Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
GRANADA 1-0 OSASUNA

El experimento copero tampoco funciona

  • Osasuna cae derrotado en la ida de dieciseisavos de final de la Copa del Rey contra el Granada y vuelve a mostrar una pobre imagen

Fausto Tienza intenta frenar a un jugador del Granada.

El experimento copero tampoco funciona

Fausto Tienza intenta frenar a un jugador del Granada.

EFE
Fausto Tienza despeja un balón dentro del área rojilla.

En directo: El Granada golpea primero

Fausto Tienza despeja un balón dentro del área rojilla.

EFE
Actualizada 01/12/2016 a las 14:21
  • JAVIER IBORRA

Decía Enrique Martín que Osasuna, como club, estuvo en la UCI en Sabadell y se salvó. Al de Campanas le gustaba recurrir al símil médico, ya que aquella permanencia 'in extremis' coincidió con su dolencia cardíaca. Siguiendo por esta senda se puede decir que, como equipo, los rojillos certificaron en Granada que están en situación de encefalograma plano. No importa si juegan los teóricos titulares o los suplentes habituales, ni el técnico que se siente en el banquillo, ni el sistema que disponga: Osasuna, en cada partido y salvo excepciones que se pueden contar por minutos más que por partidos completos, se muestra inferior a su rival; sea cual sea ese rival, incluso en el Nuevo Los Cármenes, contra un Granada que deambula por la Liga con unos históricos -para mal- cinco puntos en 13 jornadas. Un Granada que le ganó 1-0 en el partido de ida de dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Y lo mejor para Osasuna fue el resultado.

1 - Granada: Ochoa; Isaac Cuenca, Lombán, Gastón Silva, Tabanou; Jon Toral (Carcela-González, m.82), Angban, Javi Márquez (Entrena, m.79), Atzili (Andreas Pereira, m.63); Alberto Bueno y Ezequiel Ponce.
0 - Osasuna: Mario; Buñuel, Iván Márquez, David García, Fuentes; Fausto (Unai García, m.90, Fran Mérida (Olavide, m.75), Miguel de las Cuevas, Imanol García; Riviere (Jaime, m.67) y Sergio León.
Gol: 1-0, m.52: Jon Toral.

La llegada de Caparrós no ha dado más brío a los jugadores, a pesar de sus promesas en la presentación. Tampoco el equipo muestra más mordiente, con cero goles en tres partidos y ocasiones contadas. La idea de fútbol no se adivina, mientras el utrerano introduce variantes en sus alineaciones. Y los errores conocidos siguen ahí, fosilizados: la fragilidad defensiva, especialmente.

Sergio León y Riviére, titulares, apenas recibieron balones en condiciones. Fran Mérida y De las Cuevas, los teóricos creadores de juego, lo intentaron, pero la falta de continuidad en el juego rojillo les perjudicó. Y la elección de dos pivotes ultradefensivos -Imanol García y Fausto Tienza-, igual que sucedió en Leganés, volvió a mostrarse insuficiente para dar a Osasuna el control del balón. Debutó Márquez en la zaga y cumplió. Tuvo demasiado trabajo, lo solventó lo mejor que pudo y con eso parece suficiente para que pueda pelear por un puesto en Liga.

Osasuna sigue vivo en la eliminatoria, porque el 1-0 es perfectamente remontable, pero se lo tiene que agradecer a la inspirada actuación del guardameta Mario Fernández. El cántabro salvó al equipo en varias oportunidades y, cuando no llegó él, apareció providencial el poste. El Granada, sin hacer demasiado, dominó el choque. Marcó un buen gol, al inicio de la segunda parte, en el que los rojillos pusieron de su parte: permitieron que Jon Toral recibiera en las inmediaciones del área, se diera la vuelta, cargase la pierna y disparase un zambombazo que se coló por la escuadra.

Los de Caparrós, con las constantes vitales bajo mínimos, no reaccionaron. Y el técnico debió de dar por bueno el 1-0, porque demoró los cambios y el tercero lo hizo en el minuto 89 para dar entrada a un central, Unai García, en lugar de Fausto Tienza. El experimento copero, desde luego, no funcionó, pero lo importante es el domingo, la Liga, donde espera un duelo crucial contra el Sporting de Gijón. Osasuna, ahí sí, debe despertar del coma, recuperar el orgullo y pelear por esa permanencia que sigue al alcance de la mano. Que lo de Granada, aunque sea un rival directo, por fortuna era Copa.

 

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual