Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
FÚTBOL SALA

El Ríos tumba al Triman (5-3)

  • Los riberos pasan a cuartos de la Copa ante un Xota desbordado

Imagen de la noticia

Andresito celebra el tercer gol del Ríos Renovables junto a Cassio en la banda donde se situó la peña de Los 2 y Cía, que ayer alentaron al equipo durante todo el partido. BLANCA ALDANONDO

41
Actualizada 30/12/2011 a las 01:49
  • DIEGO CARASUSÁN . TUDELA

Si a cualquier seguidor del Ríos Renovables Ribera Navarra Fútbol Sala le hubieran dejado escribir el guión del partido de ayer de octavos de final de la Copa del Rey ante el Triman no lo habría hecho tan bien como fue en realidad.

Los de Tudela tumbaron a los de Irurtzun en un encuentro que, aunque no pasará a la historia por la calidad exhibida, si estuvo lleno de emoción, intensidad, fuerza y calor, mucho calor, tanto en la pista como en una grada que llevó a los locales en volandas desde antes incluso de salir a calentar.

Con este ambiente, el Ríos salió a morder al Triman. Los visitantes, desbordados, cometían imprecisiones en los pases y perdían el balón con demasiada facilidad..., pero pegaron primero. Rafa Usín, el mejor de los verdes, aprovechó un balón en la frontal botado de saque de banda para batir a Molina.

El gol enrabietó a los locales, que incrementaron su presión en busca del gol del empate. Éste llegó en una espectacular acción individual de Thiago. El brasileño se fue de su marcador con un sombrero y picó el balón a la salida de Asier, quien sólo pudo ver como la pelota se colaba en su meta.

Este gol era lo que necesitaba el Ríos y la grada para poner un punto más al encuentro. Así, tan sólo un minuto después del empate, Jonathan ponía a los locales por delante rematando a puerta vacía un balón robado y cedido por Cassio.

Pero poco duró la alegría al Ríos, ya que el Triman reaccionó de inmediato marcando el 2-2. Otra vez fue Rafa Usín, quien volvió a lanzar un misil a la puerta de Molina, quien no pudo hacer nada por detener el impresionante tiro del visitante.

El partido entró entonces en una fase más de fuerza que de técnica, con entradas duras, roces y tanganas que los árbitros solventaron a base de tarjetas amarillas.

De este río revuelto pudo pescar el Triman, con dos inmejorables ocasiones en los pies de Mimi que Molina desbarató; y otras dos de Ximbinha, que el brasileño desperdició lanzando fuera.

Un final apoteósico

Toda la intensidad demostrada en la primera mitad desapareció en el arranque de la segunda. El Ríos presionaba al Triman en la salida del balón y los de Irurtzun no estaban cómodos en la cancha.

Los minutos pasaban, y el juego se volvía anodino y trabado por momentos, con multitud de imprecisiones por ambos bandos. Thiago, por parte local; y Rafa Usín, por parte visitante, intentaron echarse sus respectivos equipos a la espalda, pero el partido estaba dormido.

Entonces llegó Cassio para poner el despertador y el 3-2 para el Ríos. El brasileño remató a placer un balón cedido por Andresito, quien peleó hasta el final y robó un balón en la frontal del área.

Pero, una vez más, la alegría le duró poco al Ríos, ya que Roberto aprovechó el enésimo error local en las jugadas a balón parado para remachar de cabeza, solo de marca, el empate a tres.

Dos goles en menos de un minuto volvieron loco al partido. Eseverri y Ximbinha pudieron adelantar de nuevo a los visitantes con sendos balones largos que la zaga ribera se comió estrepitosamente, e Isi no acertó a marcar en boca de gol. El Ríos parecía desaparecer de la pista a la misma velocidad que el Triman emergía..., pero esta vez la magia del fútbol sala sonrió a los riberos. A cinco minutos del final, Thiago volvió a poner por delante a los locales (4-3), y Molina, a renglón seguido, evitó que el Triman volviera a empatar nada más sacar de centro. La suerte, y el acierto, estaba con los azules.

El técnico visitante, Imanol Arregui, se la jugó con portero-jugador a falta de 3 minutos para el final, pero no le salió bien. Los de Irurtzun no aprovecharon la superioridad ante un Ríos que defendía con uñas y dientes.

El éxtasis para la grada llegó a tres minutos para el bocinazo final, cuando un balón largo del portero Molina fue empalado espectacularmente por Fabricio para poner el 5-3 final y el broche de oro a un partido que ya forma parte de la historia del Ríos Ribera Navarra.



Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra