Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Industria

Agralco empieza a producir aceite de pepita de uva tras invertir 2,5 millones

  • El nuevo producto está destinado sobre todo al mercado asiático para marinar pescado crudo y al de tiendas dietéticas

El consejo de Agralco al completo con la alcoholera al fondo.

El consejo de Agralco al completo con la alcoholera al fondo.

El consejo de Agralco al completo con la alcoholera al fondo.

montxo a.g.
0
Actualizada 22/04/2015 a las 09:23
  • R.aramendía. Estella
Si del cerdo se aprovecha todo, lo mismo puede decirse de los restos de uva que llegan a la cooperativa Agralco, que agrupa como socios a 250 bodegas de Navarra y La Rioja. El último paso ha sido sacarle el máximo rendimiento a la pepita de la uva con la instalación de una unidad extractora de aceite en la que se han invertido 2,5 millones de euros.

La oportunidad de negocio surgió al cerrar la planta de Tarragona a la que Agralco llevaba la pepita para recuperar una parte convertida en biomasa. La cooperativa de Estella compró gran parte de la maquinaria de la empresa precedente y ha asumido la actividad de extracción, en la que ha invertido 2,5 millones de euros y con la que ha aumentado plantilla en cinco personas hasta un total de 50 empleados.

Dos ventajas fundamentales tiene el nuevo negocio. Primero, reportará ingresos extra por las 1.500 toneladas de aceite que se elaborarán al año, además de que aumenta la carga de trabajo de la planta, ya que esta actividad se prolongará 120 jornadas anuales.

AUTOSUFICIENCIA ENERGÉTICA

En segundo lugar le permite recuperar casi 8.500 toneladas de biomasa para completar el autoabastecimiento energético. “Sólo este beneficio justifica por sí sola la inversión”, indica Javier Esparza, presidente de la bodega cooperativa de San Adrián y a su vez de la alcoholera. Entre pepita y piel de uva, Agralco obtiene anualmente unas 20.000 toneladas de biomasa, de las que sólo emplea 16.000 y el resto saldrá al mercado.

El proceso de producción del aceite de pepita de uva supone separarla en sus dos componentes principales. En primer lugar la pepita se extrae de los restos de uva mediante un proceso de tamizado y después se seca antes de triturarla y convertirla en harina. El procedimiento que se emplea en Agralco para extraer el aceite de la harina es la mezcla con hexano, un disolvente capaz de separar la sustancia grasa. Previamente ha de convertirse la harina en pellets para que la acción del hexano tenga como resultado una “mistela” que contiene una mezcla del 15% de materia grasa y el propio hexano, que se separa por un proceso de destilación. A partir de ahí se obtiene un aceite de un verde intenso (por la presencia de clorofila), que después ha de ser filtrado y refinado, una parte del proceso que ya no se realiza en la alcoholera. “Nosotros no llegamos al consumidor final. Nuestra producción va a los mayoristas y envasadores, que se ya realizan la última fase”, añade Esandi, gerente de la empresa.

El montaje de la unidad de producción comenzó hace casi dos años y desde principios de 2015 se comenzaron unas pruebas que han permitido arrancar definitivamente la elaboración después de Semana Santa.

LOS USOS DEL PRODUCTO

¿Para qué se emplea el aceite de pepita de uva? Su uso fundamental es el alimentario y aunque en España no es muy popular, es el aceite que se utiliza en la cocina asiática (china, coreana y japonesa) para macerar el pescado crudo por dos razones: la primera es su sabor delicado, que no anula al de la materia prima y la segunda es el bajo punto de solidificación lo que hace que a la temperatura de frigorífico (más o menos unos 4º) continúe estando líquido, a diferencia de lo que sucede con el de oliva. “También se prefiere a los de otras semillas por su color verde claro, más agradable a la vista”, remata Esandi. Otra de sus aplicaciones es típica de la cocina francesa, ya que el elevado punto de humeo del aceite de pepita de uva (276º) lo hace muy recomendable para frituras y, en especial para fondues. Otra de sus grandes aplicaciones es la nutrición dietética, ya que gracias a su elevado contenido en Omega 6 (el mayor de todos los aceites vegetales) se emplea con frecuencia en la prevención cardiovascular

Con todo, se trata de un alimento cuya producción mundial es limitada, unas 50.000 toneladas anuales de pepita de uva, que proceden fundamentalmente de España, Francia e Italia, además de Argentina y Chile en menor medida. España representa un 20% de esta producción mundial y, a su vez, Agralco, entre un 10 y un 17% de la producción española.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual