Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Reformas

Osasuna desarrolla su proyecto para el nuevo Sadar con 25.500 butacas

El club entiende que a final de temporada sería el momento oportuno para empezar las obras del gran lavado de cara

Imagen de la zona sur durante el amistoso de anteayer, donde se congregaron 8.000 espectadores. Se quieren eliminar las columnas y subir la altura de tres de las cuatro gradas.

Imagen de la zona sur durante el amistoso de anteayer, donde se congregaron 8.000 espectadores. Se quieren eliminar las columnas y subir la altura de tres de las cuatro gradas.

Actualizada 18/08/2017 a las 10:51

El Sadar se ha quedado antiguo y pequeño, y con problemas para obtener una licencia de apertura por sus malas condiciones. Osasuna está en el camino de buscar una solución, que no es otra que acometer una reforma y ampliación. A escasas fechas de que la instalación cumpla 50 años de vida con las espinas de incomodidad, seguridad e imagen que eso genera, se ha añadido otra no menos importante: el aforo. Por segundo año consecutivo el club ha tenido que limitar el cupo de socios. Las filas para conseguir un abono, originadas desde la madrugada, han copado la actualidad rojilla estos días.

Desde hace meses se lleva trabajando en esta idea y las gestiones siguen su curso. A expensas de la decisión que tome la junta directiva de presentarse a las elecciones y de si hay rivales en las urnas, Osasuna entiende que no se puede quedar parado y ha asentado las bases para emprender este cambio en el estadio.

Las conversaciones con el Gobierno de Navarra, propietario de El Sadar, y con el Ayuntamiento de Pamplona están abiertas en la búsqueda de un acuerdo. El proyecto que está desarrollando Osasuna es el de un recinto con capacidad para 25.500 espectadores, por los 18.330 que caben en estos momentos. En la entidad consideran que tras el final de esta temporada 2017-2018 sería el momento idóneo de comenzar: bien por fases, bien con todo. Y el objetivo no va a ser recaudar más en esta partida, sin descartar que bajen los precios. Pero antes habrá que resolver algunos interrogantes como la junta directiva que esté al mando o el entendimiento que haya con las instituciones.

Descartado el planteamiento de un estadio nuevo, ha tomado cuerpo esta reforma necesaria de El Sadar. Como asuntos más novedosos, desaparecerían las columnas que quitan visibilidad en algunas zonas del campo y se cambiarían las cubiertas. Si hay cuatro graderíos en el estadio, se quieren modificar tres: los fondos de las porterías y la grada lateral. Se subirán las alturas de todos aunque no alcanzarán como es lógico el nivel de metros de la Tribuna Alta, la más nueva en el tiempo y construida a finales de los años ochenta. Se alcanzaban entonces asistencias históricas de 31.000, hasta que la normativa obligó a que todos los aficionados estuvieran sentados, por lo que el aforo pasó a los 20.000. En las últimas campañas ha ido bajando por pequeñas reformas de seguridad.

EVOLUCIÓN
1967. Se inaugura con 23.283 plazas, 7.000 sentados.
1977. Se instalan vallas.
1989. Nueva tribuna para 3.700 espectadores. Se llega a los 30.000 en algunos partidos.
1998. Todos sentados. El aforo pasa a 20.000.
1998. Tienda oficial.
1999. Primer videomarcador; traslado de la sede social de la Plaza del Castillo; y dos restaurantes.
2002. Palcos VIP, nuevas cabinas de prensa y nuevo túnel de vestuarios.
2003. Se quitan las vallas y las primeras filas se elevan. Sede para Fundación.
2005. Se cambia a Reyno de Navarra, hasta 2013.
2015. Se reduce el aforo por seguridad a 18.700. Luego, a 18.330.
2016. Nueva entrada principal, vídeomarcadores, banquillos, zona mixta, vestuarios...

También es necesario un cambio de la iluminación del estadio. Éste fue uno de los requisitos que le pidió la Liga el año pasado antes de que empezara la competición. Al club le concedió un año de margen y ahora en Segunda no está obligado, pero si sube de categoría, ya no habrá marcha atrás. La pasada temporada hubo cambios en los videomarcadores, en la zona mixta, en la entrada principal, en los banquillos o en los vestuarios a requerimiento de la Liga.

Pero el Sadar está cada vez más antiguo y pequeño. El año pasado hubo que poner un tope de socios y ha vuelto a pasar lo mismo, con esos 16.000. Habrá, según calculan, unos 15.500, lo que representa un 85% del aforo. Hay abonos de difícil venta por visibilidad.

PROPIEDAD Y FINANCIACIÓN

Osasuna calcula que el coste de la reforma puede rondar los 15-18 millones de euros. En estos momentos el club está saneado y cuando acabe la temporada en Segunda, el beneficio podría estar entre 10 y 12 millones, por lo que una parte sería destinada a esta inversión. Además de analizar la financiación, la entidad está conversando con las instituciones para llegar a un acuerdo para la titularidad de los bienes, porque la instalación es del Gobierno tras la dación en pago. El club obtuvo hace dos años 42 millones entregando El Sadar y Tajonar, y existe una deuda moral con la sociedad navarra. Hay sobre la mesa fórmulas para resolver esa propiedad.

Es evidente que un ascenso a Primera aclararía el paisaje. De momento, instalados en la categoría plata, el club considera que está condiciones de acometer este proyecto. Nuevo Sadar a la vista.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra