Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

Norte y sur

Subdirectora del programa Economics, Leadership & Governance en la Faculta de Ciencias Económicas y Empresariales

0
Actualizada 12/02/2013 a las 09:10
  • Isabel Rodríguez-Tejedo
Por una vez, en lugar de hablar de lo mal que estamos (y no todo es malo), quisiera hablar de lo mal que estamos ?en comparación?. Aunque de niños nos enseñaron que es de mala educación compararse con el de al lado, en este caso las diferencias son importantes y merece la pena resaltarlas. Hablo de las diferencias con nuestros vecinos, socios no sólo en el Euro o en la UE, también en lo comercial, lo social y lo histórico.

La Comisión Europea ha publicado hace pocos días un informe sobre el desarrollo social y la evolución del empleo en Europa en el último año en el que, en primer lugar (literalmente hablo de la primera frase del prólogo), se reconoce que 2012 fue un año pésimo para Europa. Si fuera sólo por eso, no merecería la pena ni comentar los resultados. Lo interesante del estudio es que permite hacer una lectura sobre polarización entre estados. Es decir, aunque las consecuencias directas de la crisis sean malas en toda la Unión, hay un grupo de países en el que están siendo marcadamente peores. En algunos casos (como el de España) se observa que los grupos que ya se encontraban en situación de riesgo están saliendo peor parados, y sus perspectivas de largo plazo están empeorando más rápidamente que las de la media.

En lo geográfico, es claro que la brecha que existía entre Norte y Sur (y que durante los años de bonanza habíamos cerrado en parte) vuelve a abrirse, y con mucha fuerza. La descorazonadora evolución de la tasa de paro es peor de lo que las caídas en producción sugerirían, probablemente debido al efecto desproporcional que la crisis ha tenido entre el trabajo menos productivo.

España tiene el dudoso honor de ser señalada de manera especial como país con grandes problemas de desempleo de larga duración y una trampa de la pobreza en crecimiento. Dos datos son especialmente significativos en términos de desempleo. Primero, más del 20% de los parados de larga duración son españoles, a pesar de que España aporta sólo el 10% de la población activa en Europa. Otro aspecto dentro del desempleo resulta particularmente preocupante, y es que la tasa de paro juvenil española supera con creces la del resto de países.

Unido a las escasas posibilidades que se observan en nuestro país para la transición del empleo inestable al estable, la situación para los más jóvenes se presenta como una de las más preocupantes de nuestro entorno. Además, se estima que la recuperación económica (cuando llegue) no será suficiente para recuperar los niveles de empleo, debido al desajuste de habilidades y conocimientos en el mercado de trabajo, que probablemente sea mayor en los sectores más desfavorecidos de la población.

La triste conclusión es que en aspectos tan importantes como empleo y pobreza, España se está quedando atrás. Es muy probable que haya patrones similares dentro de nuestro país, que respondan tanto a divisiones geográficas como socio-económicas y, si es así, quizá sea el momento de plantearnos si la respuesta social y de política económica debe ser sensible a estas diferencias, tanto a escala europea como dentro de nuestras fronteras.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual