local). Con Aristeias se pretende crear redes de intercambio de conocimiento. Lugares ? virtuales, pero también físicos ? en los que las personas que integran las organizaciones que tienden a la excelencia puedan intercambiar buenas prácticas.

Estoy convencida de que Aristeias puede ser el caldo de cultivo de algo mucho más grande. Un cambio que afecte no solo a las empresas, organizaciones e instituciones, sino a la sociedad entera. Enhorabuena por el proyecto.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra