Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRIATLÓN

Ricardo Abad se supera a sí mismo

  • El tafallés concluye 10 ‘Ironman’ en 10 días consecutivos y en 10 provincias distintas
  • El ultrafondista, de 44 años, completó ayer por la noche en Pamplona un exigente reto que inició en Madrid el pasado día 3

Ricardo Abad se supera a sí mismo

Ricardo Abad se supera a sí mismo

Ricardo Abad corrió ayer la última maratón del reto en Pamplona.

JOSETXO
Ricardo Abad se supera a sí mismo

Ricardo Abad se supera a sí mismo

Ricardo Abad se supera a sí mismo.

DN
5
13/10/2015 a las 06:00
  • J.J. IMBULUZQUETA. PAMPLONA
Las cifras son mareantes. Difíciles de asimilar. Una media de más de 14 horas diarias de ejercicio físico durante 10 días consecutivos para lograr completar 10 Ironman. Y, además, en 10 provincias diferentes con lo que implica de desplazamiento. En total, 38,6 kilómetros nadados (772 largos en una piscina olímpica), 1.800 kilómetros pedaleando sobre la bicicleta (en el pasado Tour el pelotón hizo 3.357 en tres semanas) y 422 de carrera a pie (10 maratones).

Ése es el último reto que el triatleta y ultrafondista tafallés Ricardo Abad completó ayer, en Pamplona, en favor del Grupo de Enfermedades Raras o poco frecuentes de Navarra (GERNA) y que le ha llevado, además, desde Madrid a Valladolid, Burgos, Santander, Bilbao, San Sebastián, Vitoria, Logroño y Zaragoza.

El deportista navarro, de 44 años (Tafalla, 8 de enero de 1971), parece no tener límites a la hora de plantearse y superarse a sí mismo en retos de ultrafondo. Y a pesar de la exigencia y, como reconoce, "llevar su cuerpo al límite" -en este último reto durante 10 días ha dormido una media de "4 ó 5 horas" aunque ayer "sólo 3 quizá por los nervios de empezar el último Ironman"-, Abad se considera todo "un privilegiado" por poder hacer este tipo de actividades. "Mi cuerpo me sorprende a mí mismo con la capacidad de recuperación que demuestra. Acabo muy bien. No me lo explico ni yo", apuntaba.


PENSANDO UN RETO EN LA BAHÍA

Este año, con el de ayer, ya suma 66 Ironman en su búsqueda de alcanzar los 100 antes de finalizar el 2015. Además, hizo el Camino de Santiago en 4 Ironman, repitió por segunda vez en septiembre un Ironman bajo techo (nadando en una pequeña piscina, pedaleando en bicicleta estática y corriendo en una cinta de gimnasio) y, enmayo, completó en Lanzarote 8 Ironman en 8 días consecutivos.

"Llevo una temporada en la que todos los proyectos están saliendo bastante bien. No puedo quejarme. Y es que, aunque parezca que debiera estar cansado física y mentalmente después de todo lo que he venido haciendo, lo cierto es que me encuentro muy bien y disfrutando. Estoy en un gran momento", aseguraba Abad.

De hecho, ya tiene pensado su próxima aventura. "Se me ocurrió mientras nadaba en la bahía de Laredo. Es lo malo que tiene tener tantas horas para pensar -explicaba riendo-. En esos momentos le doy vueltas y se me ocurren proyectos, ideas. Y tengo ya una para 2016 pero aún no voy a decirla".

Eso sí, después de diez días lejos de su familia y de Tafalla, Abad -que arrancó la jornada en la piscina del Centro Termolúdico de Cascante a las 7 horas, rodó en bicicleta hasta la capital navarra y terminó la maratón en el Paseo Sarasate a las 21.15h- reconocía "tener ganas de acabar ya" con el reto de los 10 Ironman en 10 días.

"Al final es un reto exigente, física y mentalmente. Son muchos días fuera. Pero, una vez que lo acabas, tabién te quedas con pena. Esa rutina que coges en 10 días mañana (po r hoy) ya no la voy a tener. Y será un pequeño vacío", explicaba. Diez días en las que no ha pasado por grandes baches. "Así como en Lanzarote se me hizo muy duro y sí que pensé que no acabaría, esta vez no he tenido esa sensación ningún día. Ha habido días más duros que otros, sobre con las maratones, pero ha ido relativamente bien teniendo en cuenta el esfuerzo acumulado. En Vitoria lo pasé mal con la maratón y en Burgos llovió mucho", decía.

Lo que tiene claro es que, por ahora, no parará. "Es ya una filosofía de vida. Esto también me alimenta porque disfruto con lo que hago y, por eso, estoy todo el día pensando en qué es lo próximo que se puede intentar".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual