Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Entrevista
BENGOETXEA

"Psicológicamente la final es el partido más duro que he jugado"

  • Oinatz Bengoetxea vivió el pasado domingo uno de sus días más intensos como pelotari profesional. Porque ganó el Cuatro y Medio, se convirtió en el séptimo pelotari que logra la triple corona. Y todo tras una final de la Jaula memorable ante Jokin Altuna

Oinatz tuvo que sufrir hasta el límite para sacar el partido adelante.

"Psicológicamente la final es el partido más duro que he jugado"

Oinatz tuvo que sufrir hasta el límite para sacar el partido adelante.

Actualizada 02/12/2016 a las 10:53
Etiquetas

Oinatz Bengoetxea estaba fundido. Tenía voz rota por una celebración que estuvo a la altura de la triple corona, y por un esfuerzo titánico como fue la final del Cuatro y Medio. Por su 22-21, por el partidazo que firmó con Altuna, porque se le juntaron demasiadas emociones. El día después, Bengoetxea era un tipo felizmente ronco.

¿Cómo se encuentra después de una final tan dura y de una celebración tan deseada?
Bien, muy contento. Había que celebrar la txapela porque es un motivo grande de celebración. Estuve cenando con los amigos y la gente de Leitza, y lo pasamos muy bien.

¿Hace cuánto que no se iba de juerga?
Por lo menos tres meses. No se me hizo muy tarde. Cenar, un cubata para festejar un poco y para casa... Tal y como está la pelota, con la competencia que hay es muy difícil hacerse con una de las tres txapelas. Y para una vez que se consigue una... pues hay que celebrarlo como se merece.

Pocas veces le han visto los pelotazales sufrir tanto en un frontón, ¿fue una final tan dura como parece?
Fue una final durísima, yo sufrí muchísimo. Lo dije ayer y lo dije hoy, si he ganado este Cuatro y Medio ha sido a base de sufrimiento. Jokin Altuna jugó más que yo, la realidad es que fue más que yo en el frontón, disfrutó más que yo en la cancha. Pero supe sufrir mucho física y psicológicamente hasta llevarme el partido.

Él fue más que usted, dice.
Sí. Jokin Altuna es un pelotari muy incómodo para jugar.

¿Por?
Porque nunca, en ninguna jugada, sabes dónde te la va a echar. Tiene tantos recursos, los maneja tan bien que no sabes dónde te la va a clavar. Pude ganar, y por eso estoy muy feliz.

Físicamente fue un partido de una exigencia máxima. Dijo al final del partido que se le subían todas las bolas.
Es que es así. Le dimos tanto y con tanto, que en el último tanto estaba agarrotado muscularmente, no podía darle ni un pelotazo más. Estaba literalmente al límite de mis posibilidades y de mis fuerzas.

¿Ha sido el partido más duro de su carrera?
Pues físicamente no sabría decir si ha sido el más duro, sí que de los más duros. El Ogueta es un frontón muy exigente, ya sólo el hecho de correr allí, se moverte de un lado a otro te gasta muchísimo, es más duro que en otros frontones. Pero psicológicamente ha sido mi partido más complicado de jugar, el más duro, el más difícil.

¿En qué sentido?
Es un partido en el que literalmente estás al límite de tus posibilidades no sólo físicas, sino también que la cabeza no te da más. En una final hay muchísima presión, ves que todo el mundo te anima, quieres que ganes... y enfrente tienes a Altuna, que es un rival incomodísimo, que no te deja respirar ni un segundo tranquilo en la cancha, por el juego que tiene. No hay ningún otro pelotari que psicológicamente te exija tanto.

¿Por qué?
Con el resto de pelotari si tú estás físicamente bien y haces lo tuyo, juegas cómodo. Pero con Altuna es imposible. Porque te hace estar en tensión siempre, nunca sabes lo que va a hacer, porque te puede improvisar cualquier cosa, porque esconde la pelota donde quiere. Y todo eso te agota, no te da un respiro.

¿Cómo recuerda el último tanto?
Los dos estábamos que no podíamos más, agotados física y mentalmente, y creo sinceramente que cualquiera de los dos podía haber ganado. Nos lo merecimos los dos, y creo que fue casi una cuestión de suerte, y esta vez me tocó a mí.

¿Pensó qué hacer en ese último tanto? ¿se imaginó esa descolgada de zurda?
No pensé nada. El último tanto fue puro instinto, hice lo que pude. Yo creo que no le podía haber dado ni un pelotazo más porque estaba reventado en todos los sentidos.

¿Estaba feliz?
Estaba muy feliz.

¿Más que cuando ganó el Manomanista o el Parejas?
No, he estado muy feliz siempre que he ganado una txapela. Las tres son superimportantes para mí. El Manomanista fue muy especial para mí.

¿Qué importancia le da al haber conquistado la triple corona?
Total. Hay muy pocos pelotaris que lo han conseguido en la historia, y para mí significa que el trabajo y la constancia al final tienen sus frutos.

Se le vio muy emocionado cuando le dedicó la txapela a su amigo Josetxo Zabaleta, recientemente fallecido.
Desde que se fue la pasada primavera tenía la ilusión de poder dedicarle una txapela, quería tener ese detalle. Sabía que iba a ser muy difícil, porque le rival era muy complicado como se vio. Por eso cuando se la pude dedicar, me emocioné. Me hacía mucha ilusión por él.

Y ahora el Parejas.
Pues sí, esto no para. Me gustaría poder hacer un buen campeonato con Larunbe. A ver qué tal sale.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual