Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Innovaction Week

La inversión en I+D+i retrocede a los niveles de 2006 debido a los recortes

  • Los recursos destinados a innovación se han reducido un 18,3% en 4 años

Un investigador deposita una sustancia en una placa de Petri.

La inversión en I+D+i retrocede a los niveles de 2006 debido a los recortes

Un investigador deposita una sustancia en una placa de Petri.

AFP (ARchivo)
0
Actualizada 13/09/2015 a las 08:04
Etiquetas
  • Carlos Lipúzcoa. Pamplona

Aunque los viajes hacia atrás en el tiempo son todavía una quimera, la inversión en I+D+i en Navarra fue capaz de retroceder siete años tras sufrir un recorte del 18,3% entre 2009 y 2013. Según los datos del Instituto de Estadística de Navarra, los recursos destinados a investigación, desarrollo e innovación hace dos años, el último registro con el que se cuenta, se situaron en 317 millones de euros sumando el esfuerzo público y privado, cantidad muy similar a los 316,9 millones de 2006. La cifra supone una amputación de 71 millones respecto al techo que se alcanzó en 2009, cuando se destinaron 388 millones.

Tal vez debido a que los efectos de la crisis económica tardaron en llegar a la Comunidad foral, los recursos para la I+D+i no dejaron de aumentar hasta 2009. Sin embargo, pese al rebote experimentado en 2011, el caudal de dinero empezó a menguar desde entonces hasta llegar al mínimo de la década en 2013. Este efecto también se refleja en la caída del porcentaje de PIB que se ha estado destinando a investigación y desarrollo en Navarra, tasa que llegó a situarse casi un 0,2% por encima de la media europea en 2009, lo que supuso un hito en el esfuerzo innovador de la Comunidad foral.

Pero la dureza de la recesión llevó a Administración y empresas a meter la tijera y la proporción de recursos destinados a la I+D+i comenzó a alejarse de la media europea y, lo que es peor, a aumentar la brecha frente a los países más avanzados del continente, que han seguido incrementando sus presupuestos para la investigación a pesar de la crisis.

“A un país que no apuesta con valentía por la I+D+i le va a salir todo mucho más caro. Si te limitas a comprar la innovación y el conocimiento en vez de producirlo, estarás siempre a la cola. El que produce conocimiento es el que vende y obtiene un beneficio por ello. La prueba es que los países que más invierten en I+D+i son los que mejor funcionan económicamente”, razona la vicerrectora de Investigación de la Universidad de Navarra, Iciar Astiasarán Anchía. Su homónimo en la UPNA, Ramón Gonzalo García, comparte el mismo punto de vista y cree que el primer paso es concienciar a la sociedad: “Primero hay que convencerse que es una inversión que merece la pena. Si no lo tienes claro, ya tienes un problema. Igual que le damos importancia a nuestro sistema sanitario, que es importante, lo mismo debería pasar con la I+D+i”.

Uno de los efectos más adversos de los recortes y las fluctuaciones en los recursos destinados a investigación, desarrollo e innovación es la fuga de talento. Gonzalo García apunta que en los últimos años, tanto a nivel nacional como autonómico, ha bajado bastante la financiación, lo que ha provocado “que no se puedan mantener las estructuras de personal”. “La mano de obra cualificada es imprescindible y si no puedes retenerla se resiente el sistema”, lamenta.

CEREBROS EXILIADOS

Astiasarán afirma que España cuenta “con gente buena y un buen sistema universitario”, pero alerta que no hay capacidad “para retener el talento”. “Se van y no vuelven, porque no tienes mucho que ofrecerles”, resume la vicerrectora. “Mucho talento que hemos creado ha acabado marchándose fuera. Eso es lo peor que podemos hacer. Pagamos su formación universitaria y como investigadores y luego se van fuera. A Francia, Alemania o Gran Bretaña les viene genial, porque no han invertido nada en ellos y obtienen los frutos”, añade Gonzalo García.

Para combatir esta situación, los dos vicerrectores de Investigación sugieren utilizar el mismo antídoto al que han recurrido con éxito Cataluña o País Vasco, que crearon sendas fundaciones cuyo único fin es atraer y retener talento para que desarrolle su trabajo en todo el sistema productivo.

Cataluña cuenta con más de 200 investigadores contratados que están repartidos en todos los centros de investigación. Les sale extremadamente rentable porque se están llevando todos los proyectos europeos. Es una apuesta que en Navarra ambas universidades estamos de acuerdo en que el Gobierno foral debería hacer algo de este tipo”, sugiere Astiasarán. “Los contratan permanentemente y los incorporan a centros tecnológicos y universidades. Son gente muy capacitada que atrae muchísimos proyectos de investigación europeo y con la que quieren trabajar muchos otros investigadores. La inversión se acaba multiplicando por cuatro en resultados. Es muy sencillo”, sostiene Gonzalo García.

Ambos expertos afirman que Navarra sería “perfectamente” capaz de poner en marcha una iniciativa similar “con una escala más reducida” adaptada al potencial de inversión.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual