Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
LA CONTRACRÓNICA | TOÑO SANZ

Submarino zombi

  • "La economía no puede recuperarse hasta que los bancos zombis no sean eliminados".

0
Actualizada 19/12/2011 a las 01:01
Etiquetas

E STABA leyendo ¡Huy! y la grada soltó una ristra de uyuyuys, no sé si para denotar dolor físico agudo, melindre o asombro, que son las tres posibilidades a que obliga la Real Academia Española cada vez que se usa dicha interjección. Y no sabía qué pasaba en el campo de fútbol, pero estaba a punto de saber qué pasa en el campo económico, donde la culpa de todo es de los bancos zombis. Según John Lanchester, autor de ¡Huy! Por qué todo el mundo debe a todo el mundo y nadie puede pagar, "un banco zombi es un banco que está muerto -que es insolvente-, pero que tiene un horrible tipo de pseudovida porque (en general) un gobierno excesivamente indulgente le permite seguir operando". El quid de la cuestión es que "la economía no puede recuperarse hasta que los zombis no sean eliminados". Como en las películas de terror, vaya, salvo que los infelices del celuloide "no tienen inversores, no contratan grupos de presión, no donan fondos a partidos políticos y no pueden coger el teléfono y atemorizar a políticos importantes. Y, a diferencia de los zombis, los bancos zombis son reales".

Ayer, el Villarreal, el otrora encandilador submarino amarillo, compareció en plan submarino zombi, y zombi no como sustantivo, no como un muerto reanimado por arte de brujería, sino como adjetivo, alguien atontado, que se comporta como un autómata. Le costó más de una hora sacar el periscopio, otear la portería contraria y lanzar con tino un único torpedo. Después, alguien, no sé si el entrenador o los jugadores, pero alguien ordenó inmersión y fue el acabóse. Osasuna vio la mar libre, se aventuró a surcarla, arribó dos veces a la otra orilla y el submarino amarillo se fue por donde había venido, como si nunca hubiera sabido navegar a toda máquina, como si nunca hubiera deleitado a todos los peces del océano liguero, como si nada y como si todo, como si hubiera nacido muerto, submarino, sí, pero submarino zombi.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra