Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
AVENTURA

Sin ducha, sin afeitar y sin cama

  • La expedición de Mikel Zabalza, Juan Vallejo y Alberto Iñurrategi reanudó ayer su travesía con buen viento y unas condiciones climatológicas favorables tras alcanzar el jueves el Polo Sur y pasar la noche junto a la base Amundsen-Scott

Imagen de la noticia

El pamplonés Mikel Zabalza, que lleva ya 44 días con sus compañeros, durante la travesía antártica. BAT

0
Actualizada 31/12/2011 a las 01:02
  • JOSÉ MIGUEL SÁNCHEZ . PAMPLONA

CUANDO Mikel Zabalza, Juan Vallejo y Alberto Iñurrategi alcanzaron el jueves la latitud más al sur del planeta, estremecidos por el frío y extenuados por los 2.226 kilómetros que llevaban a sus espaldas, tuvieron el primer contacto humano en 44 días con las 250 personas que conforman la base norteamericana Amundsen-Scott. Tras emocionarse, compartir abrazos, jugar con la bola sita en el ceremonial del Polo Sur y entrar en calor sentados en una silla con un café, el equipo volvió a su rutina habitual.

Pese a lo que pueda parecer, no pudieron darse ni una ducha caliente. Tampoco afeitarse la barba que durante estas semanas de travesía les ha ido creciendo. Ni siquiera reposaron sus sueños sobre una cama en la madrugada de ayer. Ninguno de esos privilegios se pueden tener si se alcanza la base antártica Amundsen-Scott. Los científicos que viven allí tienen derecho solamente a dos duchas de 2 minutos a la semana. Así que Zabalza, Vallejo e Iñurrategi montaron ayer su tienda fuera, a la intemperie, como lo han hecho durante estos días, y siguieron con su rutina de 5.000 calorías diarias de comida, que preparan en sus dos cocinas de gasolina.

Manos a la obra

El sueño de haber conseguido emular a Amundsen y Scott, de pisar el hielo donde uno hizo historia y el otro pereció en uno de los fracasos más heroicos que se recuerdan, revoloteó seguramente la mente de los tres expedicionarios durante la jornada de ayer, después de completar en el día glorioso del jueves 80 kilómetros en poco menos tres horas.

Con el viento a favor y con unas condiciones meteorológicas perfectas, el equipo rompió sus planes de descansar "uno o dos días" en la base científica y se pusieron manos a la obra. Con todavía 1.200 kilómetros de travesía por delante hasta la Bahía Hércules, la expedición deshizo la tienda, desplegó las cometas y dejaron atrás el Polo Sur para seguir adelante con su aventura. Movidos por la técnica y la resistencia.

Mientras las campanadas de la Puerta del Sol suenen hoy en Madrid y sus familias tomen las uvas al calor del hogar, el navarro Mikel Zabalza, el alavés Juan Vallejo y el guipuzcoano Alberto Iñurrategi permanecerán aislados en medio del desolador paisaje antártico. Helados, con temperaturas de hasta 45 grados bajo cero. Dándole un descanso a sus maltrechas espaldas y sus castigadas piernas, antes de despertar con el año nuevo. El trío armará el equipo, desmontará la tienda y seguirá tirando de los 170 kilos de sus pesados trineos. Sin una ducha, sin afeitar, sin una cama. Sin tregua.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra