Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ALPINISMO DE RAÍZ MIKEL ZABALZA

Antártida: cielo e infierno

Imagen de la noticia

Un miembro de la expedición Transantartika, utilizando la cometa de tracción para avanzar sobre el hielo arrastrando del trineo. BAT

0
Actualizada 08/12/2011 a las 01:15

A TRÁS han quedado yalos desniveles, los inmensos campos de sastrugis, los campos de grietas traicioneras, los temporales infernales con vientos de 80 y 90 kilómetros a la hora.

Ya llevamos 23 días en el hielo y hemos recorrido unos 550 kilómetros. Puede que parezca poco viendo todo lo que nos queda por delante, pero es bastante viendo por todo lo que hemos pasado. Las condiciones del terreno están siendo bastante más duras que en Groenlandia.

Los inmensos campos de sastrugis(irregularidades del terreno formadas por en viento que pueden formar escalones de hasta 1 metro), sumado al peso de los trineos -unos 170 kilos al comienzo- y a los más de 3.000 metros de desnivel que hemos superado hasta llegar al plateau antártico, están haciendo que ésta sea la prueba más dura que yo estoy superando en mi vida.

El terreno ahora es propicio para progresar con las cometas, el tiempo es bueno pero nuestros enemigos son el frío y la ausencia de viento. Ayer, por ejemplo, no nos hemos movido y ha sido un día de calma y quietud. Nos encontramos en el paralelo 75 a todavía 1.600 kilómetros del Polo Sur.

La soledad, desolación y belleza de esta inmensidad es abrumadora. Estamos a 3.400 metros de altitud y esto se nota en las temperaturas que rondan entre los -40ºc de mínima y los -30ºc de máxima. Tenemos que tener mucho cuidado con las maniobras ya que en cualquier descuido te puedes helar un dedo, como le pasó hace unos días a Alberto que ya tiene una uña moradita en un dedo de la mano o la falta de sensibilidad en los dedos de los pies al igual que Juán.

Yo, por ahora, voy librando con el mordaz frío y no tengo secuelas. En el plano que tenemos, teóricamente, ahora tendremos que perder unos 700metros de desnivel en los próximos 200 kilómetros y esperamos que esto se note en las temperaturas. Además, nos vamos acercando a los días teóricamente más calurosos del verano austral. A ver.

Estos días hemos empezado a ganar kilómetros con cierta regularidad, unos 60 al día. No es mucho comparado con lo que hacíamos en Groenlandia, pero estamos teniendo vientos muy suaves que nos obligan a mover mucho las cometas para poder movernos con nuestros pesados trineos.

Es un ejercicio que nos mantiene caliente el cuerpo a pesar de que, a cada hora, tenemos que parar para poder cambiar la forzada postura que mantenemos sobre los esquís y calentarnos los pies.

Todavía nos queda un largo camino por recorrer, los ánimos están por todo lo alto, creo que ya hemos pasado lo peor y, ahora, solo pensamos en llegar al Polo. Es nuestra primera meta en esta inmensa travesía.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra