Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
OSASUNA

Culebrones con final amargo

Imagen de la noticia

Culebrones con final amargo

Lucho Figueroa dijo sí y luego no en 2003. DN

Imagen de la noticia

Culebrones con final amargo

Peter Lovenkrands vino y se rajó en 2006. DN

Imagen de la noticia

Culebrones con final amargo

Álvaro Negredo se echó atrás en 2007. DN

0
Actualizada 24/08/2011 a las 01:00
  • MARÍA VALLEJO . PAMPLONA.

EL caso de Lamah va a tener un final feliz, pero a punto ha estado de engrosar la lista de culebrones truncados que han dado grandes disgustos a Osasuna en los últimos años. Ni las declaraciones de amor a Osasuna del futbolista de turno en público, ni la presencia del protagonista en Pamplona, ni los precontratos firmados sirvieron en más de una ocasión para que el deseado vistiera de rojo. Esta vez sí será así, según confían en Osasuna, pero jugadores como Figueroa, Lovenkrands o el mismísimo Álvaro Negredo acabaron dando calabazas a última hora por un giro inesperado en las casi cerradas negociaciones.

Lucho Figueroa es uno de esos nombres que con solo pronunciarlo provoca sarpullidos en el club rojillo. El argentino era una de las promesas de su país tras disputar un gran Torneo Clausura, en el que fue máximo goleador, cuando Osasuna insistió en ficharlo. Era el verano de 2003.

Figueroa manifestó su ilusión por fichar por Osasuna, y todo parecía cerrado cuando ocurrió algo sorprendente: el Birmingham inglés anunció su contratación.

Denuncia ante la RFEF

El gerente del club, Ángel Vizcay, llegó a presentar una denuncia en Madrid ante la Federación Española de Fútbol, que ejerció de organismo mediador entre los clubes y la FIFA, ya que entendía que el contrato que había fichado con Figueroa el 10 de julio era válido, después del «acuerdo total» alcanzado entre todas las partes. El club navarro entendía que el representante del jugador se valió de la copia de ese contrato para ir mostrándolo a diferentes clubes y subir su cotización. El escrito se remitió a la Federación Argentina y al Birmingham.

El club inglés se llevó al gato (argentino) al agua y terminó fichando al delantero rosarino, a cambio de 3,75 millones de euros. «Estábamos muy centrados en el tema de Figueroa, porque lo teníamos tan hecho que pensábamos que no se iba a estropear. Nos dirigimos tanto a Rosario como a los inversores que tienen el 50% del jugador y cuando estábamos de acuerdo nos dieron permiso para hablar con él. Hablamos con el abogado, llegamos a un acuerdo y mandamos los contratos, al club y al jugador. El jugador lo devuelve firmado pero el club no, y ésa es la carta que se han guardado», manifestaba entonces Martín González.

Pero el actual director deportivo, entonces secretario técnico, vio cómo cambiaba la situación cuando Figueroa marcó cinco goles contra el Boca. «Subieron 600.000 dólares la operación, y Osasuna acepta cuando teníamos el OK de todas las partes. No es normal que el viernes nos llamen para que les mandemos cinco billetes de avión a Pamplona y luego estemos tres días sin tener una noticia de él. Nos ha tocado negociar con gente sin mucha palabra», se lamentaba.

El jugador tenía otra versión. "Estaba casi todo cerrado pero de palabra, no había nada firmado. Al toque surgió lo del Birmingham y me decidí por este club", dijo. Figueroa acabó fracasando estrepitosamente en Inglaterra, para volver a casa y jugar en River Plate. Se lesionó gravemente y recaló en el Villarreal, donde pasó sin pena ni gloria. Génova, Boca y Rosario Central fueron sus siguientes equipos. En la actualidad se halla negociando, no sin cierta polémica, su pase al Olimpo.

Es mismo verano, Osasuna tuvo firmado a Ricardo Cavas, del Espanyol, pero con una maniobra de su club con el Rayo, acabó en Vallecas.

La mujer de Lovenkrands

Los aficionados quizá no recuerden a Peter Lovenkrands, pero Osasuna seguro que sí. El extremo danés militaba en 2006 en el Rangers escocés. El club navarro fue a por él, e incluso el 6 de abril de aquel año se presentó en Pamplona para negociar su contrato. En el club negaron que el jugador hubiera estado en la capital navarra, pero lo hizo, y además acompañado de su pareja, quien luego resultó clave en el fracaso de la operación.

El jugador declaraba a su regreso a Glasgow sobre Osasuna: "Tuve una muy buena impresión, fue un viaje bien empleado. Es evidente que no voy a visitar a un club español en mi día libre si no hay algo concreto entre las dos partes. Creo que están muy interesados en mí".

Sus bonitas palabras no tuvieron reflejo en la realidad. Su mujer le convenció de lo contrario, porque no le gustó Pamplona. Quería una ciudad más grande. Lovenkrands fichó finalmente por el Schalke 04. Después de un buen primer año en Gelsenkirchen, su rendimiento bajó y el club germano le dejó marchar al Newcastle, donde ha comenzado su cuarta temporada.

En julio de 2007, Álvaro Negredo echó todas las flores posibles a Osasuna cuando supo que el club navarro quería ficharle. Las negociaciones estuvieron a punto de cerrarse, hasta que a su representante, Juanma López, le atrajo más la oferta económica del Almería y, obviamente, la comisión que se llevaba.

Después de marcar en el filial madridista18 goles, y tener a muchos equipos tras él, Negredo manifestó públicamente: "Me encanta Osasuna. He hablado con Ziganda y voy a intentar ir a Osasuna. Es una buenísima opción para mí y cuando antes se cierre, mejor que mejor. Que un equipo como Osasuna se haya fijado en un jugador como yo es un orgullo. Apenas soy conocido, no he hecho nada todavía y estoy muy emocionado por empezar una etapa en Primera, y si es en Osasuna, mejor. La opción que más me gusta es Osasuna y mi representante lo sabe", afirmaba Negredo.

Días después, Osasuna se quedaba sin sustituto de Soldado y el jugador se iba al Almería. Sus palabras se las llevaba el viento.

En los últimos años, Osasuna ha entablado negociaciones con muchísimos jugadores cuyo fichaje no llegó a buen puerto. Diop, Cisma, Stankevicius...

El fichaje de Lamah está dando mucha guerra a Osasuna, pero todo apunta a que el final, esta vez, va a ser feliz.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual