Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TECHNIDRONE

Drones para empresas, una eficaz herramienta por descubrir

"Esta tecnología tiene múltiples aplicaciones en los sectores industrial, agroalimentario y energético, y ayuda a las empresas a tomar decisiones", apunta Alain Zabalegui, responsable del Área Técnica de Technidrone.

Alain Zabalegui, responsable del Área Técnica de Technidrone.

Drones para empresas, una eficaz herramienta por descubrir

Alain Zabalegui, responsable del Área Técnica de Technidrone.

Actualizada 11/02/2016 a las 20:43
  • Edurne Suberviola. Pamplona
La pasión de Alain Zabalegui por los drones comenzó muchos años atrás. Tiene el origen en su afición por los helicópteros y por desmontar pequeños aparatos para ver cómo eran sus “tripas”. Hace diez años, cuando apenas se sabía lo que era un dron, descubrió que en Estados Unidos había gente que montaba cámaras de vídeo en aparatos que volaban y eso le fascinó. Así que no paró de investigar hasta conseguirlo él mismo.

 

ALAIN ZABALEGUI

  • Puesto
    Fundador y responsable del Área Técnica de Technidrone
  • ​Fecha de nacimiento
    10/09/1986
  • Formación
    FP de Automoción
  • Trayectoria profesional
    Fundador de Technidrone en mayo de 2014 y responsable del Área Técnica.
  •     
Por entonces “era muy complicado hacer volar un dron, porque se compraba por piezas en Estados Unidos y China, había que montarlo, programarlo y hacer que volara", explica Zabalegui, “no es como ahora que se pueden comprar fácilmente por Internet o en grandes superficies comerciales y sólo hay que pilotarlos”.

Poco a poco, movido por una inagotable curiosidad que aún hoy le lleva a querer saber cómo funciona todo, fue probando y trasteando por su cuenta, fallando y aprendiendo cuando las cosas no le salían bien, hasta que logró acoplar una cámara a un dron y que volara. “Aquello fue la bomba”, describe hoy, todavía con un brillo de ilusión en los ojos. Probablemente fue ese el germen de las ideas que vinieron después y que, tras un proyecto emprendedor fallido, se convirtieron en Technidrone, una joven empresa navarra dedicada a la fabricación de drones a medida, que también desarrolla servicios vinculados a esta tecnología.

Zabalegui y su socia Ester Iriarte fundaron Technidrone en mayo de 2014 y, un mes después, fueron seleccionados para formar parte del programa Impulso Emprendedor de CEIN, con la mentorización del Grupo Correos. En menos de dos años, ya han conseguido clientes como la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Ferrovial o la Universidad Pública de Navarra (UPNA) y son pioneros en España en el uso de la termografía para estudios medioambientales en ríos.

Recientemente, han superado la primera fase de Instrumento Pyme del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea y han recibido una dotación económica de 50.000 euros para afrontar la segunda fase con el proyecto Thermidrone, que investiga la búsqueda de nuevas metodologías para el control y la eficiencia energética de edificios mediante el uso de drones y diferentes sensores. Este importante espaldarazo les va a permitir ampliar plantilla a lo largo de este año.

Las aplicaciones que tienen los RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems), que es la palabra correcta para referirse a los drones, aunque esta última es la más utilizada coloquialmente, son numerosas: inspección de infraestructuras, geomática, termografía, topografía, agricultura de precisión, modelado 3D, fotografía aérea, grabación audiovisual… “En función a las necesidades de cada proyecto, podemos acoplar al dron diferentes sensores como cámaras de vídeo, fotográficas, sensores térmicos o cámaras multiespectrales. Esto lo convierte en una herramienta de gran utilidad para diferentes sectores como el industrial, agroalimentario y energético”, explica Alain Zabalegui, responsable del Área Técnica de Technidrone.

Para dar a conocer esta tecnología y sus aplicaciones profesionales, Technidrone organiza el próximo 19 de febrero la jornada “Drones, un futuro muy actual”. Se desarrollará en CEIN y contará con intervenciones de varias empresas y entidades que hablarán de casos reales de éxito en los que el uso de estos aparatos ha mejorado el proceso de toma de decisiones.

¿Con qué objetivo han planificado este evento?

Se trata de una jornada informativa en la que queremos mostrar las múltiples aplicaciones que tienen los drones, porque todo el mundo conoce este tipo de aparatos pero, más allá de la filmación y la fotografía aérea, apenas se sabe del uso industrial que ya están realizando. El acto ha despertado bastante interés y varias compañías importantes de Navarra ya se han apuntado. Es una oportunidad para abrir el mercado a profesionales del sector, a personas que quieran dedicarse a ello y, sobre todo, a empresas para que descubran cómo se está aplicando ya esta tecnología y vean cómo ayuda a tomar decisiones, que pueden suponer un ahorro económico, nuevas líneas de negocio o una mayor calidad de los datos.

¿Qué temáticas se van a abordar en este encuentro?

No vamos a hablar de los tipos de drones que existen y sus características sino de cómo pueden ayudar a las empresas en sus decisiones. Se van a tratar diferentes temas y contaremos con varios expertos para abordarlos desde distintos puntos de vista. Por ejemplo, para hablar de los aspectos regulatorios contaremos con la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, que es la máxima competencia sobre el espacio aéreo y la entidad que está regulando e imponiendo las sanciones. También participarán empresas punteras como Gamesa o ACS que nos contarán las aplicaciones técnicas que ellos dan a los drones como en la inspección de parques eólicos e infraestructuras, o el Instituto de FP Bidasoa, que ha sido precursor en la implantación de estos sistemas en la enseñanza de la Formación Profesional.

¿Hace falta una nueva legislación para regular mejor el uso de los drones? ¿va la ley más lenta de lo que necesita el sector?

Sí, siempre la industria va por delante y tirando un poco de las orejas a la regulación porque hay muchas aplicaciones que no se pueden realizar por las restricciones. Ocurre con el vuelo en entornos urbanos. No quiero que se abra el espacio aéreo para todos los aparatos pero sí que con un plan de seguridad y ciertos controles se puedan ejecutar trabajos en ciudad, ya que es un campo importante, sobre todo a la hora de realizar proyectos de mediciones de eficiencia energética de edificios mediante un dron y una cámara termográfica.

¿Qué diferencia los aparatos que fabrica Technidrone de los de la competencia?

Son drones muy optimizados, especialmente en tiempos de vuelo, y duplicamos por norma general los minutos que ofrecen los drones comerciales. Por otra parte, se trata de aparatos técnicos profesionales, están preparados para la incorporación de sensores de cualquier tipo (cámaras termográficas, sensores multiespectrales, cámaras de vídeo, de fotografía…) con una fácil integración. Lo difícil no es sujetar el sensor al dron sino su integración electrónica para que se pueda monitorizar de manera remota. De esta forma, podemos ver en tiempo real los datos que está tomando el dron durante su vuelo.

Como somos fabricantes, realizamos aquí todo el desarrollo del dron por lo que podemos adaptarlo a las necesidades y especificaciones técnicas que nos piden los clientes. Esto nos permite realizar todo la fabricación a medida, no es un producto comercial que te limita su uso sino que tenemos los medios para poder ejecutar lo que sea necesario. El cliente tiene que pensar cómo le puede ayudar y qué le va a aportar un dron, y nosotros nos encargamos de conseguir que lo haga. Para eso trabajamos con programas de diseño industrial, sistemas de mecanizado, impresoras 3D y materiales muy innovadores.

 



¿Cuánto cuesta uno de estos drones?

Entre 10.000 y 12.000 euros e incluyen en el precio las aplicaciones que el cliente nos ha demandado y una pequeña formación para que aprenda a usarlo y pueda empezar a trabajar en áreas como la termografía, topografía, la elaboración de mapas, mapas en 3D… Sus homogéneos a nivel industrial cuestan más de 30.000 euros. Y por otro lado realizamos también un servicio de análisis e interpretación de los datos que captura el dron. Disponemos de técnicos que analizan los datos obtenidos y de ellos se extraen los informes y las conclusiones que se entregan al cliente.

¿Cuáles son sus clientes más importantes?

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Ferrovial, Correos, la Universidad Pública de Navarra (UPNA), la Asociación de la Industria Navarra (AIN), el Instituto FPS Bidasoa y también hemos realizado otros trabajos más pequeños para diferentes entidades privadas. Además, colaboramos con Tracasa (vamos a trabajar conjuntamente en el proyecto europeo Copernicus), INTIA, CENER y el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de la UPNA.

¿Qué tipos de proyectos han realizado para ellos?

Para Ferrovial hemos ejecutado varios trabajos de revisión de infraestructuras como un puente en Zaragoza y diversos vertederos. Para la CHE realizamos el año pasado un estudio de impacto ambiental de vertidos térmicos y ahora estamos ejecutando la segunda fase de este proyecto monitorizando esos vertidos controlados. Captamos la temperatura de los vertidos al río en diferentes puntos del cauce y con esos datos creamos una imagen térmica que permite consultar en pantalla la temperatura en cada tramo. Somos pioneros en España en el uso de la termografía para estudios medioambientales en ríos. En una jornada de trabajo en el río nuestro dron puede cubrir 24 kilómetros de cauce realizando fotos cada x segundos.

Para Correos, hemos realizado un trabajo de eficiencia energética, cuantificando las pérdidas energéticas que tiene un edificio a través sus cubiertas y elaborando junto a un gabinete de ingeniería medioambiental un plan estratégico de actuación.

¿Qué otras aplicaciones tienen sus drones para la topografía o agricultura?

En topografía se trabaja mucho con imágenes de satélite o de ortofotografía, que están tomadas por aviones tripulados desde mucha altura, tienen una determinada resolución y un coste muy alto. En cambio, nosotros logramos que los mapas que realizamos, al estar fotografiados desde una cota mucho más baja, tengan una resolución diez veces mayor que cualquier otro sistema de captura de datos como Sitna u otros similares.

En trabajos de agricultura de precisión y topografía somos capaces de escanear hasta 100 hectáreas. Con una cámara térmica detectamos el estrés hídrico, zonas en las que la irrigación no se está haciendo de una manera homogénea y, según qué patologías de los cultivos, hasta ver si tienen una plaga. Y con una cámara multiespectral podemos analizar el vigor vegetativo y si la totalidad del cultivo de una parcela está creciendo correctamente o no, cuantificar daños, estimar mapas de dosis de fertilizante…

¿Estos proyectos los realizan con cooperativas agrícolas o directamente con el agricultor?

No, por ahora estamos colaborando con el INTIA en proyectos de investigación sobre posibles aplicaciones agrícolas de los drones. Es un tema que nos resulta muy atractivo porque en Navarra tenemos mucha agricultura y los drones pueden ser de gran ayuda en este campo. Pero todavía nos encontramos con algunas carencias a nivel tecnológico para poder aplicar esta tecnología.

 

technidrone

  • Actividad: Fabricación de RPAS (drones) a medida y desarrollo de servicios vinculados a esta tecnología
  • Sector: Aeronáutica
  • Año de Fundación: 2014
  • Dirección: Polí­gono Industrial Mocholi plaza CEIN nº5 nave B10, Noáin (Navarra)
  • Web:www.technidrone.es
  • Empleados: 4 empleados 
  •        

Comentarios

Noticias relacionadas
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual