Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
REMONTE

Koteto Ezcurra: "Moriré con las botas puestas, me retiraré cuando me ganen"

  • "Tal y como están las cosas es casi imposible que se pueda volver a abrir el Euskal"

0
Actualizada 11/09/2011 a las 02:00
  • L.GUINEA . PAMPLONA

A pesar de que ya lo ha vivido una quincena de veces en su carrera deportiva, Koteto Ezcurra sigue disfrutando como un enano de la liturgia posterior de una txapela. La cena con los amigos, los cantos... y una semana de relax para disfrutar del título. Ayer tenía que haber jugado en Galarreta, pero un inoportuno virus le dejó en casa. Ezcurra, que debutó el 6 de junio de 1990, lleva encima una vida entera jugando a remonte, y piensa seguir haciéndolo.

¿Cómo se celebra una undécima txapela?

Se celebra y bien celebrada. Después del partido nos juntamos unos 100 a cenar en Santesteban; buena armonía, buenos cantos, risas... buena juerga.

¿Ilusiona tanto como la primera?

A mí todas las txapelas me han hecho una ilusión terrible. Sé que juego con menos posibilidades que antes, que estoy agotando los últimos cartuchos. Pero cuando ves el cariño de la gente, que quiere que ganes... te hace una ilusión especial, te motiva.

¿Ha sido su final más difícil?

No lo sé. Sólo sé dónde estoy ya, los años que tengo y mi nivel. Estos fieras tienen un punto más que nosotros, pero la falta de velocidad la suples sobre todo con la experiencia de las finales que has jugado. Las txapelas se ganan con cabeza fría, con saber estar y teniendo mucha seguridad en lo que yo sé hacer.

¿En qué se ve más limitado?

Sobre todo en lo físico. El juego y el aspecto táctico lo conservas. Cuando te falla el físico echas mano de otros recursos. Si estos chavales juegan a 100 por hora tú juegas a 70. Ellos van a todas, no tienen miedo a romperse, se tiran... tú no.

¿Dosifica el número de partidos?

Sí. El último año eso de jugar tres partidos semanales me cuesta. Jugando siete u ocho partidos al mes voy servido. Si quiero jugar partidos de segundo nivel puedo con cuatro a la semana, pero yo tengo mi espíritu y mi nivel y si quiero estar con garantías arriba tengo que jugar menos partidos.

¿Cuál es el secreto para estar bien?

Llevo años haciendo lo mismo. Después del individual hago mantenimiento. Un poco de gimnasio, algo de footing y jugando un par de partidos a la semana. Cuando llega el Parejas entreno más en serio, y el individual empiezo a prepararlo en primavera.

¿Qué tiene el mano a mano en remonte?

Es muy duro. El frontón es muy largo, hay que cubrir mucha cancha y físicamente hay que estar muy bien. Si no estás, te pasan por encima.

Usted empezó a jugar en 1990, ¿cómo se mantiene la llama viva desde entonces?

En este tiempo yo he pasado épocas buenas y malas, como todo el mundo. Si la salud te acompaña juegas a gusto y con ilusión. Eso es lo que te da la motivación para seguir. Cuando las cosas no te acompañan empiezas a mirar a los años, a que el juego noe stá bien y parece que estás en el golpe final. Pero es que a mí el frontón me encanta, y sigo disfrutando. Para mí el hambre de ganar y de competir es lo que me mantiene aquí. Ése es el secreto. Y tengo muy claro que voy a morir con las botas puestas, me retiraré cuando me ganen.

¿No ha pensado en dejarlo?

No, para nada. Salvo que esté hecho una piltrafa físicamente. Creo que tengo un palmarés importante, he hecho mis cosas. Y voy a seguir jugando mientras no desprestigie mi carrera. Y con el tiempo ves las cosas. Yo veo que contra Urrutia y San Miguel necesito que me ayuden, me tienen que dar ayudas a mí, y lo veo lógico. Tienen una velocidad que ya me atropella, porque ellos van mejorando. Yo no me veo jugando partidos de segundo orden.

Viendo el depósito, ¿hasta cuándo tiene gasolina?

Hace cinco años decía que para cinco años, y aquí sigo. Me quedan tres o cuatro años a muy buen nivel. El individual es un poco relativo porque tienes que llegar perfecto. Estando al 80% todavía me queda cuerda.

Usted es el número uno del remonte, ¿cómo está la modalidad?

Con Oriamendi las cosas han cambiado. Es una forma de entender la pelota mucho más moderna. Empezamos viendo la botella más medio llena que medio vacía, pero nos hemos topado con la crisis. Se le está dando un giro al frontón, no es remonte puro y duro, se le intentan buscar otros recursos además del partido y la apuesta. Y ahí vamos poco a poco. El día de la final del individual hubo un entradón, uno de los mejores de la historia, pero le cuesta, le cuesta.

¿Y el Euskal?

La situación del Euskal es complicada, y volver a que entre en la actividad normal es imposible actualmente. Si a Galarreta, que va medianamente bien, le cuesta, en un frontón como el Euskal que abrir la puerta ya son pérdidas... es complicado. Si Galarreta fuera muy bien, entonces podría entenderse ver la posibilidad de volver al Euskal con regularidad, pero por ahora no vale la pena.

"Mi hijo de tres años está como loco con el remonte, le encanta"

¿Qué hace un día normal además de jugar a remonte y entrenarse?

Yo tengo mi trabajo en las piscinas de Huarte. Llevo el bar y el restaurante con mi hermano. Voy todos los días. Allí hago lo que sea. Sirvo, cobro, ayudo a lo que sea... las tardes las paso en Santesteban, y aprovecho para prepararme. Un día hago gimnasio, otro salgo a correr, otro hago bicicleta...

Y la familia, claro.

Sí, tengo dos críos y otro en camino que nacerá dentro de dos semanas. No paro, la verdad, no tengo tiempo para aburrirme.

¿De dónde saca tiempo para todo?

Pues tengo la suerte de que el motor del negocio es mi hermano, y que en casa mi mujer está a todas. Eso más lo que ayudan los abuelos, que siempre nos echan una mano. El aparato logístico nos funciona muy bien.

¿Les gusta la pelota a sus hijos?

Al pequeño le encanta la pelota y el remonte. Está como loco. Tiene tres años y juega mucho con un remonte pequeñito. Se pasa el día en el frontón, o viendo vídeos de remonte y con sus partidos imaginarios. Lo vive mucho.

¿Y si fuera remontista?

No me obsesiona. Me gustaría que fuera lo que quiera ser, y que disfrute mucho con lo que haga. Si es remontista, me hará ilusión. Pero que juegue a lo que más le gusta.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual