Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ATLETISMO

Miguel Ángel López falla el día decisivo

El campeón del mundo, una de las principales opciones de medalla española, no se encontró "nada bien" desde el principio: "No me lo explico"

Miguel Ángel López, durante la carrera.

Miguel Ángel López, durante la carrera.

Miguel Ángel López, durante la carrera.

Actualizada 13/08/2016 a las 10:11
  • COLPISA. MADRID
La ilusión por un medalla de quien era una de las principales opciones del deporte y del atletismo español en Río, incluso por el oro, se rompió este viernes en una jornada frustrante y decepcionante para Miguel Ángel López. El campeón del mundo y de Europa de los 20 km marcha falló el día decisivo y no pudo cerrar el círculo de la triple corona, cuando tantísimas esperanzas estaban depositadas en el atleta murciano. López, que apuntaba a medalla segura en los Juegos, no se encontró "nada bien" desde el principio de carrera, pero no encontraba ninguna explicación al fiasco. Cuando sólo llevaba cinco kilómetros, Miguel Ángel López ya se dio cuenta definitivamente de que tenía imposible cumplir el sueño de su vida.

Tampoco respondió "el día D y la hora H, en el examen", como él mismo reconoció, el extremeño Álvaro Martín, aunque él no entraba en los pronósticos de podio, al contrario que López, que llegaba preparado para la gloria olímpica. No hubo ni siquiera diploma para ninguno de los dos. Ambos estaban "muy decepcionados" consigo mismos por haberse estrellado en el momento de la verdad. Sobre todo, Miguel Ángel López, que no ponía excusas a su pésima carrera. "No sé qué ha podido fallar. No encuentro explicación. El circuito era mejor de lo que esperaba, el tiempo era bueno, no he tenido ningún problema físico… El que ha fallado he sido yo. Era un día bueno y el cuerpo no ha ido", se lamentaba el marchador murciano, gran favorito al título olímpico junto a los chinos Wang Zhen (oro) y Cai Zelin (plata).

"Es duro ver que no vas. No me he encontrado nada bien desde el inicio. He intentado aguantar, pero cuando ha llegado el tirón….", se lamentaba Miguel Ángel López, que reconoció que la presión que se le había impuesto por verse obligado a subir el podio en Río "puede ser que haya influido algo". "Pero estaba tranquilo", puntualizó. Prefirió no justificar su pobre actuación. "Son cosas del deporte. A veces vas bien y a veces no. Las sensaciones no eran buenas", insistió quien en el tramo final sacó "el orgullo para acabar en un puesto lo más digno posible (undécimo, con 1h20:58)". "Si había una medalla segura era esta", apuntó cariacontecido el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, tras unos 20 km marcha que pese a empezar "con un ritmo cómodo", como destacó López, ni él ni Martín fueron capaces de soportar. "No he sido capaz de mantener el ritmo. No tenía fuerza. Creo que a Miguel Ángel le ha pasado parecido a mí. No le he visto nunca en el grupo cabecero. En mi caso, en el kilómetro 14 me he visto ya malo, que se iba a hacer demasiado cuesta arriba", desveló el marchador extremeño.

A los dos kilómetros López ya marchaba en décima posición, pegado a Martín, con el coreano Kim en cabeza pero en el grupo de los también favoritos chinos. Posteriormente era el británico Tom Bosworth quien atacaba y pasaba a liderar en solitario, pero López era decimosexto, aunque sin alejarse demasiado en principio de quien había decidido lanzarse pronto. Al paso por el cuarto kilómetro el murciano descendió tres puestos más. Todo se fue al traste antes incluso de cumplirse el ecuador de la carrera.

ACOMPAÑÓ EL TIEMPO

Entre sus verdaderos rivales estaban Wang Zhen y el japonés Eiki Takahashi, y López ya no mantenía la situación bajo control. Otros dos grandes aspirantes al podio ya habían dado el primer golpe para situarse donde se esperaba antes de cumplirse medio recorrido en ese circuito estrecho pero bien asfaltado, en algunas zonas con agua por la lluvia que cayó por la mañana, antes de que despejase, luciese el sol y comenzasen los 20 km marcha. Hasta el tiempo parecía acompañar el español, con poco viento frente a la playa de Pontal. Pero ni aun así.

En el paso por los ocho kilómetros, con Álvaro Martín noveno junto a Wang a seis décimas del nuevo líder, el keniano Gathimba, Miguel Ángel López seguía descendido puestos, hasta el vigesimoprimero, aunque situado a sólo siete décimas. A mitad de prueba, Bosworth recuperaba la primera plaza (40:10), mientras López se encontraba el vigesimocuarto, con 40:24. Una distancia ya considerable. En los 10 kilómetros Álvaro Martín marcaba 40:22. En ese ecuador de carrera se comprobó definitivamente, por si antes no había sido suficiente, que López no marchaba.

Bosworth no cedía en cabeza, y aunque el español recuperó cinco posiciones en el kilómetro 12, la diferencia de 12 décimas ya era muy inquietante para España. El británico estaba lanzado, confiado al frente de un grupo que se iba deshaciendo y que veía escaparse peligrosamente no sólo a Bosworth, sino también al japonés Daisuke Matsunaga, con el chino Cai Zelin algo más cerca pero también adelante. Miguel Ángel López comprobaba ya que se le habían escapado. Los de cabeza no sólo no aflojaban, sino que cada vez estaban más fuertes y confiados, y el español no andaba. En el 16 López se quedaba todavía más rezagado, a 28 décimas de los chinos CAi Zelin y Wang Zhen. También Álvaro Martín, a 20 décimas del grupo que iba a luchar por las medallas, se había que dado sin opciones. López había soñado muchas veces despierto con el oro olímpico, pero ese sueño se rompió demasiado pronto.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual