Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
FÚTBOL SALA FEMENINO

Rebeca Contin, entre el fútbol sala y la pala

  • ​La joven de Ezkaroz se proclamó subcampeona del mundo de paleta goma por parejas el fin de semana pasado en Palencia y el lunes comenzó los entrenamientos con el Txantrea, de Segunda División de fútbol sala femenino

Rebeca Contin.

Rebeca Contin.

Rebeca Contin.

DN
0
Actualizada 16/09/2015 a las 17:08
  • FERMÍN ASTRÁIN. PAMPLONA
Para Rebeca Contin (13/12/1994) el día parece tener más de 24 horas y la semana, más de 168. Entre estudiar, jugar a paleta goma y a fútbol sala, poco tiempo libre le queda a esta joven que aún no ha cumplido 21 años. Y todo lo que hace, lo practica a conciencia. Estudia último curso de Magisterio en la UPNA, gana medallas en campeonatos mundiales de paleta goma y juega en Segunda División de fútbol sala con el Txantrea. No se le ve estresada y en absoluto vanidosa, como si nada de ello fuera con ella. Eso sí, echa en falta un poco de tiempo libre. “Hace tiempo que no veo a mis amigos del pueblo”, asegura.

Este pasado fin de semana, cuando sus compañeras del Txantrea se encontraban en plena pretemporada, ella estaba disputando el Campeonato del Mundo de Pelota en Palencia. Mundial en el que logró la medalla de plata en la modalidad de paleta goma por parejas sub 22. Únicamente las mexicanas pudieron con Rebeca Contin y su compañera Amaya Irazustabarrena, de Hernani. “El objetivo era estar en la final. Estábamos bastante bien preparadas y nos veíamos con posibilidades de llegar hasta ahí. Nos quedamos en las puertas, pero era muy complicado. El seleccionador ya nos dijo que saliéramos sin presión y a disfrutar. El llegar hasta ahí es un sueño, es a lo máximo a lo que aspiras. Este año, jugar la final ha sido una satisfacción muy grande”, aseguró la navarra.

Sn embargo, Rebeca Contin también se lamentaba de no haber podido conseguir el oro en casa, aunque reconoció que la pareja mexicana tenía un nivel superior. “Ellas iban muy bien preparadas. La prueba es que se han llevado todos los oros. Entrenan bastante más, hasta cinco días por semana. Nosotras sólo hemos podido ir tres veces a Valencia, que es donde hay frontón de 30 metros”, indicó. A pesar de ello, una medalla de plata dará aún más lustre a su gran palmarés. Y es que, a pesar de su juventud, Rebeca Contin ya ha cosechado dos bronces en sendos campeonatos mundiales, en Uruguay 2013 (categoría sub 22) y en México 2014 (categoría absoluta).


DURA PREPARACIÓN

La jugadora de Ezkaroz se libró de los entrenamientos de pretemporada de Iker Bizkai en el Txantrea, aunque también tuvo que sufrir lo suyo cuando sus compañeras de equipo se encontraban descansando. Los seleccionadores nacionales le hicieron perder ocho kilos para poder acudir al mundial de Palencia. “Nos hicieron perder peso, yo he bajado ocho kilos. Le dan mucha importancia al físico. En junio hicieron una preselección con pruebas físicas y nos dieron un plan de tablas para realizar tres veces por semana. Al tiempo nos volvieron a repetir las pruebas e hicieron la selección final”, añadió. De ahí salieron cuatro jugadoras: dos de Hernani, la propia Rebeca Contin y la también navarra Izaskun Arrosagaray.

Su padre fue quien le metió en la sangre el amor por la pelota desde pequeña. Desde que era una niña ya estaba con la pala en la mano, aunque todo empezó más en serio a partir de 3º de la Eso, cuando estudiaba en Ochagavía y se iba una vez por semana a entrenar a Pamplona. “Ya en el Bachillerato empecé a entrenar más continuamente”, comentó.

La otra gran pasión de Rebeca Contin es el fútbol sala. Este deporte lo practica también a casi el más alto nivel, ya que juega en el Txantrea en Segunda División. A pesar de que son dos deportes bastante distintos y que requieren mucha exigencia, Rebeca se apaña bastante bien. Sólo descansa los viernes y tiene permiso de Iker Bizkai, su entrenador en el equipo del barrio, para disputar los torneos de pala en los fines de semana que toque. Sin embargo, ella dudaría entre los dos deportes si tuviera que elegir. “Igual me gusta más el fútbol sala, porque es un deporte en grupo. Cuando disfrutas, lo haces con más gente. Y cuando sufres, no lo haces tú sola. No dependes tanto de ti misma y no te sientes tan culpable cuando pierdes”, expresó.


MUY OCUPADA, PERO TRANQUILA

Además de jugar en Segunda División a fútbol sala y de conseguir metales a paleta goma, la joven navarra también se encuentra estudiando último curso de magisterio. No se plantea qué será cuando acabe la carrera, únicamente se centra en terminar sus estudios. “De momento, me ha parecido bastante fácil compaginarlo todo. Este es mi último año y lo llevo bien. Estudio en casa en los ratos libres y los fines de semana”, aseguró. Eso sí, la vida social queda en segundo plano con tantas obligaciones. “Hace tiempo que no veo a mis amigos del pueblo. Me tengo que quedar muchos fines de semana aquí (en Pamplona), sobre todo cuando jugamos en Zaragoza. Y cuando juego los campeonatos de pala ocupo todo el fin de semana”, indicó.

Hasta la fecha, a pesar de competir a tan alto nivel en dos deportes distintos, a Rebeca Contin le han respetado las lesiones. “El año pasado acabé algo cargada de los gemelos, pero hasta el momento no he tenido problemas físicos. En los dos deportes hay que estar bien físicamente y lo importante es la velocidad, así que no requiere ningún preparación distinta”, indicó.

La familia apuesta más por acompañarla a los campeonatos de pelota, mientras que ella disfruta de los viajes en las dos modalidades. “Cuando juego a pala, son los padres los que me acompañan y disfruto de ellos. Cuando viajo con el equipo, también lo hago contenta porque estoy con las amigas”, aseguró.

Una vez conseguida la plata, uno de los grandes objetivos de la temporada, ahora se plantea otros retos, como jugar el GRAVNI y que los seleccionadores absolutos se acuerden de ella para jugar el próximo mundial, que previsiblemente vuelva a ser en México. En el fútbol sala, se exige un poco más para poder disponer de más minutos que la pasada temporada. “Aunque está complicado, porque hay gente muy bien”, apuntilló.

De momento, aparcará unas semanas la pala para descansar y desconectar, mientras se une a la pretemporada del Txantrea, que arrancará la liga el primer fin de semana de octubre.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual